• El físico y profesor investigador de la Facultad de Ciencias aspira a convertirse en rector de la UCV tras la segunda vuelta de las elecciones de autoridades, el 30 de junio. En entrevista exclusiva para El Diario, comentó que desea recuperar la Zona Rental de Caracas e incorporar las nuevas tecnologías al desarrollo académico e institucional de la universidad

Los alrededores de la Biblioteca Central de la Universidad Central de Venezuela (UCV) lucen llenos de vida alrededor del mediodía. Bajo el vitral de Fernand Léger se realiza una charla, mientras afuera, un grupo de estudiantes, sentados en el piso, ve una película clásica proyectada en la pared. En medio de todo, Humberto Rojas se mueve a paso rápido, saludando a los trabajadores. Su chaqueta marrón, que lleva puesta en todas sus actividades, es el sello distintivo para reconocerlo a la distancia.

La agenda del físico e investigador es bastante apretada. Viene de reunirse con otros profesores de la Facultad de Medicina y debió saltarse el almuerzo para atender todas las entrevistas pendientes de la tarde. El tiempo apremia en cada reunión y acto de campaña mientras la cuenta regresiva apunta a la segunda vuelta de las elecciones de autoridades universitarias. Allí, Rojas aspira a convertirse en el próximo rector de la UCV.

Durante la primera vuelta, que se celebró el 10 de junio de 2023, Rojas fue el candidato más votado, con 32,52 % del total escrutado. Ahora deberá medirse con el antropólogo y exdecano Víctor Rago en los comicios definitivos, que se realizarán el 30 de junio. Indistintamente del resultado, ambos tendrán una tarea titánica por delante: levantar a una universidad en crisis y que por más de una década había sido imposibilitada de renovar a sus autoridades. Al punto de deteriorarse no solo su vida académica, sino incluso su estructura, declarada en el año 2000 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Creemos que la gente es la que constituye el mayor patrimonio de la UCV y necesitamos buscar maneras de mitigar problemas como el salario y la seguridad social. Cualquier propuesta académica dentro de la universidad es inviable si no atendemos las necesidades de profesores, empleados, obreros, y de los estudiantes que también requieren de becas y financiamiento”, declara en entrevista para El Diario.

Inspiración vocacional

incendio en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Rojas nació en Caracas, en 1966. Su padre era empleado administrativo en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, por lo que desde niño creció entre los pasillos y aulas de la UCV. Aunque entre los 8 y 13 años de edad vivió en Londres, Inglaterra, donde su madre realizaba un posgrado. Allí quedó enamorado de la materia de Ciencias Integrales, que agrupaba Biología, Física, Ciencias de la Tierra y Química. Eso, y un tío quien también era físico, lo motivaron a seguir una inclinación científica.

Así, cuando presentó su solicitud para ingresar a la UCV, aunque marcó también Medicina y Agronomía entre sus opciones, la primera fue Física. Entró a la Facultad de Ciencias en 1983, y tras graduarse realizó un doctorado en Física atómica y molecular en la Universidad de Manchester (Inglaterra). En sus 32 años como docente e investigador ha sido coordinador del Centro de Microscopía Electrónica Mitsuo Ogura de la UCV, miembro del Consejo de la Facultad de Ciencias y vocero de la Asociación de Profesores de la UCV.

Cuenta que, cuando era joven, formó un grupo juvenil de rescate con sus compañeros del liceo Juan Bautista Toro, al que asistían los hijos de los empleados de la UCV. Allí recibió clases de primeros auxilios por parte de voluntarios del Cuerpo de Bomberos Universitarios, quienes más adelante jugaron un papel clave apagando el fuego durante la Tragedia de Tacoa, en 1982. Ese incidente marcó a Rojas, quien al ingresar a la universidad se alistó a los bomberos de la UCV inspirado por aquellos héroes.

Esto sentó también las bases de una serie de actividades extracurriculares que mantiene hasta la actualidad. Por ejemplo, fue miembro fundador de la Parranda de Ciencias, grupo musical que ya se ha vuelto tradicional durante las navidades en la facultad. También integra el equipo de básquetbol de los profesores de la UCV.

Leer más  Nuno Gomes: “Hoy me siento un director capaz de emprender en el séptimo arte”

15 años de deterioro

Restauración del reloj de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en el 2022 El Diario by José Daniel Ramos
Foto tomada durante la restauración del reloj de la Plaza del Rectorado. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

En 2011, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia que ordenaba suspender las elecciones de autoridades en las universidades autónomas hasta nuevo aviso. Eso hizo que la gestión de la rectora Cecilia García Arocha, iniciada en 2008, se extendiera por 15 años en los que tuvo que afrontar los presupuestos cada vez más reducidos enviados por el Estado, a la par que el país se sumergía en una profunda crisis económica.

La relación entre el chavismo y la UCV siempre fue accidentada, llena de episodios de confrontación e incluso violencia en la medida que la universidad se convertía en un símbolo de resistencia contra una revolución que promovía el pensamiento único. Pero tras 15 años, el desgaste evidente se hizo presente en los laboratorios derruidos o el éxodo de profesores y estudiantes. En junio de 2020, un segmento del pasillo techado en Tierra de Nadie colapsó, como una señal de que ya la universidad había alcanzado su punto crítico.

Esta situación llevó al régimen de Nicolás Maduro a crear una Comisión Presidencial para intervenir en el mantenimiento y reparación de los espacios deteriorados de la Ciudad Universitaria. La iniciativa fue acogida por las autoridades universitarias, marcando un momento de colaboración entre ambos lados que no se había visto en años. 

Rojas cree necesario abrir canales de comunicación con el régimen de Nicolás Maduro para atender los temas clave de la universidad. Siempre bajo los términos dictados por la universidad, como por ejemplo, acuerdos con los cuerpos de seguridad del Estado que no violen la autonomía universitaria, como se ha visto con recientes incursiones policiales dentro del campus.

“Tenemos que atender los problemas de seguridad en todas nuestras instalaciones. También lo referente a una serie de reglamentos que traban el funcionamiento general de la universidad y que requieren ser reformulados. Por ejemplo, el reglamento de ingresos propios, que permita de alguna manera poder acceder a otros recursos y mitigar los efectos de la gran crisis y de la falta de presupuesto universitario que estamos sufriendo”, señala. 

Víctor Rago y Humberto Rojas pasan a segunda vuelta en las elecciones de la UCV
Foto: Cortesía Ezequiel Carías/El Nacional

***

—Con el trabajo que está haciendo actualmente la Comisión Presidencial, ¿dónde pondría los límites para proteger la autonomía universitaria?

—En el caso de la Comisión Presidencial, se ha abandonado la supervisión y ese tercer elemento que es requerido en esta relación de la preservación de la Ciudad Universitaria como patrimonio mundial, e implica a nuestro Consejo de Preservación y Desarrollo (Copred), que es el encargado de velar por todas las intervenciones que se hagan en la Ciudad Universitaria. En este momento el Copred ha sido desplazado de esa función, que debe ser retomada. Vamos a reclamar ese espacio, que tiene que ver con la supervisión, la adecuación de los programas y de los planes que se vayan a ejecutar en términos de mantenimiento y preservación del campus universitario.

Universidad autosuficiente

Primer juego Leones y Águilas Estadio Universitario UCV LVBP temporada 2022-2023 El Diario Jose Daniel Ramos
Estado Universitario de Caracas. Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

—¿Qué acciones concretas tomaría para generar ingresos propios y hacer a la UCV más autosuficiente?

Leer más  Nuno Gomes: “Hoy me siento un director capaz de emprender en el séptimo arte”

—Uno de los aspectos tiene que ver con los reglamentos que rigen esto; otro de los elementos importantes estructurales tiene que ver con la condición de muchos profesores que están en dedicación exclusiva y entienden que no se les permite realizar labores fuera de la universidad. Necesitamos revisar esta condición. Por ejemplo, en el caso de la Facultad de Ciencias, tenemos un reglamento que permite que nuestros profesores vayan y apliquen su conocimientos, sus desarrollos, en el sector productivo nacional. Eso tenemos que también extenderlo al resto de la universidad. 

Tenemos que revisar nuestra Fundación UCV, hacerla más transparente, revisar las compañías que ahí están, que ahí operan.Revisar todo lo referente al alquiler de espacios deportivos, culturales, el Aula Magna. Abocarnos a ofrecer posgrados a nivel latinoamericano y caribeño. También articularnos con sectores productivos, buscar alianzas, acudir a los llamados a proyectos que se hacen en los entes multilaterales y eso requiere también crear una sinergia entre los distintos entes que desarrollan sus actividades dentro de la universidad.

Una de las propuestas más llamativas de Rojas es la de exigir al régimen de Nicolás Maduro la devolución de la Zona Rental de Caracas. Este espacio, de más de 108.500 metros cuadrados, era propiedad de la Fundación Fondo Andrés Bello de la UCV, pero en 2007 el gobierno de Hugo Chávez expropió el centro comercial que se construía en ese terreno para abrir un supermercado estatal, quedando el resto en un limbo judicial. 

Actualmente ese espacio, aunque más abierto al comercio privado, sigue en manos del Estado. Por eso Rojas piensa que los recursos que genera podrían ser aprovechados por la universidad, además de retomar los proyectos hoteleros y urbanísticos que originalmente se planeaban hacer allí.

Otra Zona Rental de la UCV menos conocida es la ubicada en Maracay, estado Aragua. Aunque no fue expropiado por el régimen, sus espacios apenas son aprovechados actualmente por una academia de béisbol y una oficina del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA). Desde 2010 se ha intentado impulsar allí el Plan Maestro de Desarrollo y Diseño Urbano, que contempla 214.500 metros cuadrados de viviendas multifamiliares, comercios y complejos deportivos y culturales. Sin embargo, el proyecto está paralizado desde hace años.

La Caracas que nunca fue: los grandes proyectos para cambiar la ciudad que jamás se construyeron
Al fondo, el centro comercial expropiado en la Zonta Rental. Foto: Cortesía Twitter @Javiermartine

***

¿Cómo sería su acercamiento con el régimen de Maduro para exigir tanto un presupuesto justo, como la devolución de la Zona Rental?

—Tenemos que acercarnos al gobierno, pero por supuesto también crear lazos comunicantes con profesores que forman parte también del Ejecutivo. Tenemos que tratar de ir a los espacios, acudir al Consejo Nacional de Universidades (CNU), ir a la discusión de la convención colectiva única que está pendiente. Pero también hay que participar como autoridades, y no delegar solo en los sindicatos esta labor. Las autoridades universitarias tienen un papel que jugar de gestión, de reclamo, de articulación. Necesitamos ir a la Asamblea Nacional, a la comisión de Ciencia, Tecnología y Educación. Hay que acudir a los espacios que se han abandonado para discutir los problemas presupuestarios y los problemas salariales que sufre nuestra población.

Renovación universitaria

Candidatos a rector UCV, Humberto Rojas físico molecular, Elecciones rectorales UCV, Perfil Humberto Rojas, Trayectoria Humberto Rojas, Propuestas candidatos UCV, Universidad Central de Venezuela, Elecciones universitarias UCV, Debate rectoral UCV, Votaciones rector UCV, Programa de gobierno UCV, Experiencia académica Humberto Rojas, Investigaciones Humberto Rojas, Plataforma electoral UCV, Docentes postulados UCV, Campaña rectoral UCV, Proyectos educativos UCV, Visión de liderazgo candidatos UCV, Retos universitarios UCV, El Diario Jose Daniel Ramos
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Más que una necesidad, la modernización de la UCV parece ser una urgencia para los dos aspirantes a rector. Rojas considera que deben revisarse y adecuarse todas las estructuras rígidas que hoy conforman la academia. En ese sentido, ve el futuro en la creación de un parque tecnológico que aproveche todas las herramientas y desarrollos que marcan tendencia en la actualidad.

“Necesitamos incorporar todas las tecnologías: big data, todo lo que tiene que ver con inteligencia artificial es esencial. Nuestros programas tienen que ser más flexibles, multidisciplinarios, pensar en carreras más modernas. Tiene que haber una flexibilidad casi absoluta de tránsito para poder construir perfiles académicos novedosos que permitan actualizar la universidad siempre guiados por la investigación”, apunta.

Leer más  Nuno Gomes: “Hoy me siento un director capaz de emprender en el séptimo arte”

—Ambas candidaturas han hecho mucho énfasis en la necesidad de modernizar la universidad. Muchos planes de estudio tienen ya varias décadas de retraso. ¿Cómo sería un proceso para renovar los pensums de las carreras?

—Efectivamente se requiere la renovación de todos los pénsums. Tenemos programas que datan de los años ochenta, e incluso de los años cincuenta y que ya están caducos. No cumplen el propósito de formar a nuestros estudiantes al nivel que requiere la actualidad. Lo primero que estamos planteando es la revisión de los programas que actualmente se dictan. Muchos de los programas están siendo dictados con elementos novedosos, sin embargo, en el papel siguen estando sentados aquellos elementos que correspondan a tiempos anteriores. 

El primer paso es conocer el estado actual de esos programas y buscar flexibilizarlos, hacerlos compatibles con las tendencias que hay internacionalmente. Tenemos, por ejemplo, algunos casos importantes como la Facultad de Arquitectura, donde su vinculación con universidades en Italia le permite también adecuar sus programas para hacerlos compatibles con la dinámica que se está llevando en Europa. Necesitamos internacionalizar la UCV para relacionarnos con otras universidades y hacer compatible nuestra formación con aquella que se está dando en otras latitudes.

—¿Qué opina de esta tendencia actual de menospreciar las carreras humanísticas y sociales e intentar reemplazarlas por otras mucho más prácticas y utilitarias?

—De ninguna manera se puede desplazar a las carreras humanísticas. Son la esencia de nosotros como seres humanos. Si pensamos en una universidad humanizada, tenemos que fortalecer la carrera desde las humanidades en general y las ciencias sociales. Otro elemento importante es que necesitamos formar una ciudadanía universitaria, y más importante aún, una ciudadanía para el país. Una con valores de ética, derechos humanos, respeto a la democracia como sistema político que permite el desarrollo individual y colectivo de la población. Son elementos esenciales que también, a través de la cultura, del deporte y las humanidades, juega un papel fundamental en esta formación. No es cierto que el desplazamiento de las carreras humanísticas sea algo que debe hacer la universidad. Por el contrario, deben ser fortalecidas. 

Desarrollar mentalidad de negocios, la inspiradora apuesta del congreso de emprendimiento de la UCV
Foto: Cortesía

***

—Todo el proceso de modernización tecnológica de la universidad, sumado a la recuperación de los laboratorios deteriorados, pasa por una inversión muy grande. ¿Cómo sería ese proceso para intentar ser lo más innovadores posibles con los escasos recursos disponibles?

—Los recursos que recibe la universidad actualmente son 72.000 bolívares mensuales (alrededor de 2.608 dólares a la tasa de cambio oficial). No podemos contar con eso. Necesitamos reclamar un presupuesto justo al Ejecutivo, pero además generar recursos alternativos que nos permitan financiar algunos de los proyectos. Esto no es un proyecto a cuatro años. No pensamos que en cuatro años sea posible cambiar la universidad al punto de llevarla a ser una institución de punta. Entendemos que es un proceso en el cual hay que sentar las bases para una universidad moderna y esto va a ser un periodo de transición tras un largo estancamiento de la actividad universitaria. Es un programa a 20 o 25 años que pensamos que será el tiempo necesario para retomar el rumbo de esta universidad e insertarla definitivamente en el siglo XXI. 

Entonces no es posible pensar en que en cuatro años se van a lograr los recursos para modernizar todos nuestros programas, para modernizar nuestros laboratorios, pero tenemos que empezar a hacer y a crear la cultura de innovación. Necesitamos una universidad emprendedora, una universidad productiva, donde todos sus miembros busquen agregar valor a cada una de las labores que realizan y de esa manera poder hacer que la universidad progrese y permita una cosa muy importante, que es la sostenibilidad de todos sus procesos.

—En ese caso, ¿cree que tendría prioridad el invertir esos recursos en mejorar las condiciones laborales de los profesores y trabajadores?

Leer más  Nuno Gomes: “Hoy me siento un director capaz de emprender en el séptimo arte”

—Los recursos que se generen tienen que ser reinvertidos en las labores universitarias para potenciar la docencia, la investigación y la extensión. Y eso incluye en el esquema, en la estructura de costos de aquellos proyectos que se generen, poder incluir también algún tipo de compensación salarial que permita ayudar a mitigar los efectos de nuestros casi que inexistentes salarios en todos los sectores universitarios.

La universidad y el país

UCV realizará elecciones rectorales luego de 14 años
Foto: Cortesía

Para el científico, ya no es posible pensar en la academia como un claustro universitario que no se relaciona con su entorno. Afirma que es impredecible integrar a la sociedad civil, profesores jubilados y a sus egresados en sus actividades. Incluso retomar relaciones con los partidos políticos e instituciones del Estado. Menciona además a la diáspora venezolana, hoy de más de 7,2 millones de personas de acuerdo con Naciones Unidas, y entre las que se posiblemente se encuentra una gran cantidad de ucevistas.

“La universidad tiene que ser un ente que se articule con la sociedad que la rodea para poder ejercer nuestra responsabilidad social universitaria. Debe impactar al país y volver a tener presencia. Nuestro rol fundamental es servir como guía, como faro, en la resolución de los grandes problemas que afectan nuestro país”, asevera.

—¿Qué papel cree que debería jugar la UCV en la sociedad venezolana para los próximos cuatro años?

La sociedad venezolana está en una profunda crisis. La UCV tiene un papel fundamental, lo está jugando ya. Este proceso electoral ha servido también como ejemplo y debe seguir sirviendo como ejemplo para la sociedad, de cómo se puede realizar una confrontación política en buenos términos. Esperemos que eso se preserve, pero también puede contribuir a todo. A cómo en un ente plural como es la universidad y en particular la UCV, las distintas corrientes de pensamiento tienen que poder convivir y llegar a puntos de encuentro.

Tiene que poder contribuir con todos estos elementos de formación de ciudadanía a que en estos próximos años la universidad sea faro, sea ejemplo, reivindique la democracia y el voto como mecanismo para dirimir las diferencias. Que la sociedad pueda enrumbarse al progreso económico, social, ético que lleve al país a un futuro prometedor para toda nuestra sociedad y busquemos al país en una sociedad del siglo XXI, una sociedad moderna donde tenga como centro a la gente.

—Entonces no debería de haber un divorcio entre la universidad como espacio académico y como espacio político.

—La universidad tiene un rol académico y tiene un rol político, pero un rol político con “P” mayúscula. Un rol político de orientación, no un rol partidista. No nos podemos involucrar en la diatriba política nacional en la polarización. Debemos contribuir de todas las maneras posibles a romper esa polarización extrema que hemos vivido y que en esta universidad ha sido uno de los ejemplos donde ese factor lo deteriora de manera importante. El funcionamiento de una institución académica como esta, pero también deteriora de manera importante el funcionamiento del país.

Noticias relacionadas