• El Gimnasio Elio Estrada Paredes, de la PNB, será el pabellón de los equipos Pioneros del Ávila y Spartans de Distrito Capital durante la Superliga de Baloncesto. Esto desató controversia en redes sociales, al estar sobre uno de los mayores centros de torturas y detención de presos políticos de América Latina, de acuerdo con organismos internacionales

Un video que circula en redes sociales muestra una de las nuevas sedes de la Superliga Profesional de Baloncesto en Venezuela, que inició su temporada 2024 el 1° de mayo. Bajo una cúpula blanca poligonal, el equipo Spartans de Distrito Capital, presentó su sede alterna en la cancha techada de El Helicoide, en Caracas.

La noticia causó una ola de críticas e indignación en redes sociales. Pues esa instalación deportiva moderna y llena de patrocinadores, se encuentra sobre una sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin),en la cual no solo permanecen detenidos actualmente varios presos políticos, sino que también ha sido reconocida por organismos internacionales como un centro de torturas y violaciones de derechos humanos.

“Esto es un absoluto y completo horror. Mientras los jugadores encestan en la parte de arriba, en los pisos inferiores encienden la electricidad y llenan los tobos de agua para los interrogatorios”, escribió en su cuenta de X (antes Twitter) el activista y director del centro Laboratorio de Paz, Rafael Uzcátegui.

A discreción 

Qué se sabe de la cancha de baloncesto en El Helicoide que causó la indignación de ONG y activistas
Spartans de Distrito Capital en el gimnasio cubierto de El Helicoide. Foto: cortesía

De acuerdo con las propias redes de los Spartans, el nombre de la instalación es Gimnasio Mayor General Elio Estrada Paredes. Debe su nombre al actual comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y viceministro del Sistema Integrado de Policía (Visipol). Entre 2019 y 2023 fue además director general del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (CPNB), organismo que también tiene su sede en El Helicoide.

La incorporación de este espacio a la Superliga de Baloncesto se conoció en febrero de 2023, siendo el pabellón del recién creado equipo Pioneros del Ávila, junto al Parque Naciones Unidas. Posteriormente se anunció que los Spartans también jugarían allí, como sede alterna al Gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo de Parque Miranda.

De acuerdo con el periodista deportivo Rowerth Goncalves, la cancha cubierta de El Helicoide, perteneciente a la PNB, se convirtió en una de las más modernas del país tras una remodelación en 2022. Cuenta con aforo para 1.000 personas, además de sistemas de iluminación, sonido y pantallas led. En los videos se puede apreciar cómo en el lugar predominan pancartas y propaganda alusiva al gobierno de Nicolás Maduro y sus instalaciones, aunque también varios anuncios de marcas comerciales privadas.

Presos políticos

Resumen del sábado - Juan Requesens
El exdiputado Juan Requesens estuvo detenido en el Helicoide entre 2018 y 2020. Foto: cortesía

Aunque el uso de El Helicoide como centro policial se remonta a la década de los ochenta, fue en 2010 cuando el entonces presidente Hugo Chávez lo convirtió en un recinto penitenciario administrado por la PNB y el Sebin. Con este último, el sitio adquirió en la década siguiente la reputación de ser el centro de torturas más grande de América Latina durante el gobierno de Maduro. 

En 2004 el entonces alcalde de Baruta, Henrique Capriles, estuvo cuatro meses detenido allí. Sin embargo, fue a partir de las protestas ciudadanas de 2014 cuando se consolidó como uno de los principales centros de reclusión de presos políticos, albergando desde dirigentes estudiantiles y manifestantes detenidos, hasta líderes opositores y militares acusados de rebelión. Entre las personalidades que, al día de hoy, están encerradas en El Helicoide se encuentran los activistas Javier Tarazona, Rocío San Miguel y Carlos Julio Rojas, o los dirigentes políticos Dignora Hernández y Víctor Alviarez.

Organizaciones como Foro Penal y Human Rights Watch han denunciado las violaciones de derechos humanos que se cometen en los calabozos de El Helicoide. Uno de los más comunes es el aislamiento del reo en espacios reducidos y sin iluminación, o bastante incómodos, destacando celdas bautizadas por los custodios como El Tigrito, la Escalera, el Baño o Infiernito. 

Torturas

Misión de Determinación de Hechos expuso las graves condiciones de los presos políticos en Venezuela 
Foto: EFE/Miguel Gutiérrez

Otra denuncia ampliamente documentada ha sido el uso sistemático de torturas físicas y psicológicas durante interrogatorios, así como violencia sexual, maltratos y otros tratos degradantes. Entre las prácticas que se realizan allí y han sido relatadas por abogados y ex prisioneros, están el ahogamiento, asfixia, electrocución y palizas. También amenazas contra familiares y seres queridos, manipulación y uso de drogas para forzar confesiones. 

En El Helicoide ocurrieron episodios como el motín de 2018, reprimido de forma violenta de acuerdo con testimonios de familiares de los detenidos. También el asesinato el 13 de marzo de 2021 de la presa política Daniela Figueredo, quien recibió un disparo en la cara por parte de un custodio al que presuntamente se le activó su arma por accidente, aunque la ONG Una Ventana a la Libertad denunció que ocurrió durante un aparente intento de abuso sexual. 

Varias de estas denuncias han sido recogidas y validadas en múltiples informes por organismos como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, o la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela, de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. En 2021, el periodista y activista Víctor Navarro, quien estuvo detenido en los calabozos del Sebin en 2018, creó la ONG Voces de la Memoria, con el fin de narrar y dejar registro de sus propias experiencias y las de otros presos políticos.

Uno de estos testimonios ha sido el proyecto Realidad Helicoide, una experiencia digital inmersiva con lentes de realidad virtual que permite ver en primera persona estos maltratos. Esta exhibición, construida a partir de testimonios de víctimas y reportes de la ONU, ha sido mostrada en espacios abiertos como el Times Square de Nueva York (EE UU), o la plaza El Callao de Madrid, España.

Noticias relacionadas