• El estudio, desarrollado por científicos de la Universidad de Yale, demuestra que es posible ralentizar el rápido deterioro que sufre el organismo después de la muerte

Científicos en Estados Unidos han logrado restaurar la circulación sanguínea y otras funciones celulares en cerdos una hora después de que fallecieron. Uno de los puntos más importantes de esta investigación, publicada el miércoles 3 de agosto de 2022 en la revista Nature, es que descarta la pérdida irreversible de los órganos humanos.

El estudio, desarrollado por científicos de la Universidad de Yale, demuestra que es posible ralentizar el rápido deterioro que sufre el organismo después de la muerte. 

Desarrollan una tecnología para “resucitar” órganos muertos y así ganar tiempo para los trasplantes
Muestra celular de diferentes teijdos. Foto: Media Synopsis

Los autores de la investigación explican que esto es posible mediante la administración de un líquido protector de células especialmente diseñado para órganos y tejidos, que podría, por ejemplo, mantener en buen estado durante más tiempo órganos que serán trasplantados.

“Todas las células no mueren inmediatamente, hay una serie de eventos más prolongados. Se trata de un proceso sobre el que se puede intervenir, detener y restaurar algunas funciones celulares”, explica uno de los coautores, David Andrijevic, de la Escuela de Medicina de Yale. 

Leer más  Charcutería tachirense ganó cinco medallas de oro en Alemania

Este trabajo parte de una investigación anterior (2019) con la que restauraron la circulación sanguínea y ciertas funciones celulares en el cerebro de un cerdo muerto a través de esta nueva tecnología, que denominaron BrainEx. 

“Si entonces fuimos capaces de restaurar algunas funciones celulares en un cerebro muerto, un órgano conocido por ser más susceptible a la isquemia, nos planteamos si se podría lograr algo similar con otros órganos vitales trasplantables”, mencionó Andrijevic. 

¿Cómo lo lograron?

Para este último estudio, el equipo liderado de nuevo por el experto Nenad Sestan administró una versión modificada de BrainEx, llamada OrganEx, a todo el organismo de un cerdo y no solo al cerebro. 

Esta tecnología, señalaron, está compuesta por una máquina de perfusión, similar a las que imitan el trabajo del corazón y pulmones durante trasplantes, y por un fluido experimental que contiene compuestos que pueden mantener la salud celular y evitar la inflamación en todo el cuerpo del cerdo.

Así, a los animales previamente anestesiados, se les aplicó el tratamiento con OrganEx una hora después de inducir un paro cardiaco. 

Leer más  Charcutería tachirense ganó cinco medallas de oro en Alemania

Luego de seis horas de la muerte, los expertos constataron que ciertas funciones celulares clave seguían activas en muchas zonas del organismo de los cerdos, como en el corazón, hígado y riñones. 

Igualmente lograron restaurar algunas funciones en el corazón, donde detectaron evidencias de actividad eléctrica, con lo que este órgano mantuvo su capacidad para contraerse. 

“También conseguimos restaurar la circulación por todo el cuerpo, lo cual nos sorprendió”, expresó Sestan. 

El experto precisó que normalmente, cuando el corazón se para, los órganos comienzan a hincharse y el colapso de los vasos sanguíneos bloquea la circulación. No obstante, los órganos de los cerdos fallecidos tratados con OrganEx parecía que “funcionaban”. 

El panorama es alentador para la actividad trasplantadora de órganos humanos y para sus pacientes. De acuerdo con datos del último Registro Mundial de Trasplantes, actualmente solo se cubre el 10 % de las necesidades de trasplantes en el mundo. La Organización Mundial de Salud (OMS) establece que la cifra debería estar por encima de 1.000.000 cada año.

Leer más  Charcutería tachirense ganó cinco medallas de oro en Alemania

Con información de EFE

Noticias relacionadas