• Tras la decisión, el país cuenta actualmente con la eutanasia y el suicidio asistido para proporcionar la muerte a los pacientes aquejados por cuadros clínicos que limiten su calidad de vida

La Corte Constitucional de Colombia legalizó el jueves 11 de mayo el suicidio médicamente asistido (SMA) como uno de los procedimientos para acceder a la muerte digna en ese país.

De acuerdo con la decisión, se avala el SMA para los mismos requisitos en los que actualmente se permite una eutanasia: es decir, cuando el paciente esté diagnosticado con una lesión corporal o una enfermedad grave e incurable, o padezca de intensos dolores físicos o psíquicos incompatibles con una “vida digna”.

La medida se produjo al estudiar una demanda presentada por Lucas Correa Montoya y Camila Jaramillo Salazar, del Laboratorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DescLAB), en contra del artículo 107 del Código Penal colombiano que penalizaba la inducción el suicidio, con castigo de entre 16 y 36 meses de prisión a quien induzca o apoye a una persona a suicidarse, reseñó El Tiempo.

Diferencias entre eutanasia y suicidio asistido

La clara diferencia entre lo que se denomina una eutanasia y el suicidio asistido es, básicamente, el responsable en administrar el medicamento con el que se va a acabar con la vida del paciente, según reseñó la ONG Derecho a Morir Dignamente. 

Leer más  Luis Oliveros: Privatizaciones demuestran que el régimen se está manejando con pragmatismo

Para el caso de la eutanasia, la responsabilidad recae sobre el personal sanitario; en el caso del suicidio asistido es el propio paciente quien se autoadministra el medicamento.

Desde 2015 la muerte asistida fue difundida tras el primer caso de la eutanasia legal haya sido realizado en Colombia. También, desde ese año el suicidio asistido se legalizó en Canadá y en el estado de California en Estados Unidos.

Con esta decisión, Colombia se suma a Suiza, Países Bajos, Luxemburgo, Canadá, Australia, España, Alemania donde el SMA es legal. 

Específicamente en Suiza, la cooperación al suicidio no es delito mientras no existan motivos egoístas (Código Penal 1942). 

Las asociaciones, pro derecho a morir, son las encargadas de llevar a cabo el proceso, y algunas atienden a la ciudadanía de otros países.

Por su parte, Austria, tras una sentencia de su Tribunal Constitucional, aprobó una ley de suicidio asistido en diciembre de 2021.

En EE UU existe el derecho a un suicidio asistido siempre y cuando la supervivencia esperada sea de seis meses o menos en los estados de Oregón (1994), Washington (2008), Montana (2009, por decisión judicial), Vermont (2013), Colorado (2016), Washington D.C. (2016), Hawái (2018), Nueva Jersey (2019), Maine (2019) y Nuevo México (2021).

Varios estados y territorios australianos, así como Nueva Zelanda (referéndum 2020) también han regulado la muerte asistida.

Leer más  ¿Qué países de Latinoamérica registran casos de hepatitis aguda?

Oposición gubernamental 

El Ejecutivo colombiano se opuso a la acción al indicar que, en su criterio, el suicidio no proteje la vida digna.

“El derecho a morir dignamente no implica que las personas no tengan el deber de evitar los riesgos de la salud a otras personas, pues existe un deber fundamental de respeto a la vida ajena, en este punto”, agregó el Ministerio de Justicia hace unos meses al alto tribunal.

En su criterio, la demanda presentada por DescLAB asimilaba erróneamente los delitos de inducción al suicidio y el homicidio por piedad, lo que hacía que no cumpliera los requisitos para ser estudiada a fondo.

Debate en el Congreso

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia (Minsalud), la aprobación de la medida debió hacerse por la vía del Congreso en atención a lo complejo que supone la inclusión del SMA como proceso asistencial dentro del Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Para el la cartera de Salud, llevar a la prestación de servicios el SMA requiere una estructura de acceso a medicamentos, así como una red de prestación para su dispensación, vigilancia y control, que debería ser distinta a la que se usa en eutanasia.

El Minsalud cuestionó la necesidad de otra alternativa cuando ya es posible la eutanasia para las mismas circunstancias en las que la demanda pidió legalizar el SMA.

Leer más  Los países que han aprobado la baja laboral por dolor menstrual

«Incluir una opción adicional por vía despenalización impacta la manera en la que se va a desarrollar”, en referencia directa al fallo de la eutanasia de 2021 que amplió el procedimiento a pacientes no terminales.

Eutanasia no terminal

Víctor Escobar, de 60 años de edad, y quien padecía la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), diabetes e hipertensión, se convirtirtió en el primer colombiano en recibir la eutanasia sin ser un paciente “con criterio de terminalidad”, reseñó DW.

Víctor Escobar, cuando explicaba sus argumentos para recibir la eutanasia (Cortesía / El Tiempo)

Su muerte ocurrió el 7 de enero de 2022, tras ser validado por las autoridades.

Por su parte, Martha Sepúlveda, quien padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA), fue el segundo caso de eutanasia no terminal.

El deceso se produjo el 8 de enero de 2022, después que en septiembre de 2021 le cancelaran el procedimiento a pocas horas de que se le fuese a practicar.

Sepúlveda falleció a los 51 años en el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol) en la ciudad de Medellín.

La muerte digna o eutanasia como un derecho fundamental estaba autorizada en Colombia desde 1997 en caso de enfermedad terminal, o cuando el paciente sufriera de mucho dolor, siempre y cunado lo solicitara de forma voluntaria bajo la vigilancia de un médico.

Noticias relacionadas