• El grupo de universitarios estadounidenses envió una extensa solicitud al comisionado Rob Manfred para reconocer la hazaña al exbeisbolista venezolano 

Estudiantes de Derecho de la Universidad de Monmouth en Nueva Jersey, Estados Unidos, comenzaron una campaña para que se le reconozca al venezolano Armando Galarraga el juego perfecto que logró en el año 2010 en la Major League Baseball (MLB).

El grupo de universitarios envió una solicitud con 82 páginas al comisionado de la MLB, Rob Manfred, con argumentos para validar la hazaña del exbeisbolista. 

De acuerdo con Asbury Park Press, el documento contiene basamentos legales que detallan cómo el venezolano consiguió un juego sin carreras ni hits, pero que fue empañado por la mala sentencia del árbitro Jim Joyce. 

¿Cómo fue el juego perfecto de Armado Galarraga?

El 2 de junio de 2010, Los Tigres de Detroit se enfrentaron a los Indios de Cleveland en un juego inusual. La pizarra marcaba dos outs en el noveno inning y los 17.738 fanáticos en el Comerica Park se encontraban de pie, a la expectativa de lo que podría convertirse en una hazaña memorable. Armando Galarraga había retirado en fila a 26 bateadores y estaba a un out de conseguir un juego perfecto.

Leer más  La historia real de Jeffrey Dahmer: el psicópata que inspiró la exitosa serie de Netflix

A Galarraga tan solo le faltaba despachar al novato Jason Donald para bañarse de gloria. La cuenta indicaba una bola y un strike. Donald conectó un rodado entre la primera y la segunda almohadilla. Miguel Cabrera tomó la decisión —arriesgada— de abandonar la inicial para fildear la bola. Galarraga cubrió su posición y atrapó el disparo de Cabrera mientras pisaba la base.

Todo parecía indicar que la pelota había llegado al guante del serpentinero antes de que el novato tocara la almohadilla. Hubo out. Cabrera y Detroit celebraban, pero solo por unas fracciones de segundo.

Luego de la jugada, el umpire de primera base, Jim Joyce, decretaba safe. No hubo ningún tipo de titubeos por parte del juez. La alegría en el Comerica Park se convirtió en abucheos. Galarraga sonreía incrédulo. Cabrera se puso las manos en la cabeza en señal de asombro. Hasta Donald se notaba atónito con lo que estaba pasando.

La repetición televisiva demostraba que hubo out. La cámara lenta indicaba que Galarraga capturó la bola medio paso antes de que el pie de Donald tocara la inicial. Joyce se había equivocado. Cabrera, visiblemente molesto, no paraba de reclamarle al juez de bigotes amarillos, pero ya no había vuelta atrás. El juego perfecto ya no era posible.

Leer más  ¿Quiénes fueron los venezolanos más destacados en las Grandes Ligas durante septiembre?

Armando Galarraga realizó 88 lanzamientos —67 de ellos fueron strikes— ante Cleveland. De no haber sido por el error del umpire, el cumanés habría alcanzado la perfección con menor número de lanzamientos hechos (83) desde los 74 envíos de Addie Joss en 1908, y el juego perfecto más corto desde el que protagonizó Sandy Koufax en 1965. 

¿Qué ocurrió después?

Antes del compromiso del día siguiente, el venezolano se encargó de entregarle la tarjeta con las alineaciones a Joyce. El árbitro se disculpó entre lágrimas con el pitcher, quien aceptó el fallo con dignidad y respeto.

Mi error le costó a ese muchacho un juego perfecto. Estaba convencido de que el corredor llegó safe, hasta que vi la repetición. Fue la decisión más importante de mi carrera. Yo hubiera sido el primero en reclamar. No los culpo por lo que dijeron (los jugadores de Detroit), pero él (Galarraga) no me dijo nada”, expresó Jim Joyce tras ver el video de repetición. 

Bud Selig, comisionado de la MLB desde 1998 hasta 2014, decidió no cambiar el veredicto arbitral, pese a que Joyce admitió su error. No obstante, esta equivocación impulsó cambios en el sistema de arbitraje. 

Leer más  Claves: la reunión del régimen de Maduro con EE UU siete meses después

“Considerando la llamada de la noche pasada y otros acontecimientos recientes, examinaré nuestro sistema de arbitraje, el uso ampliado de la repetición y todos los otros asuntos relacionados”, indicó Selig.

Foto: Jeffrey Sauger /Chevrolet

Desde ese momento, el rendimiento de Galarraga sobre el montículo desmejoró. Su carrera se fue en declive. Ya no era el mismo, a pesar de que ganó fama y recibió un Corvette rojo como premio de consolación.

Noticias relacionadas