• El intérprete alcanzó la fama en la década de los ochenta con la película La gran aventura de Pee-Wee, aunque sus escándalos personales opacaron su carrera en los años siguientes. Aun así logró que su personaje se volviera de culto entre sus seguidores, con tres películas y un programa infantil

El actor y comediante estadounidense Paul Reubens falleció el 30 de julio, a los 70 años de edad. La noticia se divulgó en sus redes sociales al día siguiente, indicando que la causa de su muerte fue un cáncer contra el que había luchado por años. 

“Acepten mis disculpas por no hacer público lo que he estado enfrentando en los últimos seis años. Siempre he sentido una gran cantidad de amor y respeto por parte de mis amigos, fans y simpatizantes. Los he querido mucho a todos y he disfrutado haciendo arte para ustedes”, escribió en un mensaje compartido tras su muerte.

Durante la década de los ochenta, Reubens tuvo bastante reconocimiento mundial por interpretar al personaje de Pee-Wee Herman, quien contó con una serie de televisión y tres películas. Su voz y risa características, además de su traje a cuadros con corbatín rojo lo convirtieron en un icono infantil, aunque la polémica en su vida personal lo alejó durante varios años de los reflectores. Sin embargo, desde mediados de los 2000 había retomado al personaje, aprovechando nuevos espacios como Internet y las plataformas de streaming.

Surgimiento

Reubens nació en la ciudad de Peekskill, en el estado de Nueva York, el 27 de agosto de 1952, bajo el nombre de Paul Rubenfeld. De niño le gustaban las comedias de televisión y el circo, lo que influyó en su interés por la industria del entretenimiento. Participó en varios grupos de teatro durante la secundaria y se graduó en el Instituto de las Artes de California (CalArts).

Leer más  Las propuestas migratorias de Trump en su campaña para las elecciones presidenciales de EE UU

Precisamente viviendo en la ciudad de Los Ángeles, se incorporó durante la década de los setenta al grupo teatral The Groundlings. Durante seis años se dedicó a la comedia de improvisación, junto al también humorista Phil Hartman. Durante un ejercicio creativo para una presentación, Reubens creó al personaje de Pee-wee, al principio como un comediante inepto e involuntariamente gracioso, aunque luego fue incorporando elementos como su harmónica, su personalidad caricaturesca y su risa.

En 1981 audicionó para participar en el famoso programa Saturday Night Live, pero no fue seleccionado. En cambio, utilizó sus ahorros para crear The Pee-Wee Herman Show, que se presentó por tres años en el Roxy Theatre de Los Ángeles, con el apoyo de sus amigos de The Groundlings. Tenía un curioso formato, con una rutina apta para toda la familia en sus funciones matinales, y otra con chistes adultos a la medianoche. 

El espectáculo se volvió de culto en el mundo teatral, recibiendo buenas críticas en la prensa. La aparición de la televisión por cable ayudó a darle alcance nacional, cuando su show fue transmitido por la cadena HBO. Esto le permitió llevar The Pee-Wee Herman Show a otros teatros del país, además de hacer cameos en diferentes películas. También se volvió un invitado frecuente en diferentes programas de entrevistas, a los que asistía metido dentro de su personaje. 

El gran salto

Paul Reubens, el polémico actor detrás del personaje de Pee-Wee Herman
Foto: Cortesía

Con el éxito mediático de Pee-Wee, el estudio Warner Bros decidió encargarle a Reubens la creación de una historia para llevar a la gran pantalla. Junto a Hartmann, escribieron el guion de La gran aventura de Pee-Wee, en la que, a partir de un hecho tan simple como el robo de una bicicleta, desarrollaban una sátira en la que expandían el universo del personaje y el absurdo de las situaciones en las que se involucra. 

Leer más  Carlyn Romero: la venezolana en Chile que concursa para ser embajadora en el Festival de Viña del Mar 2024

El estudio contrató al director Tim Burton, quien venía de presentar sus cortometrajes Vicent y Frankenweenie, en lo que sería su primer largometraje. Burton supo capturar la esencia y la estética de Pee-Wee, equilibrando perfectamente el contraste entre su infantilismo y el mundo en que se desenvuelve, incluso con chistes de doble sentido y metareferencias a la propia Warner. La película fue un éxito comercial, recaudando seis veces su costo inicial de 7 millones de dólares. Esto catapultó las carreras tanto de Burton como de Reubens.

En el caso del comediante, firmó con la cadena CBS para producir un programa de televisión. Al principio se pensó en una serie animada, pero Reubens se decantó por un show infantil al estilo de La casa de Mickey Mouse y Capitán Kangaroo. Así, en 1986 se comenzó a emitir The Pee-Wee’s Playhouse, en horario estelar. A pesar de tener total libertad creativa, Reubens desarrolló un programa libre de chistes adultos, y enfocado en educar a los niños con lecciones a través de un humor blanco.

En paralelo, fuera de su personaje, el actor trabajó en otras producciones de Burton como Batman Regresa (1989) y El extraño mundo de Jack (1993). También tuvo apariciones en otras cintas como El vuelo del navegante (1986), Matilda (1996), Dr. Dolittle (1997) o la serie de televisión Buffy, la cazavampiros. En 1988 se estrenó su segunda película, Big Top Pee-wee, aunque esta vez dirigida por Randal Kleiser y sin el mismo impacto en la taquilla y el público. 

Caída

A pesar de ser planeada solo para dos temporadas, The Pee-Wee’s Playhouse estuvo al aire hasta 1990. Para ese entonces Reubens ya era toda una estrella en Hollywood, presentando incluso una de las categorías de los premios Oscar de 1988. Luego de terminar su programa, el actor se retiró a la ciudad de Sarasota, en Florida, donde había vivido durante algunos años en su juventud.

Leer más  Papa Francisco volvió a modificar su agenda por problemas de salud

Allí protagonizó un gran escándalo que enterró rápidamente su carrera. En julio de 1991, la policía realizó una redada en un cine para adultos en Sarasota, donde Reubens estuvo entre los detenidos. De acuerdo con el reporte de las autoridades, el actor fue sorprendido masturbándose, por lo que debió hacer servicio comunitario por exhibicionismo. 

Cuando la noticia llegó a los noticieros nacionales, productoras como Disney y MGM pausaron sus proyectos con el artista, mientras que la cadena de jugueterías R-Toys removió las figuras de Pee-Wee de sus estanterías. En cambio, personalidades como la cantante Cindi Lauper y las actrices Zsa Zsa Gabor y Valeria Golino salieron en su defensa, criticando la intromisión en la vida privada de Reubens. Ese mismo año, Pee-Wee hizo una aparición en los MTV Music Awards, donde fue recibido con aplausos, e incluso se permitió bromear sobre el incidente.

Aun así, esa fue la última presentación de Pee-Wee durante una década, mientras Reubens redujo sus papeles a roles secundarios y se negó a dar entrevistas hasta 1997. Aunque en noviembre de  2002 volvió a ser arrestado, esta vez por posesión de presunta pornografía infantil. En su casa se encontró una colección de películas para adultos, así como fotografías y piezas de arte kitsch con temática sexual. 

Pese a que habían fotos de desnudos adolescentes, tenían un propósito más artístico que sexual, y no se encontraron indicios de material ilícito en su computadora. De hecho, Reubens afirmó ser un ávido coleccionista de arte erótico y pornografía vintage, pero sin transgredir la ley. La corte desestimó los cargos en su contra en 2004, aunque durante años tuvo prohibición de estar con menores de edad sin sus padres o tutores legales, además de aceptar registros periódicos por orden del tribunal.

Leer más  Detuvieron a un hombre por violencia física contra su novia en Carabobo

Resurgimiento

Paul Reubens, el polémico actor detrás del personaje de Pee-Wee Herman
Foto: Cortesía

El escándalo de su segundo arresto no frenó la carrera de Reubens. Tuvo un papel en la serie de comedia Reno 911!, además de participar como invitado en otros programas como 30 Rock, Dirt y Pushing Daisies. Además de ser actor de voz para personajes como Bat-Mite en la serie animada Batman: the Brave and the Bold.

Sin embargo, el peso de su vida personal todavía complicaba que pudiera interpretar de nuevo a Pee-Wee, por su importancia como ícono infantil. Eso no impidió que intentara desarrollar una película de The Pee-Wee’s Playhouse en la década de los noventa, aunque sin éxito. Tras varios años, interpretó nuevamente al personaje en 2007 para presentar un premio en los Guys Choice Awards de Spike TV. 

En 2010 volvió a hacer de Pee-Wee, recreando incluso el set de su antiguo programa, para un sketch del webshow Funny or Die. Ese mismo año presentó The Pee-Wee Herman Show en Broadway. Mientras tanto, trabajaba en el guion de una nueva película del personaje, aunque retomando el humor negro. Le ofreció a Tim Burton dirigirla, e incluir en el elenco al actor Johnny Depp, pero ambos declinaron por estar ocupados en otros proyectos.

No fue hasta 2015 que la plataforma de streaming Netflix compró los derechos de su historia para producir la cinta Pee-wee’s Big Holiday. Dirigida por John Lee y coprotagonizada por Joe Manganiello, rescataba la misma esencia de comedia de aventuras que La gran aventura de Pee-wee, aunque sin estar directamente relacionadas. Recibió críticas mixtas, pero le permitió a Reubens retomar formalmente al personaje en otros formatos, principalmente en sketches de Internet.

Noticias relacionadas