• En el país persisten varias enfermedades tropicales que constituyen un desafío creciente debido a la falta de información, lo que complica la respuesta efectiva para proteger a las poblaciones vulnerables

En la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD), Venezuela se enfrenta a desafíos significativos. El dengue, la leishmaniasis, la oncocercosis y otras afecciones, que a menudo pasan desapercibidas, afectan a las poblaciones más vulnerables del país. El 30 de enero, designado como el Día Mundial de las ETD, ofrece una oportunidad para reflexionar sobre esta realidad silenciada y promover la conciencia sobre estas enfermedades que impactan de manera particular a las comunidades más desfavorecidas.

El dengue

Monitor Salud registró un aumento de casos de dengue en Caracas
Foto: Pixabay

En la última década, el dengue ha experimentado un aumento alarmante en todo el mundo y ha afectado zonas donde anteriormente no era una preocupación. Venezuela no es la excepción. Este virus transmitido por mosquitos se ha expandido, planteando un riesgo significativo para la salud pública. La falta de acceso a agua limpia y saneamiento ambiental inadecuado crea un caldo de cultivo propicio para la reproducción de los mosquitos vectores.

Nahir Martínez, bioanalista y jefa de sección en Virología en el Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (UCV), destacó que desde 2015 no hay cifras actualizadas sobre la cantidad de casos en cada estado, municipio o parroquia.

Por lo tanto, Martínez manifestó la creciente preocupación en torno al repunte de casos de dengue y enfermedades respiratorias en el territorio nacional. A pesar de la falta de evidencia científica concluyente, Martínez señaló que algo está ocurriendo y que los síntomas del dengue están manifestándose de manera inusualmente temprana.

Ya varias autoridades han dicho que existe un repunte de casos de dengue y enfermedades respiratorias. Pero no hay absolutamente datos sobre eso. No tenemos evidencia científica de lo que esté sucediendo, pero algo está pasando”, enfatizó Martínez para El Diario.

La experta consideró que la aparición de síntomas de dengue de manera más temprana de lo habitual es una preocupación que debe ser abordada por las autoridades venezolanas. Esta alteración en la temporalidad de los síntomas agrega una capa adicional de complejidad al diagnóstico y tratamiento temprano de la enfermedad.

Leer más  Cómo proteger la salud del humo generado por incendios forestales

“Hay síntomas en el dengue de escritos, como decimos nosotros, escritos de libritos, en el cual tú comienzas a tener un descenso de plaquetas después del quinto o sexto día, pero nosotros estamos teniendo pacientes que al tercer día, segundo día, tienen ya estos síntomas”, comenta Martínez. 

La bioanalista subrayó la importancia de la prevención individual en el caso del dengue, señalando que la clave está en la conciencia y responsabilidad personal. “Lo que siempre decimos, el problema es que en el caso del dengue, la prevención está en uno mismo. Si tú llenas una cucharilla con agua y esta no está tapada, allí puede llegar a haber un criadero de zancudos que es de potencial riesgo para la transmisión de esta enfermedad”, advirtió Martínez.

El mosquito Aedes aegypti, también conocido como mosquito patas blancas, es el principal responsable de transmitir el dengue. Este mosquito puede reproducirse en cualquier lugar que tenga agua, ya sea natural o en recipientes artificiales.

Martínez refirió la importancia de comprender estos cambios y ajustar las estrategias de prevención y tratamiento en consecuencia. Sin embargo, la falta de datos sólidos complica el panorama actual. De acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en 2022 se reportaron 11,409 casos de dengue, un aumento del 93 % respecto a 2021. 

Asimismo, un informe publicado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en noviembre de 2023 advirtió que de los cuatro serotipos del virus dengue (DENV1-DENV-2, DENV-3, and DENV-4), en 9 países de la Región (Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela) se reporta la circulación simultánea de los cuatro serotipos del DENV.

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas en Venezuela?

Chagas y leishmaniasis

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas en Venezuela?
Foto: EFE

Al igual que el dengue, las enfermedades de chagas y la leishmaniasis también son transmitidas por insectos. La falta de datos accesibles agrava la situación, dejando a muchos pacientes sin opciones efectivas por tratarse de dos afecciones que no son de conocimiento para la mayoría de la población. 

Leer más  ¿Es legal que se solicite el pago inmediato de una multa de tránsito en Venezuela?

De acuerdo con la OPS, la leishmaniasis es una enfermedad parasitaria que se produce por el parásito Leishmania sp. Se transmite a los humanos a través de la picadura de un mosquito flebótomo infectado. En su forma más común, la cutánea, provoca úlceras con forma redonda o nódulos en la piel. 

La enfermedad es endémica en 21 países de la región y las personas en situación de pobreza de áreas tropicales son quienes corren mayor riesgo. Esta afección, al igual que el “mal de chagas”, tiene un porcentaje de mortalidad en zonas endémicas y afecta, aproximadamente, a 12 millones de personas en todo el mundo.

Martínez explicó que las invasiones en zonas como Mariche, en el estado Miranda, propician un ambiente propicio para la propagación de la leishmaniasis. 

“En lugares como Mariche hemos observado un rápido aumento de casos de leishmaniasis. La razón es clara: las invasiones. Cuando la gente llega a estas áreas y comienza a construir sin considerar el entorno, perturba a los animales que, hasta entonces, vivían tranquilamente. Esto facilita que los vectores se desplacen, aumentando la transmisión de la enfermedad”, dijo Martínez.

La bioanalista destacó la importancia de comprender cómo las actividades humanas afectan la ecología local y cómo esto puede desencadenar brotes de enfermedades tropicales. 

La leishmaniasis es una de las más de 20 enfermedades tropicales desatendidas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la OPS buscan prevenir, controlar, eliminar o erradicar para 2030.

En el caso de la enfermedad de Chagas, se calcula que en el mundo hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi (T. cruzi). La enfermedad se transmite a los seres humanos y otros mamíferos principalmente por las heces o la orina de los triatominos (vía vectorial), conocidos como chinches o con muchos otros nombres, según la zona geográfica.

Oncocercosis

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas en Venezuela?
Foto: OMS

La oncocercosis, también conocida como ceguera de los ríos, ha sido objeto de esfuerzos notables de control. Sin embargo, es crucial destacar que estos logros no provienen de los recursos nacionales, sino de la cooperación internacional, especialmente de Brasil. 

Leer más  Detuvieron a dos funcionarios de la PNB por exigir dinero a un conductor en una alcabala en Caracas

La oncocercosis es una enfermedad parasitaria causada por la filaria llamada Onchocerca volvulus. Es transmitida a los humanos por las moscas negras (género Simulium), y puede causar graves afectaciones de la piel y los ojos que puede llevar incluso a ceguera. La enfermedad es conocida comúnmente como ceguera de los ríos porque las larvas de la mosca negra se reproducen en ríos de corriente rápida.

En el mundo se estima que hay alrededor de 18 millones de personas infectadas y cerca de 270.000 están ciegas debido a la oncocercosis. Esta enfermedad es endémica en África, donde es la principal causa de ceguera, y también en áreas focalizadas en las Américas, actualmente solo en Brasil y Venezuela, donde fue introducida a través del comercio de esclavos.

Rabia, helmintiasis y sarna

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas en Venezuela?
Foto: Pixabay

La rabia, las helmintiasis y la sarna son enfermedades estrechamente vinculadas a condiciones precarias de vida. La falta de acceso a servicios básicos, como agua potable y saneamiento, contribuye directamente a la propagación de estas enfermedades. 

Para comprender la situación, Nahir Martínez explicó que la rabia es una enfermedad viral transmitida principalmente a través de la saliva de animales infectados, como perros, murciélagos y zorros. La bionalista advirtió que el cuadro de salud puede ser mortal una vez que los síntomas se manifiestan.

Por otra parte, la especialista define a la helmintiasis transmitida por el suelo como una infección ocasionada por gusanos parásitos. Martínez mencionó que estos parásitos pueden afectar diferentes órganos del cuerpo humano, causando una variedad de síntomas.

La prevención de la helmintiasis implica prácticas higiénicas adecuadas, como lavarse las manos antes de comer y después de usar el baño. Además, el control de la calidad del agua y la cocción adecuada de alimentos son medidas esenciales para reducir la propagación de estos parásitos.

La sarna, una enfermedad de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei, también es abordada por Martínez. “La sarna va más allá de ser simplemente un picor molesto. Es una infestación de ácaros que excavan túneles en la piel, causando irritación y picazón intensa”, explica.

Leer más  ¿Qué es Coyote, el virus troyano que tiene en alerta a los bancos de Brasil?

Los síntomas característicos incluyen erupciones cutáneas, especialmente en áreas como los pliegues de la piel y entre los dedos. La picazón puede ser particularmente intensa durante la noche, lo que afecta la calidad de vida de quienes la padecen. Aunque la sarna no suele ser grave, su propagación rápida en comunidades con condiciones de vida precarias destaca la importancia de medidas preventivas, como la higiene personal y el tratamiento adecuado.

Micosis profundas

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas en Venezuela?
Foto: Pixabay

Las micosis profundas, enfermedades causadas por hongos, también emergen como una preocupación creciente en Venezuela. Estas infecciones, a menudo desatendidas, pueden tener consecuencias graves si no se abordan adecuadamente. 

Estas infecciones suelen ser causadas por hongos patógenos que pueden penetrar más allá de la capa externa de la piel, diseminarse a través del torrente sanguíneo o extenderse a órganos internos. Al respecto, la OPS establece que pueden presentarse de diversas formas clínicas, y los síntomas pueden variar según la especie de hongo involucrada y la región del cuerpo afectada. Algunas de estas infecciones pueden ser crónicas y progresar lentamente, mientras que otras pueden tener un curso más agudo y presentar síntomas más graves.

La falta de familiaridad con estas enfermedades conlleva riesgos significativos. Nahir Martínez advierte que el desconocimiento es un aliado silencioso de la propagación de estas condiciones. “Cuando las comunidades no están informadas sobre estas enfermedades, los riesgos de transmisión y propagación aumentan drásticamente”, acotó Martínez.

Todas estas enfermedades tropicales desatendidas comparten un denominador común: están intrínsecamente ligadas a las condiciones socioeconómicas precarias. La pobreza, la falta de acceso a agua potable, el saneamiento ambiental inadecuado y otros problemas comunes en nuestros países contribuyen a la propagación de estas enfermedades. Es imperativo abordar estas cuestiones fundamentales para lograr avances significativos en la prevención y el control de las ETD.

El Día Mundial de las Enfermedades Tropicales Desatendidas es una fecha que insta a reflexionar sobre la realidad de quienes enfrentan estas condiciones invisibles. Es un llamado a la acción colectiva, exigiendo una mayor atención, recursos y esfuerzos tanto en Venezuela como en el resto del mundo. 

Noticias relacionadas