• Por uno de los responsables del hecho -quien aún falta por detener- se emitió una orden de Interpol y se estableció una recompensa de 132.000 dólares

El asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci en Colombia ha develado el poder de las redes criminales en el continente. De acuerdo con las hipótesis, existiría una posible retaliación por parte de organizaciones vinculadas el terrorismo internacional.

Pecci era un conocido investigador del crimen organizado y las redes de narcotráfico en Paraguay, por lo que se presume que habría ganado enemigos.

fiscal Marcelo Pecci
Foto: EFE

El suceso ocurrió el 10 de mayo de 2022 en una playa de la isla de Barú, a 45 minutos de Cartagena, mientras el fiscal Marcelo Pecci disfrutaba de su luna de miel. 

Los detenidos por la muerte del fiscal Macerlo Pecci

Luego de casi un mes de trabajo conjunto entre las autoridades colombianas y paraguayas, los sospechosos fueron capturados el 3 de junio en Medellín. Por este hecho ya hay cinco personas detenidas y se está tras la pista de la sexta. Entre los capturados se encuentra el sujeto que le habría disparado en tres ocasiones a Pecci.

Los implicados fueron identificados como: Francisco Luis Galeano, Wendel Carrillo, Jeiverson Zabaleta, Marisol Londoño y Cristian Camilo Monsalve Londoño, (estos últimos madre e hijo).

El sexto integrante -que permanece prófugo de la justicia- fue identificado como Gabriel Carlos Luis Salinas Mendoza, de nacionalidad venezolana. De acuerdo con el director de la Policía de Colombia, el general Jorge Vargas, Salinas estaría en territorio venezolano.

Vargas informó que por la información que permita ubicar y capturar a Salinas se ofrecería una recompensa de hasta 132.000 dólares.

Salinas Mendoza es buscado en 194 países miembros de Interpol mediante una circular azul. El documento expresa que el sujeto podría desplazarse entre Venezuela, Ecuador, Perú y Panamá.

Aunque no hay tanta colaboración con la oficina de Interpol de ese país (Venezuela), les hemos pedido que lo busquen y detengan”, agregó el general.
¿Cuánto se pagó por el homicidio? De acuerdo con la Fiscalía de Colombia, se pagaron 2.000 millones de pesos colombianos (unos 528.000 dólares).n

El general Jorge Vargas reveló que en un trabajo conjunto con la Policía de Paraguay se determinó que hubo un plan inicial para matar al fiscal en su país.

Leer más  Costo de la Canasta Alimentaria Familiar tuvo un incremento de 15,3 % en agosto

”Las investigaciones indican que existió un plan para asesinar al fiscal Pecci en Paraguay o en cualquier país por un acuerdo entre organizaciones criminales internacionales, todo coordinado con el El Primer Comando de la Capital (PCC) de Brasil”, indicó Vargas.

De los detenidos, cuatro aceptaron los cargos. Solo Francisco Luis Correa Galeano, que la Fiscalía considera el “articulador” del crimen, se negó a hacerlo. 

Sabemos que Correa fue el que estructuró la operación con unos sicarios que llegaron a la ciudad de Cartagena”, explicó el fiscal general de Colombia, Francisco Roberto Barbosa, en rueda de prensa.

Correa es un exmilitar colombiano que ha estado dos veces en prisión, y tiene una condena por abuso sexual y pertenece a una estructura criminal llamada Los Paisas. Al momento de su captura le encontraron una pistola 9 milímetros, así como dinero y comprobantes de pago.

Organizaciones delictivas investigadas por el fiscal Marcelo Pecci 

Paraguay se ha convertido en un espacio para las más variadas organizaciones delictivas y Pecci tenía a su cargo varios de los más importantes casos de narcotráfico y lavado de dinero, reseñó la web del canal de televisión abierta Noticias Paraguay.

Una de las principales investigaciones era contra el Primer Comando de la Capital (PCC) de Brasil; conocido como uno de los grupos mafiosos más poderosos de Suramérica. Tienen presencia en las ciudades fronterizas de Pedro Juan Caballero y Ponta Porã, que son consideradas como puntos calientes del narcotráfico internacional.

Crimen del fiscal Marcelo Pecci en Colombia: las claves más recientes que se conocen del caso
Foto cortesía

Pecci también había investigado a una estructura del Hezbolá y en 2019 entregó a los agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) al libanés Nader Mohamad Farhat, pedido en extradición por el Tribunal del Distrito Sur de la Florida por lavado de dinero. 

Leer más  Advierten sobre “riesgo potencial” de enfermedades por falta de control sanitario en Venezuela

También estaba detrás de la investigación del Operativo “A Ultranza Py”, que dejó varios detenidos por tráfico internacional de drogas. Estuvo tras el caso del asesinato del empresario Mauricio Schwartzman; así como el caso de San Bernardino, en el que fueron asesinadas una modelo y un presunto delincuente en un concierto de cumbia.

Redes sociales fueron vitales para cometer el crimen

En una rueda de prensa el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, y el director de la Policía, genera,l Jorge Luis Vargas, revelaron que los asesinos lograron la ubicación y el seguimiento del fiscal Pecci gracias a que constantemente publicaba en redes sociales lo que hacía en Cartagena junto con su esposa. 

Los presuntos delincuentes manifestaron que en algunos momentos estuvieron perdidos, pero hallaron al fiscal por sus publicaciones en redes.

Aquí hay un tema fundamental: publicar en redes sociales sin responsabilidad puede convertirse en un alma letal. Los delincuentes manifestaron que en muchas ocasiones estuvieron perdidos, pero que gracias a las redes sociales lograron la ubicación del fiscal Pecci”, aseveró Barbosa.

Barbosa contó que se realizaron estudios de 20 ubicaciones, de 200 elementos probatorios, análisis; así como 120 horas de video, que a su vez fue respaldada por información técnica de 40 antenas, la intercepción de 67 líneas telefónicas y el análisis de 10 redes sociales.

Movimiento de los delincuentes

El semanario colombiano Semana reseñó que los detenidos Francisco Luis Galeano, Wendel Carrillo, Jeiverson Zabaleta, Marisol Londoño y Cristian Camilo Monsalve Londoño se dedicaron a comprar joyas, ropa, así como otros artículos de valor con el dinero del asesinato, por lo que llamaron la atención de las autoridades.

La banda contratada para cometer el homicidio estaba compuesta por seis personas (uno prófugo). Wendel Carrillo, de 31 años de edad, que fue quien disparó a quemarropa los tres tiros con una pistola nueve milímetros.

Leer más  Conviasa no podrá volar a Colombia debido a las sanciones de EE UU

Por su parte, Marisol Londoño y Cristian Monsalve Londoño fueron los encargados de seguir al fiscal Pecci y a su esposa, Claudia Aguilera. 

Uno manejaba la moto acuática y, el último, era el jefe y el encargado de conducir el carro que los esperaba a pocos metros de la playa, en el cual emprendieron la huida.

El paso a paso del crimen

De acuerdo con la información de las autoridades colombianas, los miembros de la banda fueron contactados desde Paraguay mediante un enlace criminal que se había reunido previamente -en al menos tres oportunidades- a finales de abril, reseñó Semana.nnLos apresados creían que la víctima era un empresario que visitaba Colombia con su esposa, sin escoltas, lo que les facilitaba las cosas para cometer el asesinato.nnEl 5 de mayo, los sicarios recibieron la última información sobre la pareja. El asesino, junto con otro implicado, se había instalado en un modesto hotel del sector de El Laguito de Cartagena,nnAl día siguiente, la mamá (Marisol Londoño) y el hijo (Cristian Monsalve) llegaron a otro hotel en una zona diferente donde se hospedaron entre el 7 y el 9 de mayo. Mientras tanto, la quinta persona había alquilado un carro estándar para moverse por la ciudad sin llamar la atención; mientras el sexto fue el conductor de la moto de agua usada para cometer el crimen en aguas colombianas.nnLa mamá y el hijo se mostraban como turistas y se dieron a la tarea de seguir a la pareja de recién casados. Su rastro quedó en las imágenes de video de cámaras de seguridad de distintas zonas turísticas.nnLa policía mostró en las pruebas recopiladas los recibos del hotel (donde estuvieron Londoño y Monsalve) por un valor cercano a los tres millones de pesos.nn

Después del homicidio, el equipo de investigación de la Policía y la Fiscalía, con el apoyo de las autoridades de Paraguay y de la DEA, los identificaron uno a uno y establecieron el rol que cumplían en el plan criminal.

Noticias relacionadas