• El sujeto tenía dos notificaciones rojas activas por parte de Interpol por el delito de homicidio en Venezuela y Perú

Hernán David Landaeta Garlotti, de 25 años de edad, alias Satanás y presunto sicario de la banda el Tren de Aragua, será extraditado desde Chile hasta Venezuela para enfrentar los procesos abiertos en el país.

El delincuente conocido también por el apodo de matapolicías, está bajo resguardo de la justicia chilena por estar implicado en asesinatos, extorsión y robos.

Además, el sujeto tenía dos notificaciones rojas de parte de Interpol por el delito de homicidio en Venezuela y Perú.

Landaeta permanece en prisión preventiva al interior de la cárcel de Alto Hospicio, en la región de Tarapacá, tras ser detenido por la Policía de Investigaciones (PDI) en marzo de 2022, por estar presuntamente implicado en un caso de secuestro.

Alias “Satanás”, el miembro del Tren de Aragua que será extraditado desde Chile a Venezuela
Dinero y droga incautado al ser detenido en Chile Hernán David Landaeta Garlotti / Cortesía PDI

Según el reporte del diario La Tercera, la ministra de la Corte Suprema de Chile, María Cristina Gajardo, accedió a la solicitud de Venezuela de extraditar al sujeto, quien es acusado por el delito de homicidio calificado cometido en el estado de Aragua.

Leer más  ¿El Banco de Venezuela está enviando un correo electrónico para informar sobre el bloqueo temporal de la cuenta?

Gajardo rechazó la petición del Ministerio Público chileno, que solicitaba retrasar la entrega hasta que finalice el proceso criminal abierto en Chile.

Tanto el requerido como su defensa expresaron de forma clara, espontánea y coincidente su conformidad con el procedimiento de extradición pasiva simplificado (…) allanándose voluntariamente al requerimiento de la autoridad judicial venezolana, a fin de enfrentar los cargos que se le imputan en dicho país”, señaló el fallo judicial.

Hasta ahora se desconoce cuándo será acatada la orden de extradición, pero se espera que se haga efectiva en los próximos días.

Actuación delictiva en Perú y Chile

La PDI señaló que Landaeta es responsable del asesinato del venezolano Yohair Gutiérrez, quien recibió múltiples disparos. El hecho ocurrió en el sector de La Pampa de Alto Hospicio, en Chile, el 22 de marzo de 2022.

En Perú se dio a conocer en los medios de comunicación en 2019 cuando fue detenido por agentes de la División de Investigación de Homicidios. Era buscado por el asesinato de un venezolano de 23 años edad identificado como Simón Andrés Gonzáles Araujo. El hecho ocurrió el 30 de enero de 2019.

Asimismo, fue responsable del asalto a una bodega en la localidad de San Martín de Porres el 27 de julio de 2018, donde resultó herido un policía. También se demostró su participación en el robo de un banco del centro comercial Mega Plaza el 3 de agosto de ese año.

Leer más  Cavecol registró una reducción del comercio informal en la frontera 

El prontuario de Satanás

Desde los 18 años de edad Landaeta está dedicado a actividades ilícitas. Estuvo privado de libertad en las cárceles de Alayón y Tocorón. En 2016, cuando aún estaba en Tocorón, activó dos granadas, mató a siete reclusos y huyó del recinto penitenciario.

De acuerdo con la Policía Nacional de Perú, ingresó a ese país en 2021 con una identificación falsa. En Lima formó la banda Los Caraqueños, dedicada a delitos como el sicariato, siendo catalogado por la policía como “audaz, irreverente, desafiante y oportunista”, reseñó el diario OJO.

Los efectivos de la Dirección de Investigación Criminal de Perú lograron detenerlo, pero logró huir. Luego, el integrante del Tren de Aragua ingresó por un paso irregular a Chile. 

En marzo de 2022 fue detenido por la PDI chilena junto a otras seis personas, todas vinculadas al Tren de Aragua.

De acuerdo a Noticias RCN, también en 2022, la policía de Colombia disolvió la banda “Los Satanás”, una célula criminal del Tren de Aragua y que presuntamente recibía órdenes directas de Landaeta. 

Leer más  La OMS declaró que el covid-19 sigue siendo una emergencia sanitaria internacional

Sus víctimas eran llevadas a casas clandestinas ubicadas en distintas zonas de Bogotá para torturarlos.

Noticias relacionadas