• La casona, donde funciona el Centro de Terapia Integral de Venezuela, fue reinaugurada para integrar espacios culturales y una terraza gastronómica. Su presidenta, Patricia Cifuentes de Chumaceiro, explicó a El Diario que el plan es generar recursos suficientes para mantener su labor con niños con necesidades especiales. Fotos: José Daniel Ramos

Al pasar por la Quinta San Pedro, en la urbanización Lomas de La Trinidad, en Baruta, estado Miranda, difícilmente se podría imaginar el paisaje que oculta tras su portón negro. Una casona de arquitectura neovasca recibe a los visitantes sobre una pequeña colina, y a sus pies, un cuadrilátero de tierra da la impresión de haber sido teletransportado al campo. Allí, en plena ciudad, existe un rincón donde gobierna la tranquilidad.

Necesario es que sea así. Desde 2008 opera allí el Centro de Terapia Integral de Venezuela (CTIV), una fundación creada para brindar asistencia a niños con necesidades especiales. Es de las pocas instituciones en el país dedicadas a la equinoterapia, es decir, el uso de caballos terapéuticos para complementar el tratamiento de sus pacientes. De hecho, a raíz de la pandemia por covid-19, es posiblemente la única que sigue abierta en Caracas.

La presidenta del CTIV, Patricia Cifuentes, saluda a uno de los niños que llegan para la terapia a la par que atiende un evento corporativo en la terraza de la casa. Forma parte de la dinámica que desde hace unas semanas domina el lugar. En entrevista para El Diario, afirma que la Quinta San Pedro inició una nueva etapa de su historia, en la que ahora aspira convertirse en un espacio que integre la cultura y la gastronomía, pero sin dejar de lado su vocación social. 

Reinauguración

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Mientras muchos centros de terapia y rehabilitación debieron cerrar sus puertas durante la pandemia, la Quinta San Pedro decidió abrirlas a la comunidad. Su directora explica que desde 2020 empezaron un ambicioso proyecto para aprovechar los 11.000 metros cuadrados de terreno y ponerlos al servicio de la causa de sus animales sanadores.

“Hicimos un movimiento de tierra grande e importante, porque nuestra abanderada es la equinoterapia, es el servicio por el que más nos buscan. Pensamos que teníamos que hacer una alianza con algo que tuviera que ver con los caballos, porque mantenerlos era muy costoso”, cuenta.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

De este modo, todo el jardín de la entrada se convirtió en una gran cancha de equitación, y más abajo se están terminando 15 cuadras para las caballerizas. Incluso frente a la puerta principal hay un pequeño corral donde un burro rebuzna impasible. También invirtieron en la adquisición y entrenamiento de nuevos ejemplares no solo para la CTIV, sino para la escuela de equitación que ahora funciona allí.

Su patio interior y habitaciones se acondicionaron como salas de exposición, con miras a ser un centro cultural. Otra reforma importante fue la construcción de una terraza frente a la cancha. Indica que esta se alquilará para fiestas y eventos, sin molestar al resto de actividades. “Así podemos bajar todos los costos, pagar la manutención y mandar dinero para las becas de la fundación”, agrega. 

Historia familiar

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

De acuerdo con los planos que Cifuentes posee, la construcción de la Quinta San Pedro empezó en 1945 y finalizó en 1951. Para ese momento, era una casa de campo a un lado de la antigua carretera Baruta-Las Minas. Originalmente perteneció a la familia Mendoza Goiticoa, quienes eran descendientes del primer presidente de Venezuela, Cristóbal Mendoza. Entre sus miembros figuran importantes empresarios, políticos y filántropos como el exministro de Fomento Eugenio Mendoza y su hermano Eduardo Mendoza, exministro de Agricultura.

La quinta se usaba esporádicamente para las temporadas vacacionales, y por un tiempo operó allí la Compañía de Jesús, hasta que en 2008 llegaron Cifuentes y su esposo, el empresario Alejandro Chumaceiro. La presidenta afirma que, desde que fundó el CTIV, tuvo clara su intención de abrir un programa de equinoterapia. Ella misma es terapeuta certificada en esta especialidad en Estados Unidos, e intenta formar a su equipo bajo la misma línea.

Leer más  Oscar Olivares se prepara para hacer el mural de tapas de botellas más grande del mundo
Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Patricia Cifuentes de Chumaceiro. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

La razón detrás de su labor yace en la necesidad de transmitir las herramientas que la ayudaron en su propia experiencia familiar. “Yo tengo un hijo con parálisis cerebral y nunca lo voy a poder dar de alta. Voy a pasar mi vida en una sala de terapia, y por eso estoy en esto”, relata.

Los médicos le habían dicho que Juan Cristóbal, el menor de sus tres hijos, estaría confinado para siempre a una silla de ruedas. No obstante, con un tratamiento intensivo consiguió que a los cinco años de edad pudiera caminar. Ahora tiene 18, y aunque necesita supervisión en varios aspectos de su cotidianidad, en otros es bastante independiente. Un producto de cuatro cirugías, arduas sesiones terapéuticas, pero sobre todo, dedicación. Cifuentes no puede evitar emocionarse al contarlo. “Yo lo vivo, lo siento, y más que nadie entiendo que esto es un camino”, asevera.

Abordaje integral

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Pero la equinoterapia es solo uno de los servicios que presta el CTIV. Al entrar en la casa, una de las primeras salas está destinada a la terapia ocupacional. En ella hay diferentes equipos para los niños, como barras, escaleras, pelotas de pilates, mesas de estimulación sensorial o bicicletas fijas. También cuentan con diferentes cubículos donde se da atención psicológica, terapia del lenguaje y psicopedagogía.

Cifuentes señala que, además del personal administrativo y obrero, cuentan con un grupo de 16 especialistas. Atienden a 103 pacientes que diariamente acuden a los diferentes tipos de terapia. Precisa que en su mayoría se trata de niños dentro del espectro autista, aunque también atienden casos de hidrocefalia, parálisis cerebral, síndrome de Down, espina bífida u otros tipos de problemas psicomotrices y trastornos del desarrollo.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

En todos los casos, explica que primero hacen una entrevista de trabajo social con los padres o representantes del niño para conocer a profundidad el caso. Recomienda que los niños ya vengan con un diagnóstico médico claro para poder escoger los tratamientos más adecuados. “Nosotros no diagnosticamos. Hacemos las terapias y todo el proceso de rehabilitación, integración y evolución, pero no tenemos neurólogos. Cuando no creemos que el diagnóstico del niño es correcto, los remitimos internamente a una reevaluación”, aclara.

Todos los servicios del CTIV son gratuitos, incluyendo la entrevista y la prueba de equinoterapia. Aunque las sesiones posteriores con los caballos sí tienen un costo, afirma que disponen de un sistema de becas para cubrir a las familias que no puedan costearlo. De ahí precisamente viene su interés por generar nuevas fuentes de financiamiento que permitan soportar todos esos gastos.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

La terapeuta señala que el principal objetivo de su fundación es permitir que los niños evolucionen hasta ser cada vez más independientes. Para eso, resalta que lo más importante es que la terapia sea constante y frecuente, si se quiere tener resultados a largo plazo. Acota que cada caso es único, pues hay niños que logran recibir el alta exitosamente, mientras otros requieren un tratamiento de por vida por la naturaleza de su condición. En cada uno, destaca el rol que cumplen los familiares, quienes también reciben capacitación permanente para que el trabajo continúe en el hogar.

A caballo

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

En la cancha de la Quinta San Pedro ya cuatro niños han acudido a terapia en el transcurso de la tarde. Cada uno en una sesión de media hora. Los acompaña Ricardo Rodríguez, terapista ocupacional con ocho años de experiencia. Además de aplicar el tratamiento convencional en el salón, acompaña a los niños en el campo. Desde hace tres años ejerce también como equinoterapeuta, luego de recibir una capacitación por parte de Cifuentes.

Durante sus sesiones, realiza diferentes actividades como lanzar una pelota, manipular un aro o resolver puzzles sencillos. “La idea es que haya variedad para que no se vuelva aburrido para ellos. Así mientras trabajan el desarrollo muscular y la corrección de la columna al andar, también les hago ejercicios como levantar las manos para trabajar la atención, concentración y equilibrio”, apunta.

Leer más  Irepelusa, un koala entre la música y el happening
Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Ricardo Rodríguez, durante una de sus sesiones. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Al respecto, Cifuentes acota que la idea de realizar las actividades al aire libre es liberar al niño del tedio y la frustración que muchas veces puede provocar en encierro durante las sesiones. Salir de esas cuatro paredes para sentir el aire fresco y hacer ejercicio es una parte importante para motivarlos y que se acostumbren a la terapia.

En sus años de servicio, Rodríguez da testimonio de la evolución de varios de sus pacientes. Menciona el caso de Eduardo, un niño con dificultades para sentarse correctamente y mantener una postura adecuada. Afirma que ahora es capaz de andar en bicicleta. “Es una experiencia bastante gratificante”, opina.

Beneficios 

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Cifuentes asegura que el ser humano no ha logrado hasta ahora inventar una máquina que asemeje el caminar del caballo. Es un andar a cuatro tiempos en donde el cuerpo se mueve en todos los ejes, en un continuo estado de actividad. En el caso de personas con problemas motrices, afirma que resulta efectivo pues el ritmo del caballo es percibido por la cintura pélvica y sube como un impulso por la columna hasta el cerebro. Eso hace que el cuerpo se sincronice y comience a desarrollar la coordinación.

Además de mejorar elementos como la postura y el equilibrio, la especialista asegura que es efectivo para estimular sensorialmente a los pacientes. Igualmente, comenta que les ayuda a mantenerse enfocados y a seguir instrucciones. Una disciplina que involucra tanto al deporte y la fisioterapia, como al desarrollo cognitivo.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Cifuentes junto a su equipo de guías y terapeutas. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511
Trabaja tanto la parte física como la psicoemocional en todas las patologías. Trabaja la autoestima, la seguridad y el contacto con un animal u otro ser vivo. También la interrelación y en la parte física, te puede ofrecer un mejoramiento del tono muscular, la circulación sanguínea y aumento de calor corporal en en el caso de los niños con motricidad reducida”, indica.

Aunque la equinoterapia es aceptada en muchos centros de todo el mundo y cuenta con sus propias organizaciones internacionales, algunos sectores cuestionan que todavía no hay estudios científicos suficientes que prueben su efectividad en casos de autismo. No obstante, es importante recordar que es un tratamiento complementario, como lo puede ser la hidroterapia u otras disciplinas. Todas deben ir siempre acompañadas de asistencia psicológica. Un hecho que Cifuentes recalca al señalar que el abordaje del CTIV es integral y avalado por otras organizaciones que trabajan los trastornos de desarrollo en el país, como Autismo en Voz Alta, Dejando Huella o Autismo Sin Miedo.

Conexión especial

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Cifuentes habla desde una sala con temática ecuestre. Desde la gran estatua de madera frente a la ventana que recuerda al mítico caballo de Troya, hasta los diplomas, listones y trofeos que adornan las paredes. Muchos de esos reconocimientos son de su época como jinete de equitación, mientras otros son de su hija, quien sigue sus pasos en ese deporte.

Para ella, los caballos además de ser sus colaboradores, son su vida. Bien sea como atleta, socia de organizaciones y clubes o como terapeuta, el andar a caballo es su gran pasión. “Es el momento en que mi mente está libre y sana”, resalta.

En el cuadrilátero, una potrilla de unos meses de nacida corretea libremente mientras su madre trabaja. Parece jugar a correr en círculos por la cerca, aunque de inmediato regresa cuando llega el momento de volver al establo. En total hay 16 caballos en la quinta, y aunque aún es joven para ser montada (no podrá hasta cumplir los tres años de edad) ya está siendo adiestrada para acostumbrarse a los niños y acatar órdenes. 

Leer más  Santiago Pol: “Tengo mi vacuna cromática de Venezuela”
Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Es importante que los caballos sean extremadamente obedientes y dóciles. También ser capaces de permanecer imperturbables a pesar de los ruidos externos como música o carros. Esto es necesario ya que al trabajar con niños, muchas veces su curiosidad los lleva a abrazarlos, tirarles de la crin e intentar agarrar su orejas. Por eso no cualquier caballo sirve para las terapias y son seleccionados especialmente por su raza, entrenamiento y capacidad de mantener una marcha suave y acompasada.

La presidenta del CTIV asegura que al momento de andar, se genera un vínculo especial entre el niño y el animal. “Hay una conexión emocional, una empatía por el caballo”, dice. Esto les ayuda a canalizar sus emociones y sentirse más seguros; además, al depender de sus guías para no caerse, aprenden a tener confianza en otras personas y mejorar sus interacciones interpersonales. Por supuesto, no todos los niños al principio desarrollan estos afectos. Algunos incluso, pese a gustarles los animales, a veces tienen un mal día o llegan demasiado alterados para subirse. Cifuentes precisa que jamás se les debe obligar a hacer la terapia en ese estado. Simplemente el acariciarlos desde la valla puede ser suficiente.

Arte con causa

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El 23 de abril de 2022 la Quinta San Pedro cortó el cordón para estrenarse como espacio cultural. Ese día se inauguró la exposición Arte con propósito, geometría diversa, organizada con el apoyo de la directora de la Galería Graphicart, Magdalena Arria. La muestra la integran 37 piezas de arte cinético de reconocidos creadores venezolanos y extranjeros. 

Por ejemplo, allí se pueden encontrar obras de Carlos Cruz-Diez, quien en vida fue mentor de Arria. También a otros maestros como Jesús Soto, Rafael Barrios o el húngaro Víctor Vasarely, padre del Op-art. Igualmente están en exhibición la serie Morning Lies (2021) de Adriana Dorta; Análisis del círculo (1982), de Félix George; 6 esferas: Aguamarina (2021), de Héctor Ramírez; o Vertical II (2015), de María Eva Rojas, entre otras.

Cifuentes destaca que absolutamente todas las obras están a la venta. De hecho, para ese momento ya 11 habían sido compradas. El dinero recaudado, por supuesto, se destinará a los fondos del CTIV y el programa de equinoterapia. La exposición estará abierta gratuitamente al público hasta el 30 de mayo de 2022.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

De pie

Antes existían varios centros de equinoterapia importantes en Caracas, como el ubicado en la Escuela de Equitación del Ejército Negro Primero, en Fuerte Tiuna. También hubo otros como Hiparion, en El Hatillo, o Expansión, un proyecto del Zoológico Expanzoo. Algunos cerraron antes por diversos motivos, pero Cifuentes advierte que tras la pandemia, solo la Quinta San Pedro sigue abierta. En otros estados del país sí permanecen aún otros como el Parque Recreacional Sur, en Valencia (Carabobo); las fundaciones Krines y Senderos de Libertad, en Cujisal y El Tocuyo (Lara); o el centro Equinoterapia Maracaibo, en Zulia.

Ante ese panorama, la presidenta de la Quinta San Pedro opta por reinventarse. Con sus nuevas instalaciones, el 3 de mayo de 2022 comenzó a funcionar allí la Academia de Equitación Cariello. “Normalmente para ver estas clases te piden ser socio de un club o tener tu propio caballo. Aquí no”, resalta.

Centro de Terapia Integral de Venezuela, CTIV, Caballos, niños, niñas y adolescentes con diversidad funcional, equinoterapia, El Diario, José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Con todos los emprendimientos que acaban de iniciar, Cifuentes tiene fe de que su fundación podrá ser autosustentable económicamente. Espera seguir ampliando los trabajos en la quinta con la construcción de una piscina para hidroterapia. Igualmente, aspira que varias organizaciones y empresas quieran utilizar sus espacios, bien sea para actividades culturales o privadas. Para todo habrá cabida en esa casa. “El mundo se hizo a caballo”, sentencia en referencia a los siglos que este animal ha servido al ser humano como transporte, máquina y compañero. Y como su tótem de sanación, Cifuentes toma justamente esa voluntad de los caballos de siempre ir adelante.

Noticias relacionadas