• Las investigaciones indican que el sexo ha sufrido durante los últimos dos años. Una revisión de 22 estudios de 2022 encontró una disminución en la actividad sexual y tasas más altas de disfunción sexual durante la pandemia

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Four tips for couples whose sex life has suffered from pandemic stress, original de The Washington Post.

Al principio de la pandemia, muchos pacientes en pareja en mi práctica de terapia mencionaron el sexo menos de lo habitual. Fue desplazado por todas las demás preocupaciones existenciales y problemas emocionales. Pero a medida que el mundo comienza a reabrirse y la primavera está en el aire, su interés en el sexo, y la preocupación por el efecto de la pandemia en él, ha aumentado. “Me pregunto si alguna vez volveremos a tener sexo regular”, “Se nos acabó la costumbre y no sé cómo mencionarlo” y “Simplemente no me siento sexy después de todo lo que hemos pasado, pero me gustaría” son lamentos comunes que escucho. 

Las investigaciones indican que el sexo ha sufrido durante los últimos dos años. Una revisión de 22 estudios de 2022 , que incluyó a 2454 mujeres y 3765 hombres, encontró una disminución en la actividad sexual y tasas más altas de disfunción sexual durante la pandemia. Otra revisión de la investigación de 18 países, realizada hasta abril de 2021, mostró que las mujeres experimentaron una menor frecuencia sexual, así como una disminución de la satisfacción sexual. 

Muchos factores han contribuido a este funcionamiento sexual comprometido. Las razones biológicas incluyen el hecho de que “las personas experimentaron más estrés y miedo, menos ejercicio, peores dietas, más consumo de alcohol y tabaco, y un mayor uso de antidepresivos y ansiolíticos”, dijo Ian Kerner, terapeuta sexual y de relaciones en la ciudad de Nueva York y el autor de  Así que cuéntame sobre la última vez que tuviste sexo: poner al descubierto y aprender a reparar nuestras vidas amorosas.

Además, las tasas de ansiedad, depresión y conflicto de pareja, que afectan negativamente al sexo , han aumentado durante la pandemia. Gail Guttman, terapeuta sexual y de relaciones en el área de DC, agregó que estar atrapado en casa con una pareja e hijos y no tener privacidad también ha contribuido a empeorar el funcionamiento sexual. 

Leer más  En imágenes: el cierre de la autopista Gran Cacique Guaicaipuro en Caracas

Las investigaciones indican que una vida sexual sólida se asocia con un mayor bienestar individual y de pareja, y eso puede ser especialmente importante en tiempos estresantes. Un estudio italiano de enero de 2021 , por ejemplo, encontró que tanto las mujeres como los hombres que tuvieron relaciones sexuales durante el confinamiento por la pandemia exhibieron menos depresión y ansiedad. 

Con la caída de las tasas de infección, el levantamiento de los mandatos de uso de máscara y los expertos diseñando hojas de ruta que, con suerte, dejarán la pandemia en nuestros espejos retrovisores, ahora parece un buen momento para que las parejas revitalicen su vida sexual. “Aquí hay una oportunidad no solo de volver a la normalidad, sino de mejorar las cosas de manera creativa”, dijo David Ley, psicólogo y terapeuta sexual en Albuquerque. Esto parece especialmente importante dado que la frecuencia de las relaciones sexuales y otras actividades sexuales en pareja estaba disminuyendo incluso antes de la pandemia. 

Estos son los pasos que Ley y otros recomendaron para ayudar a las parejas a encontrar el camino de regreso físicamente. 

Decidan juntos que el sexo es importante 

Si una pareja quiere reavivar su vida sexual, debe ser una decisión mutua, seguida de acción. “La gente podría pensar que las cosas mejorarán por sí solas. Pero debemos priorizar el sexo si queremos ver un cambio”, dijo Cynthia Graham, profesora de salud sexual y reproductiva dentro de la psicología de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido. 

¿Cómo priorizas el sexo? Primero, evalúe si el nivel de confianza y buena voluntad de su relación entre ambos proporciona una base segura para reavivar el sexo . “Poder unirse y trabajar juntos para mejorar su vida sexual, en lugar de verlo como un problema de ‘yo contra usted’, es un buen comienzo”, dijo Ley. 

Leer más  Fenómeno El Niño podría provocar temperaturas récord en 2024: ¿cuáles serían las zonas afectadas?

Luego, haga espacio para el sexo en su vida, trabajando juntos para identificar y superar las barreras. Algunas parejas pueden descubrir que lo que se necesita es ayudarse mutuamente a reducir el estrés o reducir la fatiga, tal vez con una reasignación o una nueva priorización de las responsabilidades. Otros pueden encontrar que revivir su intimidad emocional es un requisito previo para tener intimidad física; una forma de hacerlo es turnarse para responder las 36 preguntas de este estudio que demostraron aumentar la cercanía. 

Lo que es particularmente importante es dejar de lado cualquier presunción sobre su libido, la forma en que se supone que debe ser el sexo o lo que constituirá la intimidad sexual en una noche determinada. Las expectativas de que sentirás un deseo ardiente, experimentarás fuegos artificiales en la cama y lograrás orgasmos simultáneos (ideas típicamente alimentadas por representaciones poco realistas de los medios) a menudo resultan contraproducentes, como detalla la educadora e investigadora sexual Emily Nagoski en Ven como eres: la nueva y sorprendente ciencia que transforma tu vida sexual.  Es interesante que un número significativo de personas mayores reporten tener vidas sexuales satisfactorias porque aprendieron a dejar de lado las suposiciones y aceptar sus cuerpos.

Debes reemplazar el deseo sexual con la voluntad de aparecer y hacer los movimientos que sean agradables para ambos y que puedan ponerte de humor”, dijo Kerner. “El simple hecho de estar verdaderamente presente ayuda mucho”.

Hablar de sexo 

Existe una paradoja en nuestra sociedad: el sexo aparentemente está en todas partes, todo el tiempo, en programas, videos, podcasts, revistas y anuncios, entre otros lugares, pero las parejas en casa evitan las conversaciones al respecto. Muchos de mis pacientes expresan una gran ansiedad ante la idea de mencionar algo relacionado con el sexo cuando hablan con sus parejas, especialmente si anticipan algún desacuerdo. Reflejando mis observaciones, un estudio de 2017 encontró que las parejas se sienten mucho más ansiosas ante conversaciones conflictivas relacionadas con el sexo en comparación con otros temas. 

Leer más  Presidente de Paraguay: “Venezuela merece tener unas elecciones con todos los candidatos”

Otra investigación sugiere que las personas en las relaciones también son reacias a participar en la autorrevelación sexual. “Hay tanta incomodidad, vergüenza y miedo al rechazo que impide que la gente hable de sexo”, dijo Ley. “Y, sin embargo, la única forma de mejorar su vida sexual es hablar sobre cómo es el sexo óptimo para usted y qué se interpone en el camino para lograrlo. Los objetivos sexuales, las preferencias, las fantasías y las diferencias en los niveles de deseo pueden comunicarse y negociarse con empatía y amabilidad”. 

Graham explicó que la comunicación sexual está fuertemente relacionada con la satisfacción sexual y que “existe una relación recíproca entre la comunicación sexual y el deseo”. Así que presta atención al consejo de la canción de 1990 de Salt-N-Pepa, “Hablemos de sexo”: “No seas tímido, evita anular el tema / Porque eso no lo detendrá”. Si no sabe cómo abordar el tema, cualquier colección de preguntas sexualmente íntimas, que se pueden encontrar en sitios de relaciones y bodas, e incluso en Oprah.com , podría darle algunas ideas. Tenga cuidado de adaptar sus revelaciones y preguntas a usted y a su pareja.

Ignorar el mito de la espontaneidad 

Otro guion cultural que daña nuestra vida sexual es la idea de que, si se aman, el deseo debería aparecer de la nada, lo que lleva al sexo caliente y espontáneo. Resulta que solo alrededor del 15 % de las mujeres experimenta el llamado deseo espontáneo (el porcentaje es mayor en los hombres), y el resto tiene un deseo que  responde al contexto , como materiales eróticos, un susurro sexy u olores sensuales. Imaginar tales cosas también puede aumentar el deseo. 

Por lo tanto, no hay nada de malo en planificar el sexo. “La gente se resiste a las citas sexuales, pero les recuerdo que el sexo en realidad nunca fue completamente espontáneo”, dijo Guttman. “Cuando salías con alguien y pensabas que podría haber sexo, te ponías ropa interior más bonita”. 

Kerner sugiere elegir una noche para tener sexo y luego “vivir todo el día de una manera pro-sexo”. La imaginación es el límite de cómo podría verse esto. 

Leer más  La grasa abdominal en los hombres podría aumentar el riesgo de alzhéimer

Aumenta la novedad y el juego (no solo en el dormitorio) 

La imaginación también es crucial cuando se trata de generar ideas y participar en actividades con un compañero de una manera que amplíe su sentido de sí mismo y su perspectiva del mundo. Se ha demostrado que las actividades novedosas, sorprendentes y desafiantes aumentan el deseo y la satisfacción sexual . Entonces, sea creativo y únase a una clase de cocina mediterránea juntos, aprenda a bailar salsa o actúe como turistas en su propia ciudad. 

Después de dos años con ropa informal andrajosa, con interacciones limitadas con el mundo exterior, incluso disfrazarse y salir a cenar (tal vez en un nuevo restaurante con una cocina que nunca antes ha probado) se sentirá aventurero y emocionante. Aún mejor si lo conviertes en una sorpresa. 

Si desea un impulso adicional en la libido, intente actividades que aceleren su ritmo cardíaco y el de su pareja . Caminar, andar en bicicleta, correr o subirse a una montaña rusa podría ser la solución. 

El tema común aquí es permitir que usted y su pareja salgan un poco del papel de “ciudadano responsable” orientado a objetivos. “El principal consejo que daría es: ¡Juega!” dijo Gutman. “Ya sea que vayas a un bar y pretendas que te estás conociendo por primera vez, o si vas a una pequeña aventura a una tienda de juguetes sexuales, en persona o en línea, lo que importa es jugar y reírte con tu pareja”. 

Finalmente, “puedes experimentar con cosas que pueden mejorar la excitación”, dijo Kerner. “Elige escenarios [sexuales] que crees que le gustarían a tu pareja y sugiérelos. Te sorprenderá la frecuencia con la que aprecian eso. O disfruten juntos de literatura erótica, podcast sexy o programa de Netflix”. 

Ahora es nuestra oportunidad de reavivar la pasión y crear mejores vidas sexuales que antes de la pandemia. “Los terapeutas sexuales de todo el país que superviso están notando un paralelo sexual con la Gran Renuncia”, dijo Ley. “Hay una explosión de interés en probar nuevas formas de relacionarnos y volver a generar chispas”. 

Noticias relacionadas