• Jesús Colina, director de la pieza teatral, explicó que eligió adaptar esta obra porque en Venezuela no es frecuente presentar propuestas como estas, que sean interesantes para las personas con discapacidades sensoriales

La obra de teatro El Amante, original de Harold Pinter, adaptada y dirigida por Jesús Colina, es la nueva propuesta inclusiva en el mundo de las artes en Venezuela. La pieza cuenta la historia de una pareja con 10 años de matrimonio que tiene una relación aparentemente abierta, Colina decidió incorporar la variante de un personaje sordo. 

En exclusiva para El Diario, el director de 29 años de edad explicó que incluyó este personaje porque en el país no es frecuente presentar propuestas teatrales que sean interesantes para las personas con una discapacidad sensorial. Agregó que desde su proyecto de trabajo de grado para la universidad en 2015, se mantuvo interesado en trabajar un tipo de teatro accesible para todo público.

Recuerdo que mi compañera de tesis y yo nos hacíamos la pregunta de qué pasa con las personas que no tienen todos sus sentidos, qué pasa con el teatro para este tipo de personas. A partir de ahí empezamos a desarrollar la investigación enfocándonos en adaptar piezas teatrales para las diversas discapacidades que existen”, contó Colina.

Luego de años de pausa y varios obstáculos, en octubre de 2021 concretó las ideas y entonces vino la ardua tarea para él y su equipo de adaptar la obra con estrategias y técnicas que permitieran hacer llegar la pieza tanto a los oyentes como a los sordos.

El Amante, un universo teatral donde la discapacidad auditiva no es una limitación
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

“Para nosotros era importantísimo no depender de intérpretes en lenguaje de señas mientras transcurría la obra. De hecho un foco importante era, ¿qué tienen que hacer los actores para que el público con discapacidad auditiva y los oyentes los puedan entender? Con el asesoramiento necesario y bastantes ensayos, se logró este objetivo”, añadió.

Leer más  Diseñaron un perro robot en España que guiará a personas con discapacidad

El Amante espera poder llegar a otras ciudades del país 

Colina terminó el montaje de la obra, esperó un tiempo y en 2021 la inscribió en la séptima edición del Festival de Jóvenes Directores. Todo lo que planeó desde 2015 tuvo que concretarlo en tres meses. 

“Estoy muy emocionado, feliz e intrigado por saber cuáles serán las dos obras ganadoras. He escuchado que las otras propuestas son muy buenas con una alta calidad, sin embargo, igual estoy contento y satisfecho con el resultado que tenemos independientemente de los resultados del festival”, confesó Colina.

Los ganadores del Festival de Jóvenes Directores se conocerán el 1° de mayo cuando ya se hayan presentado todas las obras y las ganadoras obtienen dos semanas más de presentaciones. El Amante culminó sus seis funciones asignadas en la competencia en los espacios del Trasnocho Cultural, no obstante, Colina mantiene la esperanza de llevar su obra a otras ciudades del país.

“Quisiera que El Amante no se quede solo en el festival, deseo con todo mi corazón que el proyecto tenga un alcance más amplio. Ha sido un proyecto de tantos años que ahora lo que quiero es que todo el mundo lo vea. El equipo entero está dando todo su esfuerzo para buscar nuevas funciones apenas finalice el festival porque queremos conseguir más espacios donde presentarnos, tanto en Caracas como en otras ciudades”, aseguró el director y también de teatro. 

El Amante, un universo teatral donde la discapacidad auditiva no es una limitación
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Una experiencia de retos y aprendizajes 

Para Margarita Morales, la actriz que interpreta a Sara -el personaje con discapacidad auditiva- aprender las señas de los diálogos fue un reto importante. Detalló que tuvieron que ensayar línea por línea con una intérprete y hacer un trabajo de memorización.

Al principio todo era muy robótico y memorizado pero con la práctica de la puesta en escena y un trabajo bastante fuerte de hacer las expresiones correctas, poco a poco te das cuenta que vas fluyendo con esa lengua. Fue difícil porque debo ser expresiva sin usar mi voz y en un lenguaje que aprendí hace pocos meses y no lo aprendí por completo”, señaló Morales.

La actriz aseguró que el proyecto fue de mucho aprendizaje, tanto personal como profesional. Describió la experiencia de entender el lenguaje de señas como “muy bonita” ya que era algo que deseaba aprender desde hacía tiempo pero no había tenido la oportunidad.

Leer más  Gran Radio Riviera, el dúo alternativo que celebra “Hoy” con cada beat

Su compañero Theylor Plaza, quien interpreta al esposo Richard y al amante Max, coincide en que se trató de un camino difícil y también distinto. Explicó que en todos los procesos de su vida como actor, esta es la primera vez que se encuentra con un reto como el de aprender y hacer lenguaje de señas al tiempo que debe oralizar lo que expresa con las manos.

A la hora de interpretar lo difícil es pensar en dos idiomas, pensar en la palabra oralizada y en el signo que dice lo mismo, sumarle a eso la emoción y el gesto dramático común del teatro. Creo que unificar esos códigos fue lo que representó un reto para permitirme llegar con verdad al espectador oyente y sordo”, destacó Plaza.

Apuntó que el aprendizaje de una experiencia como esta es que los artistas tienen una capacidad enorme para reinventarse. Calificó como “muy inteligente” la propuesta de la obra porque ayuda a ampliar los espacios para que las personas sordas vayan a disfrutar del teatro. 

Leer más  Diseñaron un perro robot en España que guiará a personas con discapacidad

Los actores son una de las figuras principales para una obra de teatro, así como el equipo técnico y de producción, pero en esta propuesta, Oswaldo Peña fue una pieza importante -de acuerdo con Jesús Colina- para el montaje en cuanto a las señas y expresiones de los personajes. Peña tiene 31 años de edad y es una persona con discapacidad auditiva.

El Amante, un universo teatral donde la discapacidad auditiva no es una limitación
Oswaldo Peña, asesor de lenguaje de señas de la obra El Amante – Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Expresó para El Diario que este tipo de proyectos abre una ventana a la inclusión que permite enseñarle al mundo que en el arte es posible que exista el lenguaje de señas. Peña, quien asesoró a los actores para pulir las señas y expresiones de los parlamentos, expresó que fue muy satisfactorio poder ayudar aportando sus conocimientos para la obra.

El Amante, un universo teatral donde la discapacidad auditiva no es una limitación
Theylor Plaza y Margarita Morales actores de la obra El Amante – Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Incentivar a otros artistas y creadores

Jesús Colina afirmó que su proyecto tiene dos objetivos. El principal es que las personas sordas lo puedan disfrutar, se sientan incentivados a ir al teatro y que también sea de interés para los oyentes. En segundo lugar, el director quiere incentivar con la obra a otros artistas y creadores para que también realicen propuestas de inclusión. 

“Hay muy pocas propuestas para que las personas con discapacidades sensoriales tengan el interés de acudir al teatro, pero esto no es un obstáculo. Más bien es una oportunidad, un campo muy amplio para trabajar. Por eso mi llamado es a que se haga más teatro accesible para las personas con discapacidades, tanto espectadores como equipo teatral”, indicó. 

El Amante, un universo teatral donde la discapacidad auditiva no es una limitación
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Colina destacó que aunque ha sido un trabajo muy exigente para todo el equipo, lo afrontan con mucho amor y pasión, disfrutando cada ensayo y presentación. Y añadió: “Yo desde mi lugar de trabajo que es el teatro voy a tratar de hacer lo posible por tener propuestas accesibles que incluya a los sordos”.

Noticias relacionadas