• El detenido recibía como parte de pago 250 dólares por cada una de las víctimas que llevaba de manera ilegal a territorio extranjero

Funcionarios de la Delegación Municipal Tucupita (Delta Amacuro) del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) detuvieron a un sujeto identificado como Jesús Ignacio Perdomo Centeno, de 32 años de edad, por el delito de trata de personas. 

Tras conocer que una joven de 22 años de edad habría salido del territorio nacional por vías ilícitas, los efectivos de seguridad realizaron un trabajo de investigación que permitió la detención de Perdomo.

Modus operandi 

Douglas Rico, director del CICPC, detalló que las pesquisas permitieron demostrar que Perdomo, junto con otras personas aún por identificar y detener, se dedicaban a captar a víctimas a través de redes sociales, para luego ofrecerles trabajo en la isla de Trinidad y Tobago.

Leer más  ¿Qué son los sesgos algorítmicos y por qué causaron problemas a la IA de Google?

En el reporte publicado en su cuenta de Instagram el 4 de julio, el funcionario indicó que las víctimas eran citadas y luego las ocultaban en una vivienda, donde les daban aliemento. En horas de la madrugada eran trasladadas bajo engaños hasta la zona de La Horqueta, para sacarlas de la entidad. 

“Una vez en la isla, son sometidas y explotadas sexualmente, hasta que reciban de vuelta el dinero de los gastos generados por cada una de las afectadas”, precisó Rico.

Además, mencionó que el detenido recibía como parte de pago 250 dólares por cada una de las víctimas que llevaba de manera ilegal a territorio extranjero.

De acuerdo con el comunicado, la detención se realizó en el sector Pica de Cocuina de la parroquia José Vidal Marcano. Los funcionarios incautaron una moto Bera automática de placa AA7A25F.

Leer más  ¿Qué significa que 2024 sea un año bisiesto?

Arresto reciente por este delito

A finales de mayo de 2023, detuvieron a dos hombres por su presunta responsabilidad en la trata de cuatro adolescentes en el estado Falcón. Los sujetos quedaron identificados como Josué Acosta Ramones, de 18 años de edad, y Alberto José Ramírez Márquez, de 23 años de edad. 

De acuerdo con el reporte del Ministerio Público, por ese caso también fue imputada una mujer, identificada como Lilimar del Valle Vargas Ayaza, de 20 años de edad, y un adolescente de 17 años de edad.

La situación fue detectada el 30 de mayo a raíz de una denuncia por parte de las representantes de las cuatro víctimas, ante el CICPC de Punto Fijo. 

En la misiva se detalló que una de las madres le había revisado el teléfono celular a su hija, donde encontró conversaciones y grupos que llevaban por nombre “Próstibulos de menores”. En el chat se incitaban a los jóvenes a tener relaciones sexuales con hombres mayores de edad a cambio de un beneficio económico en dólares.

Leer más  ¿A qué llaman proxy en informática y cómo funciona?

Los trabajos de investigación por parte de los funcionarios permitieron dar con los presuntos responsables, quienes fueron capturados el 31 de mayo en diferentes sectores de la comunidad.

Detienen en Lara a un hombre que vendía fotos de jóvenes desnudas como pornografía

Trata de personas en el país

El 2 de junio, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) denunció que en los estados Nueva Esparta, Bolívar y Táchira ha habido un auge de la trata de personas en los últimos años. 

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano

Además, los registros evidencian que las mujeres no solo son víctimas de las redes de trata de personas, sino también tratantes, las personas que se encargan de captar a las víctimas.

“En las organizaciones delictivas operan hombres y mujeres, pero estas últimas son las que encabezan los procesos de captación en las redes de trata de personas”, explicó la organización no gubernamental (ONG) a través de Twitter.

El OVV informó que la trata de personas ha adquirido nuevas formas como consecuencia del auge de las redes sociales y el desarrollo de la tecnología. También señaló que las organizaciones criminales dedicadas a este delito utilizan estos medios “tanto para la captación de las víctimas a través de la creación de perfiles falsos, como para ofertar los servicios sexuales a los clientes”.

Noticias relacionadas