• El peregrino, de 64 años de edad, se descompensó cuando caminaba junto con su hija y su sobrina en horas de la madrugada. De acuerdo con reportes extraoficiales, el hombre era oriundo de la población de El Cantón, en el estado Barinas

Un hombre de 64 años de edad falleció el viernes 29 de julio cuando participaba en la peregrinación del Santo Cristo de La Grita, en el estado Táchira. De acuerdo con las investigaciones preliminares, sufrió un infarto en medio de la caminata hacia el santuario. 

El diario La Nación de Táchira reseñó que de manera extraoficial se conoció que el hombre de la tercera edad era oriundo de la población de El Cantón, en el municipio Andrés Eloy Blanco del estado Barinas. Asimismo, viajó a visitar al Santo Cristo en compañía de su hija y una sobrina. 

El peregrino se desplomó en las cercanías de la plaza Bolívar de El Cobre, municipio José María Vargas, aproximadamente a las 3:00 am. Sus familiares lo trasladaron a un ambulatorio de la zona, pero murió minutos después. El medio de comunicación señaló que el hombre presuntamente sufría patologías de base que, con la caminata, complicaron su salud.

Leer más  En imágenes: los destrozos que dejó el huracán Ian en las costas de Florida
Un hombre murió cuando caminaba hacia el Santuario del Santo Cristo de La Grita en Táchira
Foto: Plaza Bolívar de El Cobre

Sobre la ruta de La Grita

Funcionarios de Protección Civil recordaron que para poder participar en cualquier  congregación religiosa es importante que la persona se hidrate constantemente. Asimismo, recalcaron la importancia de realizarse chequeos médicos antes de iniciar la travesía de La Grita, sobre todo si se trata de personas de la tercera edad que padezcan o hayan padecido de alguna enfermedad.

La ruta para venerar al Santo Cristo de La Grita comprende una distancia de entre 80 y 120 kilómetros. La caminata se hace de manera nocturna y los feligreses pueden tardar hasta 16 y 22 horas caminando. Se estima que cada año, entre la última semana de julio y hasta el 6 de agosto, cientos de feligreses viajan a La Grita para cumplir promesa o expresar su fe y devoción a la imagen del Santo Patrono del Táchira.

El origen del Santo Cristo de La Grita

La imagen sagrada del Santo Cristo de La Grita se encuentra en la Basílica del Espíritu Santo, ubicada en la plaza Bolívar. Allí permanece hasta estas fechas, cuando es trasladada al Santuario Nacional del Santo Cristo de La Grita. La estructura se construyó en 2012 para albergar a casi 30.000 peregrinos. nnSe trata de una figura tallada en madera por un fraile español que, tras la destrucción del pueblo de La Grita en 1610 como consecuencia de un terremoto, ofreció al cielo hacer una imagen de Jesús crucificado, para rendirle culto especial y consagrar la nueva ciudad. nnLa historia cuenta que tras esa acción, el hombre percibió una luz proveniente de la imagen y cuando se acercó, el rostro de Jesús estaba iluminado. Desde entonces, se dice que fue esculpido por un ángel.

Una muestra de fe

El equipo de El Diario reseñó en un reportaje publicado en agosto de 2021 varios testimonios de devoción al Santo Cristo.

Leer más  Gasolina subsidiada: este es el nuevo requisito para poder seguir recibiendo el cupo a partir de octubre 

Uno de ellos fue el de Luis Enrique Márquez, quien caminó desde Capacho a La Grita, para darle gracias al patrono del Táchira por haber salido bien de una intervención quirúrgica. 

Márquez relató que le encomendó al Patrono del Táchira su recuperación luego de haber sido diagnosticado de una hernia discal, además de haber sufrido una desviación de su columna y un aplastamiento de vértebras. Todos los años viaja para realizar el recorrido a pesar de las bajas temperaturas con la intención de darles las gracias al santo. 

En otro testimonio, Luis Manuel Pinto confesó que aunque el recorrido es difícil, a lo largo del trayecto se pueden apreciar muchos paisajes y es una experiencia única.

En 2015 fue mi primera experiencia y fue un recorrido muy difícil. Pero desde ese año me enamoré de mi patrono Santo Cristo de La Grita; me enamoré de esa gente bella que le da una voz de aliento en el camino; ese camino en el que uno admira la belleza de los cultivos, disfruta el clima y los paisajes, pero sobre todo aprende lo hermosa que es la vida”, relató para El Diario el joven Luis Manuel Pinto.
Noticias relacionadas