• La Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) y la Oficina de Asistencia Humanitaria de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) serán las encargadas del manejo de los recursos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este 10 de junio, en la IX Cumbre de las Américas, la asignación de 314 millones de dólares como parte de la nueva ayuda humanitaria, sanitaria, económica y de desarrollo para los refugiados venezolanos y los migrantes vulnerables de todo el hemisferio.

Este aporte incluye alrededor de 103 millones de dólares de la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado y más de 171 millones de dólares de la Oficina de Asistencia Humanitaria de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés).

A su vez se aprobaron otros 40 millones de dólares en fondos para el desarrollo a través de Usaid.

Asimismo, esta nueva financiación proporcionará ayuda humanitaria a los venezolanos vulnerables en Venezuela, así como asistencia alimentaria de emergencia para los migrantes y refugiados venezolanos en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

Ampliación de programas de asistencia

De acuerdo con la agencia, a través de la PMR se apoyará una amplia gama de programas humanitarios que salvan vidas para los refugiados y migrantes venezolanos, tales como: los albergues de emergencia; el acceso a la atención médica; el suministro de agua, saneamiento e higiene; y el aumento del acceso a la educación.

Otro de los focos de apoyo corresponde a los medios de subsistencia, los cuales están enfocados hacia áreas como la lucha contra el covid-19 y la protección a grupos vulnerables -como los supervivientes de la violencia de género-, así como los menores de edad, adolescentes, y las personas LGBTQI+.

De igual forma, se prestará especial atención sobre los pueblos indígenas, en 17 países, que incluye a: Argentina, Aruba, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Curazao, República Dominicana, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Leer más  El pueblo tachirense San José de Bolívar buscará ser la zona azul de Venezuela

La ayuda perdida

El 23 de febrero de 2019, Estados Unidos envió 368 toneladas de ayuda humanitaria a Cúcuta, una acción que terminó en un violento enfrentamiento en la frontera entre Venezuela y Colombia.

Con el apoyo de mandatarios extranjeros y ante la mirada del mundo entero, activistas de oposición venezolana se congregaron en Colombia para apoyar el esfuerzo de la Usaid.

Iván Duque, presidente de Colombia, acompañado de su homólogo de Chile, Sebastián Piñera, y del de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, vigilaron de cerca la acción que terminó en la pérdida casi en su totalidad del material a entregar.

La caravana organizada que trató de ingresar a territorio venezolano fue bloqueada en la frontera, al menos un camión se incendió, perdiendo provisiones valoradas en 34.000 dólares.

EE UU otorgó 314 millones de dólares adicionales como respuesta humanitaria a la crisis venezolana
(AP Foto/Fernando Vergara, archivo)

Las provisiones de emergencia habían llegado a través de Curazao y el organismo estadounidense gastó en la logística dos millones de dólares.

Grupos civiles armados leales al régimen de Nicolás Maduro calificaron la operación como una “violación de la soberanía” y un “golpe de Estado”.

De los suministros enviados solo ocho llegaron al destino final. El resto se distribuyó en Colombia o se envió a Somalia, indicó el informe de la Usaid.

Dinero invertido por la Usaid Desde el año 2017, Estados Unidos proporcionó más de 656 millones de dólares en asistencia humanitaria y de desarrollo para abordar la crisis causada por el régimen venezolano.

Esto incluye más de 467 millones de dólares para apoyar a los venezolanos que han huido de la crisis, así como cerca de 189 millones de dólares para los venezolanos dentro de Venezuela.

Así se distribuyeron los aportes entre 2017 y 2020

De acuerdo con los datos de la agencia estadounidense fuera de Venezuela se dispuso de alrededor de 279 millones de dólares, enfocados en  satisfacer las necesidades humanitarias más urgentes, así como detener la propagación de enfermedades infecciosas y apoyar a las comunidades que albergan venezolanos en condición vulnerable. 

Leer más  ¿Qué es el embarazo ectópico?

Se otorgó asistencia alimentaria y de salud de emergencia, refugio, agua potable y artículos de ayuda críticos, entre otros esfuerzos. 

Usaid también brindó soporte técnico a las autoridades nacionales de migración de los países receptores creando nuevas oportunidades económicas en las comunidades que albergan a venezolanos.

Dentro de Venezuela se proporcionaron 30 millones de dólares en asistencia humanitaria para salvar vidas a través de organizaciones imparciales, tanto internacionales como locales. 

Además, se realizaron aportes por 128 millones para apoyar a defensores de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, medios independientes y supervisores electorales en Venezuela, así como para ayudar al gobierno interino y a la Asamblea Nacional (AN) elegida en 2015.

Manejos turbios de los recursos

Un documento publicado por la Usaid titulado “Procesos mejorados y requerimientos del implementador necesarios para los desafíos y riesgos de fraude en la respuesta de USAID con respecto a Venezuela” indicó en abril de 2021, que solo el 2 % de la ayuda humanitaria llegó a manos de quienes la requerían en el país, mientras que el 98 % restante tuvo usos distintos a sus objetivos originales.

En el informe se indicó la evidencia de prácticas que se salían de los lineamientos que caracterizan los principios de asistencia humanitaria, como lo son “neutralidad, independencia y necesidades”.

“La directiva para colocar de antemano los productos humanitarios no fue impulsada por la experiencia técnica o totalmente alineada con la Oficina del Inspector General, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional”, señaló la auditoría.

Leer más  “Error 404: Democracia no encontrada”: durante 2021 se registraron 93 casos de agresiones contra trabajadores de la prensa en Venezuela

La agencia expresó que el informe fue preparado para abordar los desafíos y los “riesgos de fraude” en la respuesta efectiva a la crisis venezolana.

Así ha sido la respuesta ante la crisis migratoria

Los datos de la Usaid revelaron que 6,1 millones de personas han huido de Venezuela desde 2015, lo que supone el mayor desplazamiento externo de personas de la historia del hemisferio. De ellos, más de 5 millones han buscado refugio en toda América Latina y el Caribe.

Muchos de ellos necesitan urgentemente asistencia humanitaria, como acceso a albergues, educación, salud y, en algunos casos, protección internacional. La pandemia de covid-19 exacerbó esas necesidades aumentado la vulnerabilidad de los refugiados y migrantes venezolanos en toda la región.

PRM lidera la prestación por parte de Estados Unidos de asistencia humanitaria, protección y soluciones a los refugiados, solicitantes de asilo, migrantes en situación de vulnerabilidad.

La respuesta de PRM, a través de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Organización Internacional para las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones internacionales y no gubernamentales asociadas, ha sido un enfoque integral con programas dirigidos a los desafíos específicos del país que enfrentan los refugiados y los migrantes venezolanos.

Los Coordinadores Regionales de Refugiados de PMR, ubicados en Colombia, Ecuador y Panamá, coordinan la diplomacia humanitaria; sirven de enlace con los funcionarios de los gobiernos nacionales y locales, la sociedad civil, los representantes de los países donantes, los funcionarios de la ONU y los beneficiarios de la ayuda; y supervisan y evalúan los programas financiados por PMR en la región.

Noticias relacionadas