• La obsesión por la salud podría llevar a una persona a somatizar síntomas de enfermedades que no padece

Muchas personas han pasado episodios de ansiedad luego de buscar en Internet una respuesta sobre su salud. Cuando esto se hace de manera excesiva y persistente, la recomendación es buscar ayuda especializada, ya que podría ser consecuencia de sufrir hipocondría. 

“El trastorno de ansiedad denominado hipocondría es una condición mental en la que las personas se imaginan de manera excesiva y persistente que tienen una enfermedad. Suelen interpretar sensaciones corporales normales como síntomas de algo grave, lo que les lleva a una búsqueda constante de atención médica, ya sea presencial, en Internet o en redes sociales y por consecuencia padecen de un gran malestar emocional”, explicó para El Diario el psicólogo Eduardo González. 

El experto agregó que este trastorno puede tener un impacto negativo en la vida diaria de una persona, lo que afecta sus relaciones, trabajo, estudio y hasta sus finanzas.

Estas son otras de las consecuencias que puede generar la hipocondría: 

– Aislamiento social

– Gastos médicos excesivos

– Tensión y conflictos en las relaciones con familiares y amigos

– Ansiedad y depresión

Vivir con hipocondría: ¿cómo influyen las redes sociales en este trastorno?
Foto: Freepik

“Me obsesionaba solo pensar en la posibilidad de tener enfermedades graves. Cada dolor creía que era cáncer, si se me dormían las piernas juraba que era neuropatía periférica, me hacía exámenes constantemente que no necesitaba, pasaba horas buscando en Google qué patología se parecía a los síntomas que tenía, de hecho, empezaba a sentir otros si conseguía en Internet que me faltaba alguno”, contó para El Diario el diseñador gráfico Adolfo Contreras. 

Leer más  ¿El candidato Edmundo González tiene un carnet de la CIA?

Además, Contreras dejó de ir a eventos sociales por miedo a contagiarse de alguna enfermedad, faltaba al trabajo por dolores que somatizaba y sus amigos comenzaron a alejarse. 

¿Qué es la somatización?

Es la conversión de malestar psicológico en síntomas físicos; es decir, las personas que somatizan experimentan molestias corporales reales en respuesta a enfermedades que se imaginan.

Cibercondría, un término adaptado a los nuevos tiempos

Para el psicólogo, la era digital aportó una herramienta adicional a las personas con este trastorno. Antes, los pacientes acudían a las consultas médicas y ahora les basta con un dispositivo con Internet para entrar en un foro, leer páginas de salud o compartir sus síntomas con extraños en redes sociales para sacar conclusiones. 

“El peligro de las redes sociales, o de Internet, para los hipocondríacos es que en algunos casos hasta se diagnostican y siguen tratamientos que podrían realmente dañar su salud a largo plazo. La cibercondría, como le llamamos ahora, interviene en el desarrollo o empeoramiento del trastorno, por eso es indispensable que sean conscientes del problema y busquen ayuda psicológica”, explicó el doctor González.

La cibercondría es un fenómeno nuevo que se refiere a la búsqueda y consumo excesivo de información sobre salud en Internet, lo que puede llevar a autodiagnósticos erróneos y a un aumento de la ansiedad.

Leer más  Motoescuelas en Caracas: ¿cuánto cuesta aprender a manejar motos?
Vivir con hipocondría: ¿cómo influyen las redes sociales en este trastorno?
Foto: Freepik

Sin embargo, el especialista señaló que ni el Internet ni las redes sociales son la causa directa de la hipocondría, pero sí son un combustible para la detonación de las personas con predisposición a esta condición. 

“Lo más difícil de vivir con hipocondría era la sensación de que nunca estaba a salvo, esos pensamientos de muerte por enfermedad me impedían disfrutar del presente. Con ayuda profesional aprendí a manejarlo. He desarrollado estrategias para controlar mi ansiedad, la principal es ser más selectivo con la información que consumo sobre salud en redes sociales o Internet”, acotó Contreras, quien padeció por años este trastorno.

Influencia de las redes sociales en la hipocondría

Las redes sociales suelen ser un espacio para compartir vivencias cotidianas con conocidos y extraños pero también son una puerta de acceso a la información de cualquier tipo. 

La búsqueda desmedida sobre información de salud, tanto en fuentes confiables como dudosas, expone a las personas con el trastorno a noticias alarmantes sobre enfermedades, resultados médicos o experiencias negativas relacionadas con algunos síntomas.

“Hay casos en los que el paciente realmente somatiza lo que lee, en la noche encuentra en redes sociales el caso de alguien con una enfermedad grave, busca los síntomas y en la mañana siguiente puede sentirlos. Eso intensifica sus preocupaciones, alimenta su ansiedad y lo pone en peligro”, indicó el psicólogo consultado por El Diario.

Leer más  Segunda onda tropical del año: prevén lluvias en varias regiones de Venezuela

Las comparaciones en las redes sociales también pueden generar una falsa percepción de la realidad. Al observar imágenes y publicaciones de personas saludables y en forma, puede generar sentimientos de preocupación excesiva en quienes sufren de hipocondría. 

Vivir con hipocondría: ¿cómo influyen las redes sociales en este trastorno?
Foto: Freepik

“Veía en Twitter (ahora X), Instagram, TikTok, a las personas haciendo ejercicio, felices, saludables y yo me sentía tan enfermo que me deprimía y pensaba que mi salud estaba deteriorada y no podía hacer lo que ellos hacían por eso”, narró el diseñador gráfico.

La búsqueda de atención y autodiagnóstico es otro de los problemas que suman las redes sociales para los pacientes con hipocondría. 

“Las redes sociales pueden convertirse en un espacio para buscar atención y validación de las preocupaciones relacionadas con la salud”, acotó el experto. 

Medidas para evitar que las redes sociales empeoren la condición

El consumo consciente de información es la primera recomendación del experto, lo que significa que hay que ser selectivo con la información que se consume en las redes sociales. 

Otros consejos son reducir el tiempo de uso, evitar su consulta constante y enfocarse en contenido positivo y motivador para mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. 

En casos extremos en los que la persona sienta que no tiene voluntad para dejar de pensar en su salud, debe buscar ayuda profesional para proteger su salud mental. 

Leer más  Sensación de hormigueo en las manos: ¿a qué se debe y cómo prevenirla?

“Solo un especialista puede brindar las herramientas y estrategias necesarias para manejar la ansiedad y desarrollar una relación saludable con las redes sociales con respecto a temas de salud”, señaló el psicólogo González.

Hombres con niveles bajos de testosterona tienen mayor riesgo ante enfermedades cardiovasculares 
Foto: Freepik

Tratamientos para la hipocondría

La hipocondría es un trastorno que puede ser tratable a través de terapias psicológicas, como por ejemplo la cognitivo-conductual, ya que ayuda a las personas a identificar o modificar los pensamientos y comportamientos negativos relacionados con la salud. 

Las técnicas de relajación, como la respiración profunda y la meditación, también pueden ser útiles para controlar el malestar físico asociado con la hipocondría. Este tipo de prácticas podrían ayudar a reducir la tensión muscular, disminuir la frecuencia cardíaca y calmar la mente. 

El experto mencionó que existe otro enfoque terapéutico, en el que el paciente se expone gradualmente a las situaciones o estímulos que desencadenan su ansiedad relacionada con la salud. 

“Al enfrentarlos a sus miedos, se les enseña a identificar y modificar las respuestas emocionales que mantienen su preocupación. El objetivo es que aprendan a manejar sus miedos sin recurrir a comportamientos como la búsqueda excesiva de información sobre la salud”, explicó el especialista.

En casos graves, el psicólogo o psiquiatra podría recetar medicamentos para la ansiedad o depresión como un complemento de la terapia.

Noticias relacionadas