• El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aseguró que el ataque ruso al hospital infantil de la ciudad de Mariúpol, que dejó tres muertos y 17 heridos, es la “prueba final del genocidio” que está cometiendo Rusia en su país | Foto: EFE

Al menos tres personas, dos de ellas menores, murieron y 17 resultaron heridas en el bombardeo de Rusia contra un hospital infantil de la ciudad ucraniana de Mariúpol, en el suroeste del país, el miércoles 9 de marzo. El hecho generó la condena diversas autoridades, como la del máximo responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien recordó que los ataques contra objetivos médicos son “violaciones muy graves” de las Convenciones de Ginebra.

“Los ataques contra hospitales y personal médico están prohibidos en el derecho internacional humanitario y constituyen graves violaciones de las Convenciones de Ginebra”, indicó el director general de la OMS en una intervención ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Crimen de guerra

Las Convenciones de Ginebra, un corpus legislativo internacional que empezó a formarse en 1864 y fue ampliado tras las guerras mundiales del siglo XX, regulan los derechos individuales en tiempos de guerra, en especial los del personal médico a ser considerado neutral para poder tratar a los heridos.nnSu violación puede ser constitutiva de crímenes de guerra, un tipo de delito que, junto a otras posibles violaciones y abusos, será investigado en la guerra en Ucrania por la comisión de expertos que la semana se aprobó en el marco del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Prueba final del genocidio”

Las autoridades de Kiev acusaron a Rusia del ataque contra el establecimiento sanitario de Mariúpol.

Leer más  Ucrania: ataque con misiles rusos a convoy humanitario en Zaporiyia

“Hasta la fecha se sabe que después del atentado terrorista del hospital infantil en Mariúpol por aviones rusos, unas diecisiete personas resultaron heridas”, según los datos del ayuntamiento que recoge la agencia Interfax-Ukraine.

Entre los fallecidos hay dos menores, un niño y una niña; mientras entre los heridos se hayan también menores y mujeres, además de personal sanitario del centro, según la versión oficial.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo en la noche del miércoles 9 de marzo que el bombardeo ruso contra la maternidad de Mariupol es “la prueba final del genocidio” que se está cometiendo contra los ucranianos.

“Las bombas rusas cayeron sobre un hospital y un hospital de maternidad en Mariupol. El hospital de niños. ¡El hospital de maternidad que estaba en funcionamiento! Los edificios están destruidos”, dijo Zelenski al describir el bombardeo sobre ese centro sanitario ordenado ayer por los rusos.

Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania de unos 500.000 habitantes, es una de las urbes que más está sufriendo los ataques y el asedio de las tropas rusas desde que empezaron la invasión del país el pasado 24 de febrero.

Unos 1.300 habitantes de esa ciudad han muerto por bombardeos y ataques desde el comienzo de la invasión hace dos semanas, según el vicealcalde de la urbe, Piotr Andriúschenko.

Leer más  VKontakte: ¿por qué Apple retiró de su tienda digital la red social más importante de Rusia?

Rusia justifica el ataque

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, justificó el bombardeo asegurando que el edificio del hospital infantil fue capturado hace tiempo por el batallón nacionalista Azov.

En una declaración el jueves 10 de marzo, Lavrov aseguró que la delegación del país presentó estos hechos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 7 de marzo.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas