• El hurto de vidrios retrovisores cada vez es más frecuente en Caracas. Aunque no se trata de una nueva modalidad de robo usada por los delincuentes, tres personas consultadas por El Diario contaron su experiencia luego de ser víctimas de este modus operandi 

Emmanuel Sánchez tenía que hacer una diligencia en los alrededores de la avenida Casanova, en Caracas. Estacionó su carro en la calle porque solo le demoraría unos cinco minutos bajar y regresar al vehículo. Ese tiempo fue suficiente para que alguien hurtara uno de los retrovisores. “Me estaban cazando”, dijo a El Diario sobre el poco tiempo en el que ocurrió el hurto. 

A Milagros Peña le pasó algo similar, pero en el centro de Caracas. Se dirigía a comprar mercancía al mayor para su tienda, por lo que estacionó cerca del mercado de Quinta Crespo. Le pidió a un parquero que le cuidara el carro y que al volver le pagaría con dinero el favor. Al retornar se dio cuenta de que le faltaba un retrovisor. Le preguntó al hombre por lo sucedido, pero la persona respondió que no sabía nada y que quizás el vidrio se lo robaron antes de estacionarse en ese lugar. 

Al comentar sobre el hurto a su grupo más cercano de amigos, Milagros se enteró de que a otras personas, al igual que ella, le habían hurtado los retrovisores meses atrás. Hasta ahora ninguna autoridad municipal se ha referido públicamente sobre este problema, que adquirió mayor visibilidad cuando el periodista venezolano Pedro Luis Flores alertó que le quitaron un retrovisor en el momento en el que estaba en la avenida Orinoco, cerca del centro comercial El Recreo, el 18 de septiembre.

Hurto de vidrios retrovisores en Caracas: un delito frecuente en la ciudad

Flores, en conversación para El Diario, explicó que el modus operandi es actuar con rápidez. El comunicador indicó que los delincuentes eligen los carros a los que les pueden quitar retirar el retrovisor con facilidad, como fue su caso. Al ver las imágenes de una cámara de seguridad que captó el momento del hurto, Flores mencionó que al ladrón solo le tomó unos segundos desprender el vidrio para luego meterlo en un bolso. Agregó que, en su caso, la persona actuó sola y siguió su camino como peatón. 

Leer más  ¿Qué significa que 2024 sea un año bisiesto?

“Mi tuit se llenó de muchos testimonios de personas que habían pasado por lo mismo. Es algo que, si bien no es nuevo, está volviendo a ocurrir con frecuencia en Caracas”, refirió Flores. 

¿Por qué es tan fácil retirar el vidrio de un retrovisor en algunos modelos de vehículos?

Los espejos retrovisores permiten al conductor tener visibilidad mientras maneja. Sin embargo, en algunos modelos de carro, se trata de un componente que con facilidad se puede retirar.

Puede que tampoco se necesite de una herramienta para quitarlo. Muchas veces el vidrio solo está fijado con unos ganchos, por lo que se puede desprender si se manipula hacia la dirección correcta.

¿Cuánto cuesta el vidrio de un retrovisor?

Hurto de vidrios retrovisores en Caracas: un delito frecuente en la ciudad

Quienes han sido víctimas de este tipo de hurtos deben buscar el reemplazo del vidrio del retrovisor para volver a circular en sus vehículos con normalidad. Dependiendo del modelo y la marca del repuesto, su costo supera los 30, 40 y 50 dólares. 

El equipo de El Diario consultó a varias tiendas de accesorios ubicadas en Bello Monte y Boleíta y, en la mayoría de los locales no tenían vidrios para retrovisores para todos los modelos de vehículos, mientras que otros locales solo disponían de la pieza completa como respuesto. 

Emmanuel Sánchez indicó que optó por buscarlo por la página de Mercado Libre. Lo hizo de esa manera para no tener que recorrer varias tiendas y que no tuvieran el modelo que requería. Sánchez pagó 35 dólares por su espejo retrovisor y 10 dólares por la instalación. En total, fueron 45 dólares. 
“Me salió caro haberme parado allí. Pude haberme ido a un estacionamiento o llevarme una persona conmigo, pero cuando las cosas van a pasar simplemente pasan y ya. Yo trabajo para el sector privado y lo puedo pagar porque lo necesito para movilizarme, pero una persona que gana salario mínimo, ¿cómo resuelve?”, cuestionó el ciudadano.

Salario mínimo en Venezuela Un empleado público tiene un ingreso mensual de 130 bolívares o 3,7 dólares

El tiempo también es otro de los factores que influye en quienes han sido víctimas de estos hurtos y deben comprar un reemplazo. Milagros Peña relató que, en su caso, prefirió comprarle el espejo retrovisor a una tienda en el interior del país, porque en Caracas los locales que visitó tenían el repuesto, pero consideró que su calidad no era tan buena. Optó por solicitar el envío desde Punto Fijo, estado Falcón. El proceso demoró casi dos días y la instalación un día y medio debido a que tuvo que dejar su vehículo en el taller para que sustituyeran la pieza.

Leer más  Vivir sin el sentido del olfato: ¿cuáles son las causas de la anosmia?
Hurto de vidrios retrovisores en Caracas: un delito frecuente en la ciudad

El mercado negro de los vidrios de retrovisores 

Hurto de vidrios retrovisores en Caracas: un delito frecuente en la ciudad

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) advirtió que los delitos contra la propiedad privada han escalado en el último trimestre del año 2023 y uno de los objetivos más vulnerables son los retrovisores de los vehículos. El OVV ha estado observando este preocupante fenómeno y el criminólogo Luis Izquiel ofreció, en declaraciones para El Diario, una perspectiva sobre esta tendencia delictiva.

Delitos contra la propiedad privada

El OVV, en su informe anual de 2022, señaló que los delitos contra la propiedad en Venezuela han aumentado significativamente en los últimos años. Esta actividad delictiva representó 54,2 % de todos los delitos registrados en el país, un aumento del 10,2 % con respecto al año anterior.

Los más frecuentes en el país son el robo, el hurto y la extorsión. El hurto es el segundo delito más común, representando el 16,7 % de todos los delitos contra la propiedad.

Para Izquiel, la crisis económica que constantemente se recrudece está impulsando a las personas a recurrir cada vez más a actos delictivos, avivados por la posibilidad de obtener algunos dólares a través de este tipo de hurto. El criminólogo atribuye esta conducta a la existencia de un mercado favorable y la alta demanda. 

Leer más  ¿Cómo saber si mi hijo es adicto a las pantallas?

“Los retrovisores robados a menudo terminan en el mercado negro. Los delincuentes a veces actúan por encargo, sirviendo a personas inescrupulosas que necesitan estas piezas sin querer pagar el precio del mercado. Otras veces, los ladrones los llevan a lugares de reventa de repuestos, conocidos como chiveras, donde intentan venderlos a precios significativamente más bajos que los del mercado legal”, explicó.

El experto consideró que la pérdida de valores morales en la sociedad está exacerbando el problema. Ante esta situación, Luis Izquiel subraya la importancia de denunciar estos delitos para evitar la impunidad. Sin embargo, los hurtos presentan un desafío especial, ya que rara vez dejan evidencias sólidas, lo que dificulta las investigaciones porque el delincuente no tiene contacto directo con la víctima. 

En ese sentido, aunque el delito se puede denunciar, se requiere una prueba del delito (como videos captados por cámaras de seguridad aledañas al sitio del suceso) o la colaboración de testigos presenciales dispuestos a brindar testimonio. Otro factor que menciona Izquiel es la falta de voluntad que pudieran demostrar los cuerpos de seguridad para investigar este tipo de hurtos. A juicio del experto, esto solo incide a que se cree un círculo que solo beneficia las cifras de impunidad en el país. 

Una investigación realizada por El Diario determinó que los vidrios de los retrovisores robados se ofrecen en el mercado negro por un precio entre 15 a 20 dólares, como mínimo. 

Grabar los vidrios: una medida de prevención ante la delincuencia

Hurto de vidrios retrovisores en Caracas: un delito frecuente en la ciudad
Foto: Cortesía

Las tiendas de accesorios para carros ofrecen el servicio de elaboración de calcomanías con la placa del vehículo para evitar o disminuir el riesgo de que una persona hurte el retrovisor. Uno de estos locales está ubicado en Bello Monte. El precio del sticker es de entre 20 y 25 dólares y el proceso de impresión demora aproximadamente 2 días. El objetivo de esta medida es que el retrovisor pueda tener señalado en el vidrio el número de placa del vehículo, lo que dificulta su venta en el mercado negro. 

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano

Una encargada del local, quien prefirió mantener su nombre bajo anonimato, refirió que muchas personas solicitan este servicio para desalentar a los delincuentes a hurtar el vidrio del retrovisor. En promedio, indicó la empleada, al menos entre 2 a 3 personas acuden semanalmente a consultar el servicio de calcomanía. 

Tampoco se trata de una modalidad nueva. Desde hace mucho tiempo este tipo de calcomanías también son empleadas en los vidrios laterales de los vehículos que pueden llevar el número de placa. Sin embargo, es una realidad que más tiendas están empezando a adquirir las máquinas que le permitan ofrecer esta modalidad a sus clientes. 

Las tarifas que se manejan por el servicio es de 25 hasta 35 dólares por ambos retrovisores. La calcomanía se instala en una esquina inferior del vidrio para no interferir cla vista del conductor. 

Los venezolanos buscan alternativas para evitar ser víctimas de este tipo de hurtos; sin embargo, la principal medida preventiva es no estacionarse en vías públicas. Esto debido a que para un ciudadano representa un gasto muy elevado reemplazar este accesorio y una inversión de tiempo que, en algunas oportunidades, muchos no se pueden permitir. 

Los venezolanos buscan alternativas para evitar ser víctimas de este tipo de hurtos; sin embargo, la principal medida preventiva es no estacionarse en vías públicas.

Noticias relacionadas