• El equipo de Cotejo.info verificó esta afirmación de Ana Concretas, presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital, y concluyó que se trata de una verdad. El sueldo de enfermeros en el país oscila entre los 192 y 228 bolívares, es decir, menos de 50 dólares al mes, lo que resulta insuficiente para cubrir los gastos de los hogares. Foto: EFE

El servicio de enfermería en Venezuela tiene un pronóstico reservado, al menos, es el panorama que vislumbran sus integrantes. Ana Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital, declaró en fecha reciente que alrededor del 70 % de la flota del gremio ha desertado de los hospitales dadas las precarias condiciones laborales.

Su afirmación está reflejada en los principales medios de comunicación del país como Unión Radio y Noticiero Digital, el 19 de mayo, momentos después de lo que debió ser una amena celebración por el Día Internacional de la Enfermería, recordado cada 12 de mayo en honor a los hombres y mujeres abnegados por la salud de todos los ciudadanos.

¿Más del 70 % de enfermeros han desertado de los hospitales venezolanos?
Ana Rosario Contreras. Foto: EFE

Contreras aseguró que la principal razón para dejar los puestos de trabajo es la paga insuficiente y es que -según su relato- resulta más conveniente dedicarse por ejemplo a la economía informal en estos tiempos don de la inflación pulveriza prácticamente los ingresos de los venezolanos. Presentó como contexto que de 120.000 graduandos de enfermería, ejercen s6lo 35.000 en hospitales públicos, lo cual se traduce en más de un 70 % de deserción

“Desde 2018 estamos tratando de llevar un registro y tenemos dos escenarios: la enfermera que decidió irse del país, que está por el orden de los 6.000 o 7.000. Pero tenemos un número importante que ha hecho migración laboral, es decir, personal que entró en la desesperanza y se ocupan de otras cosas, como la economía informal; hay enfermeras que han hecho cursos de maquillaje, delivery, están en farmacias como dependientas, buscando la manera de sobrevivencia”, afirmó.

En este sentido, Cotejo.info cataloga como Verdad las declaraciones de la líder gremial, en la parte que menciona la deserción del 70 % de enfermeros, debido a que existen evidencias documentales de las razones que motivaron el abandono de sus funciones.

Lo dicho por Contreras se sustenta también en las versiones de sindicatos, testimonios de profesionales, coberturas periodísticas y hasta por la propia Organización Panamericana de la Salud (OPS) filial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un diagnóstico: deserción aguda 

Carissa F. Etienne, directora de la OPS, divulgó en Twitter -a principios del mes de mayo- un estudio realizado en el Caribe en el cual se determinó que un 45 % de las enfermeras han abandonado su trabajo por mejores condiciones laborales. 

“Las enfermeras y enfermeros son la columna vertebral del personal de salud, especialmente durante la pandemia, ya que representan el 56 % de estos profesionales y prestan servicios de atención primaria, apoyo a la salud mental y protegen el bienestar de las personas, las comunidades y las familias”, sostuvo en otra difusión a propósito de los nuevos casos COVID-19 en la región.  

Incluso, Etienne prevé que para el año 2030 el déficit de enfermeros sea de 1.8 millones en el territorio de las Américas, de allí que exhorte a crear condiciones favorables para el bienestar integral del gremio que en tiempo de pandemia, un hecho histórico que todavía cobra víctimas, demostró y sigue demostrando gallardía.

Leer más  Ciudadanos del Donbás se rehusan a abandonar sus hogares pese a los bombardeos rusos

Venezuela no escapa del estudio hecho por el organismo internacional; cada vez son más los que abandonan el sueño profesional por buscar la manera de sobrevivir a la crisis económica que agobia a los estratos más vulnerables. 

Desde hace cuatro años, los enfermeros venezolanos solicitan mejoras en sus pagos y condiciones de trabajo. Laidy Gómez, la entonces gobernadora del estado Táchira, reflexionó públicamente al respecto en su cuenta oficial de Twitter -en junio 2018- al mencionar la falta de enfermeras en el estado andino.

“Hospital Central de San Cristóbal esta noche (5 junio) solo con 21 enfermeras, de las 64 que debían cumplir jornada nocturna; entre las razones de ausencia: deserción por sueldos indignos, falta de transporte público, no hay gasolina para trasladarse”, denunció. 

En otro trabajo periodístico publicado por Cotejo.info, a principios de este año, Gómez reitera en el hecho del grave déficit de enfermeras, 800 profesionales para el momento de su denuncia, en diciembre de 2021.

Inmovilizados los beneficios

El Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps), aprobó la nueva tabla salarial para el personal hospitalario, sin embargo, no es significativa ni resuelve las múltiples necesidades que tienen que solventar a diario en los hogares. Dicho incremento entró en vigencia en el primer trimestre, como informó El Diario en una nota de prensa con fecha del 28 de marzo de 2022. 

En el caso de las enfermeras, el sueldo base quedó en 192 bolívares, es decir 38 dólares aproximadamente de acuerdo con la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV) al momento de la redacción de este artículo. El sueldo máximo se encuentra en 228 bolívares, equivalente a 46 dólares.

En teoría, la enfermería debería ser una de las profesiones mejor pagadas pero no ocurre así en la práctica.  ¿Qué pueden comprar con casi 40 dólares al mes?  Para nadie es un secreto que entre artículos de primera necesidad, carnes, transporte, servicios, se trata de un monto pírrico. 

El Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), confirma la insuficiencia de los sueldos y expone una especie de alternativa al momento de adquirir los productos básicos denominada Canasta de Supervivencia, la cual incluye harina de maíz, caraotas, pasta, azúcar, aceite, sardina, arroz, leche y sal. Su costo aproximado es de 22 dólares.

Sin embargo, esos 22 dólares son solo un punto referencial en alimentos (faltarían otras áreas económicas por  solventar), debido a que los precios varían no solo por la tasa del BCV sino por las irregularidades en el cobro de algunos comercios, la dieta de cada hogar, entre otros factores difíciles de precisar. 

Leer más  Cada vez más padres se dan cuenta de que tienen TDAH como sus hijos

Por su parte, Maryuri Díaz, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Vargas, en una entrevista concedida a Crónica. Uno y replicada por El Nacional (23 mayo de 2022), confirma lo mal que lo pasan con sueldos bajos, pese a contar con una preparación académica certificada y sobre todo teniendo empatía por el servicio. 

“Este último aumento otorgado por el Gobierno nacional se hizo insuficiente y esa sigue siendo la razón de la gran mayoría de las renuncias de las enfermeras. Todos los meses, hay renuncias del personal de salud pública en nuestro estado”, reseña el medio.

Falta de insumos e inversión

Existe una realidad inocultable: la falta de insumos en los principales centros de salud del país. Sobre la escasez de materiales quirúrgicos y demás implementos necesarios para la atención de pacientes, Contreras ha hecho énfasis en denuncias durante los últimos años, sólo que la situación no es solventada y, por el contrario, se agudizan las penurias en los centros ambulatorios y hospitales públicos.

Pero no es la falta de insumos el único dolor de cabeza para el gremio, ahora los profesionales de la salud deben trabajar bajo la mirada desconfiada de las autoridades que acusan a algunas personas adscritas a la nómina del MPPS de presuntamente vender tanto medicamentos como materiales a los ciudadanos que lo requieren. 

“El gremio de enfermería ha levantado y seguirá levantando su voz exigiendo al Estado condiciones de trabajo decentes para que los profesionales de la salud podamos realizar nuestra labor. Necesitamos insumos, equipos, agua, luz, alimentación y, por supuesto, salarios dignos”, reseñó la agencia de noticias EFE en referencia a la líder gremial (noviembre 2021).

El Universal, en una publicación del 26 de mayo, destacó unas declaraciones de Nicolás Maduro sobre la activación de una división de inteligencia para acabar con las “mafias” en los hospitales, alertando al Ministerio Público de imputar a quienes cometan el delito de sustraer de los centros de salud públicos y revender el inventario de medicinas y/o otros productos sanitarios. 

No obstante, son precisamente los enfermeros quienes aclaran que la crisis por falta de insumos no es algo nuevo ni responsabilidad de ellos. Hay que recordar un caso que conmocionó al país en el año 2018: en el servicio oncológico infantil del Hospital Universitario Dr. Luis Razetti del estado Anzoátegui, registró la muerte de 14 niños por presunta negligencia del Gobierno por la falta de dotación de medicinas y otros servicios.

Sobre dicha denuncia el medio de comunicación El Pitazo reprodujo un video en su cuenta Twitter con las declaraciones de Ana Suniaga, licenciada en enfermería y delegada del Colegio de Enfermeras del estado Anzoátegui: “no tenemos insumos, en 6 meses, van 14 niños fallecidos, no hay para cumplirles la dieta a los pacientes”, aseveró.

Por su parte, la ONG Médicos Unidos de Venezuela emitió un comunicado -el 26 de mayo- ante la falta de insumo en las instituciones públicas. El documento fue difundido por los portales La Patilla y Monitoreamos. A continuación citamos los puntos 3, 4, 5 y 6 como los más resaltantes: 

Leer más  Jóvenes en Venezuela prefieren ganar en divisas sin importar las condiciones laborales

3. Durante cada acto médico, especialmente en las emergencias, explicar claramente al paciente y familiares, lo que se necesita para aplicar la conducta diagnóstica y terapéutica que amerite y dejar claro y explícito que es responsabilidad de la dirección y administración del hospital tener disponibles los insumos, y que esto no compete al personal de salud.

4. No procurar medidas alternativas no comprobadas, terapias empíricas provisionales ni conductas heroicas derivadas de la falta de insumos y medicamentos.

5. Denunciar en conjunto con pacientes y familiares, las faltas de dotación de insumos y medicamentos, así como cualquier violación al derecho a la salud o cualquier conducta ilegal evidenciada, produciendo un archivo con las denuncias realizadas y quien es el receptor de la misma.

6. Médicos y enfermeras durante sus horas laborales en sus centros de trabajo deben utilizar sus respectivos uniformes y llevando estrictamente nada más que bolígrafo y estetoscopio e implementos simples y de uso personal (martillo, linterna, diapasón) para examinar a los pacientes.

Jubilados activan protesta  

En el caso del estado Lara, un grupo de 129 enfermeras que fueron jubiladas en el año 2017 reclaman que hasta ahora no reciben sus prestaciones sociales y que no les consideran las primas por profesionalización. Josefina Camacaro, dirigente gremial, indicó que ya han agotado los canales regulares.

En unas declaraciones ofrecidas el 9 de mayo a El Impulso, Camacaro señaló que incluso se han trasladado hasta la ciudad capital para comunicar esta irregularidad ante el MPPS, pero no reciben solución a la solicitud que realizan. En su caso, laboró 50 años en el sistema de salud público y, en este sentido, lamenta que en el Gobierno no valoren el tiempo y esmero entregado a los pacientes. 

Por eso exigimos al Ministerio de Salud que se haga justicia con la situación de este grupo de enfermeras que le entregó toda su vida al Hospital Central Antonio María Pineda, y hasta ahora, no hemos recibido nuestras prestaciones sociales”, reseñó el medio regional. 

Mientras que Elda Jiménez, presidenta del Colegio de Enfermería del estado Lara, y Alberto Domínguez, presidente del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social, hicieron una exhortación a las autoridades competentes para que atiendan a las solicitudes de mejoras salariales, tanto del personal activo como jubilado, tal como lo reseñó el diario La Prensa, en la cobertura de una protesta a principios del mes de mayo.

Por todo lo expuesto, el equipo de Cotejo.info califica como verdad las declaraciones de Ana Contreras, quien aseguró que un 70 % de las enfermeras han desertado del sistema de salud público impulsadas por razones de peso como bajos salarios, falta de insumos y medicamentos, hostigamiento laboral, entre otros que han sido corroborados por otras fuentes información como factores que ponen en desventaja al profesional de enfermería en Venezuela.

Noticias relacionadas