• El consumo de carne de chigüire normalmente aumenta en la Semana Mayor. Organizaciones ambientalistas advierten que su venta sin control solo contribuye a la explotación del animal en Venezuela

En varios lugares de Venezuela, durante la Semana Santa, se mantiene una tradición de consumo de carne de chigüire. Históricamente su demanda siempre aumenta en estas fechas y el kilo se vende en los mercados populares del occidente del país por un precio que oscila entre 7 y 10 dólares el kilo.

De acuerdo con la información de la Prensa de Lara, los comerciantes de Barquisimeto (estado Lara), confían en que las ventas aumenten y consideran que, a pesar de su precio, todavía hay personas que están dispuestos a comprar para “mantener la tradición”.

chigüire
Foto: Jacinto Oliveros | Carabobo es noticia

“Las ventas por ahora están un poco lentas, pero es porque aún no estamos en Semana Santa, esperemos que en los próximos días las ventas aumenten, esto es algo que las personas siempre buscan comprar”, dijo la comerciante Francis García, quien trabaja en el Mercado Terepaima.

Otra de las opciones más solicitadas son el babo o el pescado rayado, ambos tienen un costo aproximado de 7 dólares el kilo. Sin embargo, para muchas familias este precio resulta poco asequible y prefieren optar por no cumplir con la tradición de no comer carne roja. 

Tanto el pescado como el chigüire siempre han tenido un precio elevado en comparación con la carne; sin embargo, para esta Semana Santa iremos a buscar las sardinas que son un poco más económicas, de ser así comeremos carne y que nos perdone Dios porque no tenemos para comprar pescado”, comentó Griselda Aguilar, una consumidora de la zona.

El consumo del chigüire en Venezuela

En Venezuela, la caza de chigüire fue prohibida en el año 1968. Es ilegal su captura en parques nacionales y áreas silvestres.

Leer más  Llegó una nube de polvo del Sahara a Venezuela: ¿qué estados afectará?

El Estado ordenó para esa fecha que la reproducción para el consumo de este animal solo puede llevarse a cabo en granjas que deben cumplir con una serie de requisitos. 

Foto: Animaleando

A pesar de esto, la caza ilegal no se ha erradicado por completo y organizaciones ambientalistas han alertado que su carne es vendida en el mercado negro a precio inferior que la autorizada.

Los chigüires se cazan en los llanos venezolanos durante los meses de sequía, aprovechando su ubicación en manadas en los esteros y las lagunas que se van secando. Allí los cazadores se acercan y ejecutan un golpe preciso en la nunca para no estropear la piel y la carne del animal. 

Las consecuencias de la caza

La ONG Anima Naturalis alertó en el año 2009 que el consumo de chigüire es “una explotación de una tradición inventada”.

Anteriormente se creía que estos animales eran portadores de enfermedades que afectaban al ganado y para resolver este supuesto problema, se procedía a sacrificar lo que consideraban una alimaña.

Leer más  Vacaciones 2022: ¿cuánto cuesta viajar en familia en Venezuela?

Y es que antes de perder esta carne, los ganaderos prefirieron salarla y secarla al sol para luego enviarla a los mercados del centro de Venezuela, generando así la costumbre de comer chigüire en época de Semana Santa.

El periodo completo desde la muerte hasta el proceso de salado de la carne del chigüire lleva entre 8 a 10 días. Asimismo, de acuerdo con datos de la organización ambientalista, se sacrifican diariamente 300 chigüires cuando se dispone un permiso para 20.000 animales.

“Comprar chigüire o subproductos del animal alimenta la necesidad de aumentar su cría y posterior matanza, bien sea para alimentación o por caza deportiva. Si viajas a los llanos venezolanos no es una obligatoriedad probar la carne de roedor. No contribuyas al turismo exótico cuando éste viene de la crueldad”, enfatiza la ONG en su página web.

Algunas consideraciones sobre el chigüire

– Evita comer chigüire, pues su consumo solo aumenta las posibilidades de que se extinga.

– Comprar chigüire o subproductos del animal incrementa la necesidad de aumentar la producción y posterior matanza, bien sea para alimentación o por caza deportiva.

– No contribuir con el turismo exótico cuando éste viene de la crueldad.

– Difundir y replicar la información del por qué es importante detener este tipo de tradiciones que involucran a animales silvestres

Noticias relacionadas