• Alfredo Machado golpeó hasta la muerte a Osleiner Díaz, de cinco años de edad, y luego pidió ayuda asegurando que se había caído de una bicicleta. Vecinos testificaron que ya habían visto en muchas oportunidades los maltratos físicos y verbales a los que lo sometía

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) detuvo el jueves 9 de junio a Alfredo Machado, padre del niño asesinado en la urbanización Parque Caiza, estado Miranda. Es acusado de provocarle la muerte luego de una golpiza.

El sujeto era el principal sospechoso luego de confirmarse la muerte de Osleiner Díaz, de cinco años de edad. Aunque intentó huir, quedó bajo custodia de la División de Homicidios. Debido a la diferencia de apellidos, en un principio se afirmó que Machado era su padrastro; sin embargo, el ente confirmó que se trata de su padre biológico, y que recientemente había quedado bajo su cuidado.

De acuerdo con el periodista Román Camacho, los vecinos afirman haber visto al hombre maltratar física y verbalmente a su hijo. Semanas atrás, la comunidad debió intervenir para protegerlo luego de que comenzara a golpearlo. El 7 de junio, al parecer luego de darle otra paliza, el niño quedó inconsciente y no respondió. Ante esto, Machado salió a pedir ayuda, afirmando que había caído de una bicicleta.

Leer más  La historia detrás de la espada de Bolívar que generó discordia en la transición de poder en Colombia

El cuerpo de Osleiner fue llevado a la morgue de Bello Monte, donde se le realizó una necropsia. Los forenses encontraron múltiples hematomas y marcas de correa en su espalda, así como una herida abierta en el mentón. 

Madre hospitalizada

Osleiner apenas tenía siete meses viviendo con su padre. Antes estaba bajo custodia de su mamá, hasta que esta fue diagnosticada con cáncer. Inicialmente el niño estaba al cuidado de su abuela, en el barrio La Dolorita de Petare. Sin embargo, cuatro meses después, al complicarse la situación de la madre, fue enviado con Machado.

La madre, quien está delicada de salud, se enteró de la muerte de su hijo mientras estaba hospitalizada. Afirmó a las autoridades que desconocía los maltratos a los que era sometido.

Violencia familiar

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), durante el año 2021 fueron asesinados 20 menores de edad en el país. En el 90 % de los casos, los infanticidios fueron cometidos por familiares cercanos.

Leer más  Llegó una nube de polvo del Sahara a Venezuela: ¿qué estados afectará?

La coordinadora general del OVV, Gloria Perdomo, aseguró en una nota de prensa que la pandemia de covid-19 atizó las tensiones en los hogares, donde la cuarentena y la falta de trabajo complicó los problemas de convivencia, sumado a problemas màs estructurales como la frustración por la dificultad para conseguir alimentos y la emergencia humanitaria compleja. Todo esto complica las deficiencias de convivencia entre los miembros de las familias, siendo los niños el eslabón más vulnerable. Igualmente, al manejarse como asuntos privados y no haber denuncia por parte de familiares o vecinos, se vuelve complicado para las autoridades actuar a tiempo, así como llevar datos precisos de las cifras de maltrato infantil en Venezuela.

“Los casos se conocen porque fueron denunciados, pero la mayoría de las lesiones no son conocidas por las autoridades, ni por el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes o alguna autoridad policial. No hay respuesta ni atención”, dijo.

El infanticidio es un delito grave que se pena con entre 20 y 30 años de prisión. Si bien su figura no se menciona en el Código Penal, se engloba dentro del delito de homicidio, con agravantes tipificados en la Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y  Adolescente (Lopnna). Igualmente la pena por maltratar a un menor de 12 años de edad es de tres a 30 meses de prisión.

Leer más  #TeExplicamosLaSemana | Domingo 7 de agosto
Noticias relacionadas