• El presidente Gustavo Petro autorizó en una resolución el traslado de Álvaro Córdoba, quien es solicitado por narcotráfico. Se espera que las autoridades estadounidenses envíen un avión en las próximas horas

El gobierno de Colombia confirmó el 23 de noviembre la extradición a Estados Unidos de Álvaro Córdoba, hermano de la senadora Piedad Córdoba. La medida se formalizó en la resolución 272, firmada por el presidente Gustavo Petro y con fecha del 18 de noviembre. Se espera que en las próximas horas llegue un avión de la Administración de Control de Drogas estadounidense (DEA) para su traslado hacia ese país.

El hermano de la senadora oficialista está solicitado por la Corte del Distrito Sur de Nueva York por los delitos de narcotráfico, porte ilícito de armas y asociación para delinquir. Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia colombiana solo avaló el primer cargo. 

La petición ya había sido autorizada por Petro el 7 de septiembre en la  Resolución Ejecutiva Nº 196, pero fue apelada por los abogados de Córdoba. Ahora, las autoridades colombianas descartaron estos recursos y declararon procedente la extradición.

¿Quién es Álvaro Córdoba?

Colombia extraditará al hermano de Piedad Córdoba a Estados Unidos
Álvaro Córdoba (en el centro, de camisa amarilla) tras su arrestro, en febrero de 2022. Foto: Cortesía

De acuerdo con el diario colombiano El Tiempo, Álvaro Fredy Córdoba Ruiz nació en Medellín y es nutricionista egresado de la Universidad de Antioquía, aunque también cuenta con estudios en Economía. A diferencia de su hermana, Álvaro no tuvo una carrera política destacada. En 2011 fue candidato a concejal en Medellín por el Partido Liberal, aunque sin éxito, pues apenas obtuvo 2.163 votos. Desde entonces, si bien era conocido en algunos sectores populares por su trabajo social y deportivo, mantuvo un perfil bajo.

Leer más  La amarga experiencia de dormir en una villa de 200 euros para asistir al Mundial de Catar 2022 

El 4 de febrero de 2022 Córdoba fue detenido mientras caminaba por la calle en el sector El Poblado de Medellín. Fue parte de la “Operación Coral”, un dispositivo conjunto entre las Unidades de Investigaciones Sensibles (SIU) de la Dirección de Investigación Criminal y el departamento de Interpol de la Policía Nacional de Colombia. Junto a él fue capturada una mujer de nombre Libia Amada Palacio Mera, que también era solicitada por Estados Unidos.

Actualmente se encuentra recluido en la cárcel de La Picota, en Bogotá. Días antes de la toma de posesión de Gustavo Petro como presidente, en agosto, se difundió un video tomado por Córdoba mientras hacía ejercicio en el gimnasio del complejo penitenciario. Allí, además de insistir en su inocencia, se mostraba confiado de que el nuevo gobierno no aprobaría su extradición, aunque sí terminó ocurriendo.

Conexión importante

El tribunal de Nueva York ha señalado que posee evidencia sólida para imputar a Álvaro Córdoba. El fiscal auxiliar Benjamin W. Schrier, quien coordina la investigación, reportó en la solicitud de extradición que el hermano de la senadora asistió a reuniones de las disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Específicamente con la facción que estaba liderada por Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte. Aparentemente, habría servido como eje para coordinar el envío de cocaína y armas a Estados Unidos.

Leer más  La Plataforma Unitaria y el régimen de Maduro vuelven a las negociaciones en México

Todo la información fue recogida por el agente de la DEA Mathew S. Passmore, a través de un agente encubierto. El funcionario, haciéndose pasar por un narcotraficante, registró las reuniones de Córdoba con comandantes de las FARC y carteles mexicanos. El acusado fungía como intermediario, siendo el contacto para hacer los negocios con las FARC en Bogotá y Medellín. El reporte detalla que Córdoba se caracterizaba por su discreción, evitando ostentar lujos y hablar de sus operaciones por teléfono. Casi siempre acordaba las reuniones presencialmente.

Una vez hecha la mediación, la guerrilla disponía de rutas y vehículos para transportar la mercancía hacia el océano Pacífico, en Tumaco (Nariño), Cauca y Buenaventura (Valle del Cauca). De acuerdo con la revista Semana, uno de los medios para sacar la droga era a través de una avioneta con matrícula estadounidense; o por vía marítima, haciendo escala en México.

Problemas familiares

Retienen a Piedad Córdoba en un aeropuerto de Honduras por transportar más de 60.000 dólares en efectivo
Foto: Alexandra Ruiz/ Semana

Álvaro no es el único familiar de Piedad Córdoba que está bajo la lupa de las autoridades colombianas. A finales de octubre, la Corte Suprema le pidió a la Fiscalía investigar los ingresos sin justificar de 13 familiares de la senadora. La revista Semana indicó que el monto asciende a 6.000 millones de pesos (1,3 millones de dólares), los cuales fueron citados a declarar. 

El foco de la medidas estaba en el hijo de la dirigente, Camilo Castro, quien debió justificar 1.407.140.806 pesos ($303.470). Esto debido a las investigaciones que pesan sobre Castro como Córdoba por sus presuntos vínculos con Nicolás Maduro y el empresario Alex Saab, actualmente detenido en Estados Unidos y señalado como uno de los mayores testaferros del régimen venezolano. Del propio Álvaro Córdoba también se contabilizaban alrededor de 465 millones de pesos ($100.284) sin declarar.

Leer más  El arbitraje venezolano se impondrá en el partido entre Estados Unidos e Inglaterra de Catar 2022

La actual senadora por el Pacto Histórico también posee sus propios casos abiertos. Desde 2010 la Procuraduría General de la Nación investiga sus nexos con la FARC. Aparentemente era reconocida por el grupo bajo los apodos de la Negra, Teodora y Gaitán, de acuerdo a la información encontrada en la computadora de alias Raúl Reyes y Mono Jojoy, comandantes guerrilleros muertos en 2008 y 2010 respectivamente. Por esto, la Procuraduría la había inhabilitado para ejercer cargos públicos por 18 años, aunque en 2016 la medida se revirtió por falta de pruebas.

No obstante, desde 2021 el caso se reanudó con el testimonio de Andrés Vásquez Moreno, antiguo asesor de campaña de Córdoba. Entre los señalamientos que ha hecho, afirmó que la entonces congresista usó su papel como mediadora ante las FARC para obtener beneficios políticos y económicos, retrasando la liberación de personas secuestradas por la guerrilla. Intervino en los procesos de negociación con fines electorales y de propaganda, apoyada por el entonces gobierno de Hugo Chávez desde Venezuela.

Noticias relacionadas