• Luego de una espera que se mostraba incierta, el gobierno del presidente Guillermo Lasso publicó a principios de junio un decreto sobre la nueva visa a la que podrán acceder los venezolanos en el país andino. Foto principal: EFE

La incertidumbre aumentaba cada semana. Finalmente, el pasado viernes 3 de junio se publicó en Ecuador el Decreto Ejecutivo No. 436, con el que se les otorga a los venezolanos una amnistía migratoria y se dispone el inicio de un nuevo proceso de regularización extraordinario.

Se trata de la Visa de Residencia Temporal de Excepción para Ciudadanos Venezolanos (Virte), cuya duración será de dos años y podrá ser renovable por una ocasión. En este caso, podrán acceder a ella:

-Quienes hayan ingresado regularmente a través de los puntos de control migratorios del país.

-Quienes hayan cumplido con el proceso de registro de permanencia migratoria ante el Ministerio del Interior.

-Quienes no sean considerados una amenaza o riesgo para la seguridad pública y estructura del Estado ecuatoriano.

De acuerdo con el decreto, este proceso de regularización se realizará por 12 meses y el Ministerio del Interior dictará la normativa secundaria en un plazo de tres meses, contados desde la fecha de expedición del documento, para iniciar con el registro de permanencia. El precio de esta visa será gratuito, únicamente deberá pagarse el trámite del formulario de 50 dólares y el orden de cedulación por 10 dólares.

Venezolanos en Ecuador
Foto: EFE

Proceso por etapas

Betzabeth Jaramillo, politóloga venezolana y activista de Derechos Humanos residenciada en Ecuador, explicó a El Diario que uno de los grandes precedentes de esta visa es que reconoce no solo el pasaporte y la prórroga vencidos hasta por cinco años, sino que también permite obtener la Virte con la cédula vigente.

Leer más  Catar 2022: Ecuador eliminado; Países Bajos y Senegal clasificaron a los octavos de final

En ese sentido, Jaramillo recomienda a la comunidad de venezolanos mantener la paciencia hasta que se dicten las normativas secundarias e inicie el proceso, de igual forma, recalca que es fundamental informarse por los canales oficiales en temas migratorios para así evitar caer en cualquier estafa.

Mi recomendación es que cada quien haga sus trámites de manera personal, indelegable y solicitando la documentación necesaria. Otra recomendación importante es que no sellen su salida del país, porque cuenta su ingreso y no la salida”, añadió.

Pese a que en este decreto no se menciona a las personas que ingresaron al país por pasos irregulares, este miércoles 8 de junio el viceministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Luis Vayas, comentó durante una entrevista que el tema de la regularización para otras condiciones migratorias se va a tratar en una siguiente etapa. 

Sobre este tema, Jaramillo explica que “entrar de lleno con una normativa de regularización con las condiciones del país y abordar a los que entraron de manera irregular es un proceso complicado por la carga política, social y económica que pueda representar, por más que los defensores de los Derechos Humanos, las organizaciones sociales y la cooperación internacional así lo queramos”.

Estabilidad ansiada

De acuerdo con la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela, actualmente hay 6.133.473 de venezolanos refugiados y migrantes en el mundo. Específicamente, Ecuador es el tercer país receptor de venezolanos con una cifra de 513.903. El segundo puesto lo ocupa Perú, con 1.286.464; y el primero Colombia, con 1.842.390.

Leer más  México entregará visas humanitarias a 58 migrantes venezolanos que abandonaron el campamento cerca del río Bravo
Ecuador Foto: EFE
Foto: EFE

En ese sentido, la Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM, por sus siglas en inglés) precisa en el informe Monitoreo del flujo de la población venezolana, correspondiente a agosto-septiembre 2021, que la mayor parte de las personas encuestadas, específicamente el 84,3 %, se encuentra de manera irregular en el país.

Fátima* forma parte de esas cifras. En 2019, salió de Venezuela e ingresó a Ecuador con una Carta Andina, porque para ese entonces no había podido obtener un pasaporte en su país de origen. Ahora también está a la espera de que inicie el nuevo proceso de regularización. 

En la lejanía de lo conocido, sus días se han colmado de inquietudes. Aquella zozobra gravita en un estatus migratorio que también ha influido en sus condiciones laborales. Tal como lo explica la joven, actualmente recibe el sueldo base de $425 por las labores de limpieza y asistente de oficina que realiza en su empleo actual, aunque al principio solo entró como personal de limpieza.

Posteriormente, tuvo que aceptar trabajar los sábados 10 horas al día y aunque en el artículo 55 del Código del Trabajo de Ecuador se establece que el trabajo que se realice los días sábados o domingos deberá ser pagado con 100 % de recargo, ella solo percibe $1,25 por cada hora extra de su día de descanso.

“Nadie valora el trabajo”, expresa con resignación.

De acuerdo con el reporte del Banco Mundial Retos y oportunidades de la migración venezolana en Ecuador, los migrantes suelen trabajar en condiciones menos favorables por su situación económica.

“En promedio, los trabajadores venezolanos dedican al trabajo más horas a la semana que los ecuatorianos, pero reciben un pago promedio mensual menor”, se lee en el documento.

Decreto con postergas

La publicación del Decreto Ejecutivo No. 436 ocurrió más de un año después de que el presidente Guillermo Lasso tomara posesión de su cargo. El canciller de Ecuador, Juan Carlos Holguín, expresó durante una entrevista en abril de este año que esperaba que no se cumpliera el año de gobierno del presidente Lasso “sin que esto ya tenga el lanzamiento formal”.

Leer más  Catar 2022: Ecuador eliminado; Países Bajos y Senegal clasificaron a los octavos de final

Holguín volvió a pronunciarse el 27 de mayo y aseguró que quedaban “pocas horas para que Ecuador inicie el proceso de regularización más importante de la historia en nuestro país”.

Acto seguido, venezolanos en redes sociales comenzaron a preguntarse con escepticismo cuánto tiempo significarían “pocas horas”.

“Nos tenían como a los niños”, agregó Fátima.

Pasaron cuatro días hasta que el canciller se pronunció nuevamente. Específicamente, el pasado 31 de mayo dijo en una entrevista: “Hemos avanzado en el decreto de regularización en un 100 % y ahora viene la implementación”.

Distintas asociaciones de venezolanos en Ecuador se pronunciaron al respecto y la presión social era notoria. Para algunos venezolanos, se trata de la misma presión que condiciona su estabilidad. “Mis jefes me dijeron esta semana: ‘Necesitamos que nos des un plazo de cuándo vas a traer tus papeles o sino ‘chao’”, contó Fátima, quien solo espera obtener la nueva visa para seguir buscando las oportunidades que un día la llevaron a cruzar hacia otras fronteras.

 (*) El nombre de la entrevistada fue modificado para proteger su identidad.

Noticias relacionadas