• En Caracas y Maracaibo se encuentran lugares que ofrecen al comensal la oportunidad de acariciar y jugar con gatos mientras disfrutan de una taza de café. La moda de estos espacios, conocidos como Cats cafés, se expande alrededor del mundo. En Venezuela, además de la parte recreacional, estos locales promueven iniciativas enlazadas a la protección animal

Basta con una simple búsqueda de la etiqueta #Catscafe en Instagram para constatar que se trata de una tendencia mundial, la cual abarca cafeterías en países como Estados Unidos, Canadá, Tailandia, Escocia, Australia, Arabia Saudita, España, Argentina y también Venezuela. El formato es prácticamente el mismo: un local de comida convencional –con menú, sillas, y mesas– una máquina de café, y al menos media docena de gatos que se trepan en mesas y sillas para jugar con los visitantes. 

Los también llamados cafés de gatos siguen proliferando, aupado por quienes son amantes de las mascotas y por proteccionistas que luchan por darles mejores espacios. En Venezuela ya existen dos de estas peculiares cafeterías: Kfe en Taza en Caracas desde 2020 y Catpuccino en Maracaibo, que abrió sus puertas en 2022. En ambos casos los gatos rescatados de la calle son parte del atractivo para quienes gustan pasar tiempo con mascotas fuera de casa. 

Abrir un café con gatos, una manera de alejar las ratas 

Cafeterías de gatos en Venezuela, una tendencia en ascenso

Carol Mateus decidió abrir su cafetería en la avenida Urdaneta, en pleno centro de Caracas. En entrevista para El Diario confiesa que su idea principal no era un café con gatos. Aunque es rescatista de animales, Mateus se imaginaba un café convencional, pero durante la pandemia las ratas acechaban el local, convirtiéndose en un problema de salubridad. 

Teniendo el problema de las ratas decidí traerme a Fortunella, que era una gata de mi casa. Las ratas empiezan a desaparecer, y es cuando pensé que la opción más noble era que el local albergara gatos. Esa misma semana rescato a Lucas de un estacionamiento -comenta señalando a un enorme gato blanco con manchas negras- y ya desde entonces la gente empezó a llegar para tomar café y jugar con los gatos”, así describe Carol Mateus el inicio fortuito de lo que se puede considerar el primer cat café de la capital venezolana. 

Ahora los gatos son el atractivo de Kfe en Taza. Los transeúntes se paran en la vidriera a verlos y de ahí nace la curiosidad de entrar. Un estilo de café de primer mundo que pocos pensarían toparse en el transitado municipio Libertador de Caracas. Ya en la mesa, los clientes se conectan con una manada de gatos cariñosos, hecho que Mateus atribuye a la crianza con amor que se les brinda en el lugar. El local cumple también con otro punto que atrae a los comensales: los gatos son muy instagrameables, por lo que todo el que entra llega con el celular listo para fotografiar, tal como ocurre en los otros cafés de este estilo que se exhiben en las redes sociales. 

Leer más  Detuvieron en Caracas a sujeto por revender entradas para los juegos de la Serie del Caribe

En Maracaibo abrió Catpuccino

Cafeterías de gatos en Venezuela, una tendencia en ascenso

La idea del primer café con gatos marabino nació tras la adopción de dos gatitos que se encontraban en situación de calle. La creadora del concepto adoptó a dos cachorros, Gasper y Millow, a raíz de ese momento empezó a desarrollar el proyecto de un café con gatos. En el proceso fueron recopilando ideas de los cafés que ya existen, principalmente en Europa y Asia. “Aunque ya había muchísimos alrededor del mundo, en el Zulia no teníamos nada parecido. El desarrollo del concepto duró aproximadamente cinco meses, en los cuales se fueron sumando nuevos michis (término utilizado por los amantes de los gatos) a la manada. Actualmente el local es la casa de 13 gatos, todos adoptados o rescatados de la calle”, comenta Ariana Martínez, gerente del establecimiento Catpuccino.

El café de gatos en Maracaibo ha tenido muy buena acogida entre los clientes, según expresan sus directores, para muestra están los 11 mil seguidores que ostentan en Instagram, ganados en pocos meses. En el caso de este café la propuesta gastronómica también juega un protagónico, con un menú que –además de café– incluye opciones de desayunos, hamburguesas y postres. 

Leer más  ¿Qué servicios de Twitter podrían dejar de funcionar con sus nuevas políticas?

Promover la adopción y la esterilización son causas con las que se comprometen estos establecimientos 

Ambos cafés afirman estar comprometidos con promover la adopción de gatos. Utilizan sus  redes sociales para publicar cachorros a los que se les busca un hogar. En los vasos de Kfe en Taza puede leerse la frase “Adopta, no compres”, la cual busca erradicar el negocio de la cría de mascotas con propósitos comerciales; además, por la compra de cada café servido en los vasos de esa campaña el cliente dona $1 para recaudar fondos destinados a jornadas de esterilización de gatos callejeros.

No son un zoológico de gatos 

En los dos cafés de gatos venezolanos, entrevistados por El Diario, son enfáticos en promover el cariño y la interacción del comensal con los gatos, pero hay ciertos límites. El café de Maracaibo prohíbe la entrada con zapatos, por lo que cada visitante debe cambiar el calzado por unas pantuflas esterilizadas que proporciona el local, de esta manera evitan que los gatos reciban bacterias y parásitos de la calle. 

Leer más  Sudeaseg alertó sobre empresas que no están autorizadas para ofrecer seguros: ¿cuáles son?
Cafeterías de gatos en Venezuela, una tendencia en ascenso

En el café de Caracas los gatos tienen una puerta que les permite escapar y aislarse si quieren descansar alejados de los clientes. La propietaria afirma que es importante que ellos descansen y salgan a socializar cuando les plazca. Tampoco se permite alimentarlos, ya que tienen una dieta vigilada por sus veterinarios, que los mantiene sanos. 

Tendencia en ascenso 

Los cafés con gatos parecieran ser una ola creciente. En Estados Unidos, Dubái y Corea del Sur, es una idea que se ha expandido rápidamente, convirtiéndose en un concepto bastante popular. En Venezuela apenas muestra sus primeros pasos. A través de las etiquetas #Catscafe y #Cafedegatos los amantes de los gatos pueden monitorear los distintos espacios de este estilo que surgen en cada rincón del planeta y estar atentos a cuál será la próxima ciudad venezolana en ofrecer un café con esta tendencia. 

Noticias relacionadas