• Entre los muchos síntomas inesperados que surgen durante la perimenopausia, tu ciclo menstrual puede descontrolarse por completo. Ilustración: Linda Merad

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Here Come the Flash Periods, original de The New York Times.

En 2016, Alisha Coleman, una mujer de 52 años de edad que trabaja en un centro de llamadas de emergencia en Georgia, fue despedida porque comenzó a experimentar un síntoma característico de la perimenopausia: menstruaciones impredecibles y abundantes, también conocidas como periodos intensos. En una ocasión, su periodo fue tan intenso que manchó su ropa y una silla de la oficina; en otra, manchó la alfombra. Estos incidentes, según su empleador, equivalieron a no “mantener altos estándares de higiene personal” durante el servicio, y fueron motivo de despido.

Si bien el caso de Coleman puede ser extremo, señala una gran falta de información sobre la perimenopausia, la fase de transición hacia la menopausia, y el desafío diario de lidiar con un ciclo menstrual tan desequilibrado que interfiere en la calidad de vida y productividad de una mujer, comentó la doctora Siobhan Harlow, profesora de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan. (Coleman demandó a la empresa por discriminación de género y finalmente llegaron a un acuerdo. Decenas de otras demandas incluyen acusaciones de discriminación sexual relacionadas con la menstruación o la menopausia).

Leer más  Reportaron aumento de accidentes de tránsito y personas arrolladas en Venezuela

Un estudio que analizó los ciclos menstruales de 1.320 mujeres en transición hacia la menopausia encontró que el 78 % experimentó periodos que duraron más de 10 días (el periodo promedio puede durar hasta siete días). Más de un tercio de las mujeres en el estudio, del cual Harlow fue coautora, experimentaron periodos tan intensos que tuvieron que cambiar sus productos sanitarios cada una o dos horas durante más de tres días, en comparación con un flujo más normal, que requiere cambiar los productos de cada cuatro a ocho horas.

“En esta etapa de la vida, ya no es cierto que las mujeres sepan cuándo van a sangrar o cuánto van a sangrar”, explicó Harlow. Sin embargo, agregó que este síntoma rara vez se estudia o se discute entre las propias mujeres.

¿Por qué la menstruación se vuelve caótica?

Todo se reduce a “los ovarios que fallan”, aseguró el doctor Malcolm Munro, profesor de obstetricia y ginecología en la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). En un ciclo regular, los ovarios producen estrógeno para nutrir un óvulo y engrosar el revestimiento uterino para su llegada, explicó Munro. Una vez que se libera el óvulo, el ovario también emite progesterona, que detiene el crecimiento del revestimiento y cambia su estructura para convertirlo en un lugar suave para que se implante un óvulo fecundado. Si no hay un óvulo fecundado, el ovario deja de producir progesterona, lo que desencadena el sangrado menstrual. La progesterona también es responsable de detener el sangrado menstrual después de unos días.

Leer más  Miss Venezuela 2023: ¿cuáles son las candidatas favoritas?

Imagina el revestimiento uterino “como el césped de tu jardín”, expuso Munro. El estrógeno actúa como agua que ayuda al césped a crecer, y la progesterona es como “cortar el césped cada cuatro semanas” para mantenerlo ordenado, en lugar de permitir que crezca sin control.

A medida que una mujer entra en la transición de la menopausia, los ovarios producen menos estrógeno y tienen menos óvulos para liberar, lo que significa que puede haber ciclos en los que no se produce ovulación, alterando el delicado equilibrio hormonal, expuso Munro. “No es una circunstancia de encendido y apagado”, dijo, “es un espectro”. En algunas mujeres, esto puede llevar a largos periodos de tiempo entre cada menstruación porque no hay progesterona.

La ausencia de progesterona también puede provocar una acumulación del revestimiento, que puede “desprenderse aleatoriamente” y desencadenar periodos inusualmente intensos, señaló. Y, en el caso de otras mujeres, puede haber tan poco estrógeno que el revestimiento uterino no ha crecido mucho, lo que solo causa un poco de manchado leve. La doctora Harlow encontró en su estudio que fumar y tener un índice de masa corporal (IMC) más alto se asociaban con sangrado más intenso durante la perimenopausia, aunque no está claro por qué. Las mujeres afrodescendientes tenían más probabilidades que las mujeres blancas, chinas o japonesas de tener un sangrado más intenso.

Leer más  4 de cada 10 personas con VIH en Venezuela desconoce que tiene el virus

Existen algunos riesgos asociados con los desequilibrios hormonales en mujeres en perimenopausia, siendo el principal de ellos el cáncer de endometrio, advirtió la doctora Ekta Kapoor, directora asistente del Centro para la Salud de la Mujer de la Clínica Mayo. Durante la fase de perimenopausia e incluso después de que una mujer haya tenido su último periodo, la ausencia de progesterona significa que el revestimiento uterino puede seguir creciendo y volverse anormalmente grueso, una condición llamada hiperplasia endometrial, que puede volverse cancerosa, explicó. Uno de los signos característicos de la hiperplasia endometrial, según Kapoor, son las menstruaciones intensas.

En casos en los que las mujeres tienen menstruaciones intensamente abundantes, según el doctor Munro, también pueden experimentar deficiencia de hierro y anemia, lo que a su vez puede estar relacionado con otros síntomas comunes de la menopausia, como fatiga y confusión mental.

¿Qué se puede hacer para controlar la menstruación intensa?

Lo primero es determinar si las menstruaciones irregulares son causadas por cambios hormonales relacionados con la menopausia o si puede haber otro culpable, como fibromas o hiperplasia endometrial. Si ha habido varios ciclos irregulares y abundantes, es una señal para buscar ayuda, aunque no existen pautas oficiales sobre cuándo acudir al médico. “Eso debe ser evaluado con imágenes o, en algunos casos, una biopsia endometrial”, explicó Kapoor.

Leer más  ¿Cuánto ganan los profesores universitarios en Venezuela y otros países de Latinoamérica?

Si el problema es puramente hormonal, las mujeres pueden considerar opciones anticonceptivas orales o un dispositivo intrauterino hormonal, según Kapoor. Ambas opciones pueden ayudar a equilibrar los desequilibrios hormonales. Otra opción es tomar pastillas de progestina. También puede ser “razonable y práctico” llevar productos para el periodo siempre a mano, dijo. Harlow señaló que muchas mujeres llevan toallas o ropa de cambio consigo.

Si las opciones hormonales no parecen funcionar, las mujeres pueden considerar hablar con sus médicos sobre una ablación endometrial, que consiste en destruir quirúrgicamente el revestimiento endometrial para detener el sangrado intenso, o una histerectomía. Sin embargo, estas opciones son “un poco drásticas” y deben considerarse como último recurso, según la doctora Kapoor, dado que la transición de la menopausia, que puede durar entre cuatro y ocho años, es una fase temporal de la vida y “generalmente existe un final a la vista”.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas