• Un grupo de manifestantes del pueblo Emberá salió a exigir el cumplimiento de los acuerdos firmados con el Estado colombiano. Sin embargo, la situación escaló en violencia luego de que agredieron a varios policías y civiles que estaban en la zona

Una manifestación de pueblos indígenas se salió de control el 19 de octubre en el centro de Bogotá, Colombia. Alrededor de 500 personas del pueblo emberá se concentraron al mediodía en la carrera séptima con calle 14, en el centro de la capital, justo frente al edificio Avianca. Desde allí reclamaron al Estado colombiano por no haber cumplido aún el compromiso suscrito con ellos el 5 de mayo de 2022, cuando se prometió reubicarlos tras desalojarlos del parque Nacional.

De acuerdo con el diario colombiano El Espectador, los manifestantes impedían la salida de las personas del edificio Avianca, por lo que la situación poco a poco fue escalando en violencia. Finalmente explotó cuando comenzaron a agredir a los funcionarios de policía que vigilaban la protesta. En redes sociales se difundieron videos en los que se ven a los emberá atacando con palos y piedras a los agentes y a las personas que intervenían para ayudarlos. Incluso también a los gestores de convivencia que intentaban mediar en la situación.

Leer más  En China estrenaron la primera serie animada creada con inteligencia artificial

El Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) se desplegó para disolver la protesta, lo que llevó a más enfrentamientos con bombas lacrimógenas. En total, se calcula que 24 personas resultaron heridas, 11 de ellas policías. 

Repudio oficial

A pesar de que durante su campaña electoral el ahora presidente Gustavo Petro prometió desmantelar el Esmad, en esta oportunidad su gobierno se pronunció a favor de los policías. El mandatario condenó la violencia y recordó que los funcionarios tienen los mismos derechos que los civiles. “Nunca será protesta la agresión a un policía”, escribió. 

Leer más  Floricienta dará un concierto en Venezuela: fecha y lugar de la presentación 

Por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, también se pronunció para rechazar lo ocurrido. Consideró injustificable la actuación de los emberá contra servidores públicos luego de que la ciudad decidió acogerlos. No obstante, también cuestionó al gobierno nacional por no dar respuesta todavía a sus reclamos. “El gobierno nacional ni evita que los desplacen ni les garantiza retorno seguro. ¡Bogotá no puede seguir sola en esto!”, se quejó.

“Que una turba de indígenas golpee salvajemente a un policía tirado en el suelo y a una joven mujer auxiliar bachiller que presta servicio es un acto repudiable e inaceptable. ¡La resistencia no es eso! ¡No a la justicia por mano propia! Toda violencia debe ser rechazada por el Gobierno!”, escribió el presidente del Congreso, Roy Barreras.

Leer más  Secuestro del exmilitar Ronald Ojeda mantiene en alerta a la comunidad de venezolanos en Chile

Sin tierra

Disturbios en Bogotá: 24 heridos durante una protesta indígena
Foto: Cortesía

En la protesta indígena se podían leer consignas como “Señor presidente y alcaldesa. Cumplir el acuerdo y exigencia del pueblo indígena. Queremos la paz y la tranquilidad”. El reclamo de los Emberá. Actualmente hay alrededor de 900 miembros de esta comunidad en en refugios del barrio La Rioja de Bogotá. Allí han denunciado condiciones de insalubridad, hacinamiento y falta de acceso a servicios públicos. 

Los emberá, conocidos también como chocó, son un pueblo autóctono del occidente colombiano. Debido al conflicto armado con la guerrilla, varias comunidades han sido desplazadas huyendo de la violencia, el narcotráfico y los reclutamientos forzosos. Ante la inacción del Estado, incluso después de la firma de la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), en octubre de 2021 cerca de 1.500 indígenas decidieron instalarse en el parque Nacional, en el centro de Bogotá.

Leer más  Saime permite actualizar el correo electrónico en sus oficinas: ¿cuáles son las sedes habilitadas?

Luego de un largo proceso de negociación, en mayo de 2022 el gobierno saliente de Iván Duque acordó el desalojo de los campamentos en el parque y su traslado a La Rioja. Esto con la promesa de una pronta reubicación. Sin embargo, con el cambio de gobierno, el plan parece haberse retrasado, lo cual provocó la molestia de los indígenas, quienes solo piden al Estado garantizarles un lugar digno para vivir.

“Somos víctimas vulnerables, no tenemos subsidios, no tenemos nada”, declaró a la agencia EFE Rosmira Campo, una de las líderes emberá en la protesta.

Noticias relacionadas