• Investigadores advirtieron que el fácil acceso a los cigarrillos electrónicos aumenta el consumo en adolescentes | Foto principal: iStock.

Si bien los efectos nocivos del tabaco son ya conocidos, los peligros potenciales de los cigarrillos electrónicos, a menudo comercializados como una alternativa más segura, siguen sin explorarse. 

La Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) emitió recientemente una advertencia sobre las implicaciones pulmonares y cardiovasculares del vapeo, que se suma a la creciente preocupación de los expertos mundiales en salud por los cigarrillos electrónicos.

Una investigación pionera de la Universidad de Harvard develó pruebas de que los cigarrillos electrónicos provocan daños microscópicos en el tejido pulmonar, similares a los síntomas del asma. 

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye más de 8 millones de muertes anuales al tabaco, una cifra que está disminuyendo en todo el mundo gracias a las iniciativas de salud pública y a las crecientes pruebas contra el consumo de tabaco.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿cuáles son las nominadas a Mejor Película? 

Sin embargo, una tendencia que preocupa a los médicos va en aumento, con miles de personas que abandonan los cigarrillos tradicionales por los dispositivos vaping, percibidos como una opción más segura. 

Numerosos reportes señalan que el vapeo está ganando más popularidad entre los jóvenes que nunca antes habían fumado tabaco, pese a las advertencias de los especialistas de la salud.

Prohibieron el uso y distribución de los vapers en Venezuela 
Foto: Getty Images

¿Cómo funcionan los vapers?

Los dispositivos para vapear funcionan calentando un líquido para generar aerosoles, que el usuario inhala, reflejando la experiencia de fumar. Estos líquidos suelen incluir aromas como vainilla o mentol y pueden contener nicotina. Sin embargo, el SAC advirtió de que no son alternativas inocuas al tabaquismo y conllevan importantes riesgos para la salud.

La OMS también clasifica el vapeo como una forma de fumar. Las emisiones de los cigarrillos electrónicos suelen contener nicotina y otras sustancias nocivas perjudiciales para los usuarios y los transeúntes expuestos a los aerosoles. Basándose en pruebas científicas, la agencia sanitaria de la ONU considera que estos productos son nocivos e inseguros.

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano

Prohibición en algunos países

A pesar de la prohibición de los cigarrillos electrónicos en Argentina, su adquisición sigue siendo fácil a través de las redes sociales y otras plataformas digitales, eludiendo de hecho los controles de las autoridades sanitarias. 

Además de Argentina, otros países como Brasil, México, Nicaragua, Panamá, Surinam, Uruguay y Venezuela también han prohibido la venta de e-cigarrillos (cigarrillos electrónicos) o dispositivos para vapear.

La SAC advirtió ahora de una relación desconcertante entre el uso de e-cigarrillos y un mayor riesgo de incidentes cardiovasculares entre los usuarios jóvenes y adultos. El vapeo puede inducir afecciones como hipertensión, daños vasculares, arritmias, lesiones pulmonares y disfunción cardiaca. 

El fácil acceso a los cigarrillos electrónicos supone una grave amenaza para la salud de las generaciones futuras, sobre todo porque pueden servir de puerta de entrada a la adicción al tabaco, especialmente entre niños y jóvenes, según el análisis del SAC publicado el 7 de diciembre en Infobae.

Un estudio comprobó que el vaper con sabor a menta es más dañino para los pulmones
Pixabay

Consecuencias

La médica Fiorella Tartaglione, cardióloga del Consejo de Cardiometabolismo de la SAC, alertó de que los e-cigarrillos podrían causar “daños pulmonares directos similares a una neumonitis aguda o subaguda”, que a menudo conduce a una insuficiencia respiratoria grave y a la muerte. “Es similar al covid pulmonar, pero en personas jóvenes, sin patología previa asociada”, señaló.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿quiénes son los nominados a Mejor Director? 

Cuando un producto con implicancias para la salud no está autorizado por la ANMAT y no ha sido sometido a las pruebas y ensayos clínicos adecuados, se crea una brecha de conocimiento sobre sus efectos en el organismo, lo que plantea serios riesgos. “Debido a la falta de regulación, es difícil determinar qué contienen realmente los cigarrillos electrónicos. Incluso cuando se etiquetan como libres de nicotina, algunos estudios han revelado lo contrario”, explicó Tartaglione.

Leer más  AN entregó ante el CNE propuesta para el cronograma de elecciones presidenciales en Venezuela

La médica Carolina Salvatori, cardióloga del Consejo de Cardiología Clínica de la SAC, reveló que, aunque es difícil precisar las cifras exactas de ventas mundiales de estos dispositivos, es probable que se cuenten por millones debido a las ventas ilegales no reguladas a través de las redes sociales. 

Además, dio a conocer estudios recientes que muestran un aumento del 44 % en el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes tras la pandemia, superando el consumo de tabaco.

Al igual que el aumento de la adicción al tabaco en los años 70 y 80, los dispositivos de vapeo se están convirtiendo en un catalizador de la adicción, sobre todo entre los adolescentes. 

“Hay un claro aumento del uso de estos dispositivos entre los adolescentes. Están diseñados y son muy atractivos, una estrategia cuidadosamente pensada para fomentar el inicio de la adicción a la nicotina”, reiteró la especialista.

Noticias relacionadas