• Hedelvy Guada, bióloga especialista en anfibios y reptiles, y Gaizkale Garay Díaz, directora de la fundación ambientalista Avista, coincidieron en que el desarrollo turístico es importante para el país, pero debe tener como objetivo la sustentabilidad

Nicolás Maduro anunció a finales de julio una obra turística en La Tortuga, isla ubicada en el mar Caribe venezolano. El área de 156 kilómetros cuadrados posee una biodiversidad significativa de especies terrestres y marinas que la convierten en un reservorio natural. 

El régimen venezolano planea construir alrededor de 10 hoteles, un aeropuerto internacional y un puerto para explotar el lugar. Todo esto en 10 meses y enmarcado en el decreto de Zonas Económicas Especiales autorizado por Maduro en junio de este año.

Ante esta situación, el equipo de El Diario conversó con Hedelvy Guada, bióloga especialista en anfibios y reptiles; y con Gaizkale Garay Díaz, directora de la fundación ambientalista Avista. Ambos coincidieron en que el desarrollo turístico es importante para el país, pero que los proyectos que se lleven a cabo deben tener como objetivo la sustentabilidad y la protección del medio ambiente. 

Desarrollo turístico sí, pero sostenible 

La bióloga Guada indicó que el proyecto planteado es lo contrario a lo que está vigentemente establecido en las leyes venezolanas en cuanto a sustentabilidad en áreas sensibles como manglares, arrecifes coralinos de la isla La Tortuga, los cayos adyacentes; y las especies en peligro de extinción como las tortugas y otros vertebrados marinos.

Venezuela es un país que forma parte de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, por lo que precisamente las autoridades ambientales deben garantizar de manera prioritaria que cualquier actividad económica sea consistente con la protección de áreas importantes de anidación y alimentación de las tortugas marinas”, recordó la también especialista en reptiles y anfibios.
La Tortuga, el proyecto de intervención turística del régimen venezolano que amenaza con daños irreversibles al ecosistema de la isla

Guada argumentó que debido a la falta de información sobre el proyecto, no se ha podido investigar qué tan significativo podría ser el impacto de esas obras sobre las tortugas marinas en la isla. Añadió que el planteamiento debe contemplar un enfoque de sostenibilidad que no sea “lesivo” al ambiente y que incluya como usuarios potenciales no solo a elementos de alto poder adquisitivo, sino también a todos los ciudadanos del país.

Leer más  Liberaron a profesora que participó en reunión con el alto comisionado de la ONU

“Un área económica especial no puede escapar a una rigurosa gestión y contraloría ambiental ciudadana y gubernamental en un contexto del desarrollo sostenible de esa costa del Caribe sur del cual formamos parte, el cual debe considerar la puesta en práctica de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y diversos convenios ambientales internacionales de los cuales es parte el país”, aseguró la bióloga.

¿Qué indica la Constitución venezolana?

La Carta Magna exige que toda actividad humana en cualquier área debe estar acompañada de un estudio de impacto ambiental.

En el artículo 129 se explica que todas las actividades son susceptibles a generar daño a los ecosistemas, por lo que será necesario desarrollar estudios de impacto ambiental y sociocultural. Se indica también que en los contratos que haga Venezuela, o los permisos que se otorguen, se considerará incluido ese requisito, aun cuando no estuviera expresa la obligación de conservar el equilibrio ecológico.

Además, en el artículo 127 se detalla que el Estado venezolano está en la obligación de garantizar un ambiente seguro, sano y “ecológicamente equilibrado”. Incluyendo aspectos como la protección del ambiente, la diversidad biológica y demás áreas de especial importancia ecológica. Se agrega que es una “obligación fundamental” que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, del aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, así como la protección especial de las especies vivas.

La ambientalista Garay secundó la opinión de Guada y agregó que los problemas principales del proyecto planteado por el régimen de Maduro son la invasión y la intervención que se le haría a toda el área sin los debidos estudios de impacto ambiental, utilizando materiales que degradan y contaminan este espacio.

Otro de los problemas es que nunca prestan atención a los informes que entregan los especialistas ambientales sobre proyectos en áreas naturales y siempre son considerados como exagerados y hasta poco serios. Esto hace que prevalezca la opinión de un grupo fuerte que lo que quiere es el intercambio económico y no la sustentabilidad”, explicó la directora de la fundación ambientalista Avista.
Proyectos turísticos que se lleven a cabo en La Tortuga deben velar por el cuidado del medio ambiente

Todas las especies de la isla están amenazadas

Gaizkale Garay aseguró que las especies contabilizadas en La Tortuga se van a ver afectadas si se continúa con el proyecto turístico. Comentó que se pretende usar motos de agua, grandes focos de luces y hacer canchas de juego en la arena. Esto le dejaría menos espacio a las tortugas para anidar y los tortuguillos que empiecen a nacer estarán desorientados por completo. 

Leer más  Alertan sobre reto viral de TikTok que insta a jóvenes a tomar medicamentos para dormir

“Hay que tomar en cuenta también que habrá exceso de aguas servidas a las que no se les dará el debido tratamiento. Habrá exceso de ruido, construcciones y seguramente traigan especies exóticas, tanto animal como vegetal, que no son autóctonas de la isla”, alertó la directora de Avista.

Las tortugas marinas son la principal especie de la isla

-Tortuga verde (Chelonia mydas)
-Tortuga cabezona o caguama (Caretta caretta)
-Tortuga carey o parape (Eretmochelys imbricata)
-Tortuga cardón (dermochelys coriacea)
-Tortuga guaraguá o maní (Lepidochelys olivacea)

La Tortuga, el proyecto de intervención turística del régimen venezolano que amenaza con daños irreversibles al ecosistema de la isla

De acuerdo con Garay, en la isla La Tortuga habitan las siguientes especies: 

-5 especies de tortugas marinas, 4 de ellas anidan y desovan en las playas. 

-37 familias de plantas con flores.

-19 especies de algas marinas. 

-Más de 70 especies de aves tanto en la isla como en los cayos adyacentes.

-26 especies de esponjas marinas.

-Más de 9 tipos distintos de arrecifes. 

La bióloga Guada y la ambientalista Garay comentaron que actualmente se desconocen detalles sobre el avance del proyecto turístico anunciado por el régimen de Maduro. Ambos aseguraron que si se continúa con el desarrollo turístico en la isla de forma inconsciente, uno de los mayores reservorios naturales que tiene Venezuela, podría generar daños irreversibles.

Una capacidad de carga limitada en la isla 

Joaquín Benítez, ingeniero y director de sustentabilidad ambiental de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), indicó previamente para El Diario que la isla es un espacio destinado a la preservación que también puede ser aprovechado turísticamente. No obstante, aclaró que debe ser respetada la capacidad de carga del área, que es limitada. 

Leer más  Cometa ZTF: ¿cuándo y cómo puede verse desde Venezuela?

“Es un territorio que debe ser manejado con muchísima cautela”, consideró Benítez. 

Agregó que la evaluación ambiental tiene que ser parte de los criterios que deben mantenerse como una prioridad.

Mientras más grande y más compleja sea la intervención turística en La Tortuga, más importantes van a ser los problemas ambientales. Hay una relación directa entre la magnitud de lo que se quiere hacer y lo que puede surgir”, expresó el ingeniero.

El director de sustentabilidad ambiental de la UCAB usó como ejemplo el anuncio de la construcción de un muelle en la isla La Tortuga donde hay que evaluar aspectos técnicos como “el tamaño, volumen, y el tipo de operaciones del mismo para definir su impacto ambiental”.

La Tortuga, el proyecto de intervención turística del régimen venezolano que amenaza con daños irreversibles al ecosistema de la isla

“Mercantilización de los espacios naturales”

El biólogo y coordinador de Clima 21, Alejandro Álvarez Iragorry, cree que existe una suerte de ola de “mercantilización de los espacios naturales” de Venezuela que equivale a daños considerables en el ambiente. 

En entrevista previa para El Diario, Álvarez opinó que un turista que va a pagar por lujo quiere tener agua las 24 horas del día, electricidad y una serie de servicios que deben ser dispuestos en la isla porque ahí no existen, lo que eleva los costos de forma directa y obliga a intervenir aún más los espacios. 

“Todavía no soy capaz de imaginarme toda esa infraestructura portuaria, aeroportuaria y de apoyo. Las plantas eléctricas extraordinariamente grandes para mantener eso, los depósitos de combustible, los depósitos de agua, es decir, no entiendo cómo se podrá hacer todo eso en esa isla. No entiendo la racionalidad económica para tener que generar un daño ambiental tan grande”, argumentó el biólogo.

Noticias relacionadas