-- Publicidad --
  • La hora más económica del servicio de asistencia es de 12 dólares y puede aumentar según el tipo de atención que requiera el paciente

*Este reportaje de El Diario se publicó originalmente el 4 de marzo de 2023

Más de medio millón de personas de la tercera edad, mayores de 70 años, viven solas en Venezuela y no cuentan con el apoyo o el acompañamiento de un familiar cercano que vele por su bienestar, según una encuesta de la organización no gubernamental (ONG) Convite.

Esta es una realidad que se agudiza si se toma en cuenta la migración forzada que supera los 7,1 millones de personas (según la Plataforma R4V), lo que ha provocado que las personas mayores se quedaran sin sus seres queridos. Incluso, se ven obligados en casos de emergencia a solicitar el apoyo de un vecino o amigo cercano para comunicarse y pedir ayuda, de acuerdo con el mismo estudio de la ONG.

-- Publicidad --
Sábado ¿Cuánto cuesta un servicio de cuidado y acompañamiento para un adulto mayor en Venezuela?
Servicios de cuidado y acompañamiento para un adulto mayor en Venezuela

Sin embargo, cuando existe una discapacidad o una enfermedad de base, se requiere de la asistencia de una persona para realizar actividades cotidianas en el hogar o para cualquier otra necesidad relacionada con la salud del adulto mayor.

Esto motiva a que se deba contar con el apoyo de un cuidador que pueda asumir la tarea de acompañamiento. Por ello, la labor de acompañante en ocasiones recae en un tercero cuando los hijos o los familiares directos no pueden asumir esa tarea por diversas razones. 

Envejecimiento poblacional

De acuerdo con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para ese año una de cada seis personas en el mundo tendrá 60 años de edad o más. Además, se prevé que el número de personas de 80 años de edad o más se triplique entre 2020 y 2050, hasta alcanzar los 426 millones de adultos mayores.

Ese envejecimiento poblacional hace que los servicios de asistencia de personas mayores hayan surgido como una necesidad de proporcionar esa cobertura.

Particulares o empresas se han adaptado a las necesidades de la personas que buscan ese acompañamiento y hasta han ideado esquemas o planes asociados según la capacidad económica del contratante.

“Un compromiso que no puedo eludir”

Maura Abreu es una venezolana residenciada en Ecuador cuya madre, Carmen Vásquez (de 65 años de edad para el momento de esta entrevista) se encuentra en Venezuela. Carmen tiene un glaucoma congénito, por lo que perdió la visión; además padece de artritis reumatoidea, con mayor afectación en las manos y cadera.

Abreu, al verse con pocas opciones para ayudar a su madre, tuvo que contratar los servicios informales de tres personas en su comunidad para atender esas necesidades, ya que no podía costear la atención del personal de enfermería.

Tengo cinco años viviendo en Ecuador y no puedo regresar a Venezuela para atender las necesidades de mi mamá. Por ello, busqué en la residencia donde ella vive a personas que estaban desempleadas y me pudieran apoyar con las tareas de la casa y todo lo que tenga que ver con sus necesidades básicas”, comentó a El Diario.

Explicó que las tareas se dividen en varias acciones que están programadas para días específicos de la semana.

“Una de las personas que contraté hace el mercado los lunes. En promedio le asigno de 150 a 200 dólares semanales para los víveres. Luego, ella cocina lo necesario para la semana ese día y se guarda la comida en porciones de forma tal que sea sencillo a la hora de calentar”.

El resto de los días de la semana comparte las actividades con otras dos personas que se encargan de ayudarla a bañarse, darle masajes en sus articulaciones, caminar de forma asistida y calentar los alimentos que ya están previamente cocidos.

Asimismo, hay días establecidos para la limpieza del hogar y el lavado de la ropa. La compra de las medicinas se hace a través del delivery, de forma tal que una de las personas asignadas recibe el pedido mensual que ronda entre los 50 a 60 dólares.

¿Cuánto cuesta un servicio de cuidado y acompañamiento para un adulto mayor en Venezuela?
Cortesía

Detalló que diariamente le paga 12 dólares a las personas que asisten a su madre y los fines de semana se rotan entre las involucradas. El pago por los fines de semana y feriados es de 15 dólares por día, lo que da un total de 30 dólares en caso de ser sábado y domingo.

Mi gasto promedio semanal en pagar ese servicio es de 60 dólares. Si incluyo los fines de semana, asciende a 90 dólares semanales. En un mes (de cuatro semanas) eso se traduce en 360 dólares. Si sumo los gastos de alimentos y medicinas, sin incluir servicios, puedo gastar unos 1.000 dólares mensuales”, sostuvo Abreu.

Añadió que cuando tienen que llevarla a un control médico debe costear los servicios de un taxi y le proporciona de 5 a 10 dólares adicionales a las cuidadoras de su mamá.

Relató que ha sido “muy difícil” llevar la situación y su madre reconoce el esfuerzo monetario que hace su hija.

“No es sencillo enviar esa cantidad de dólares todos los meses, pero es un compromiso que no puedo eludir. Le he propuesto a mi madre la posibilidad de una casa hogar, pero ella me expresó que no desea pasar su vejez en un recinto como ese”, dijo.

Sin embargo, Abreú expresó que los costos más económicos de las casas de acogida para personas de la tercera edad privadas (en Caracas) tienen tarifas que van desde los 800 dólares mensuales en adelante, dependiendo de los servicios que ofrezcan.

“Considero que si la situación de salud de mi mamá desmejora, a un punto en que la asistencia en casa sea imposible, tomaría la decisión de llevarla a alguno de esos centros”, indicó.

¿Qué es el síndrome del cuidador?

El responsable del cuidado de una persona mayor puede experimentar episodios de desgaste físico y psicológico como consecuencia del trabajo diario.

De acuerdo con la Clínica Mayo, esta afección se denomina síndrome del cuidador. Se trata de un trastorno caracterizado por el agotamiento físico y psicológico de personas que desempeñan el rol de cuidador principal de una persona dependiente.

Este síndrome se caracteriza por estrés, ansiedad, depresión, irritabilidad, insomnio, dificultad de concentración, apatía, pérdida de apetito, cefalea, entre otras afecciones.

Las personas que experimentan esa situación desarrollan sentimientos de culpa, y dejan de lado actividades de ocio y diversión, así como a sus amigos, para dedicarse plenamente a la tarea del cuidado. Esto puede transformarse en cuadros de tristeza, aislamiento social o sentimiento de soledad.

Por otra parte, es posible que este síndrome aparezca en cuidadores que se imponen a sí mismos el ser la única persona encargada de cuidar al enfermo o dependiente.

“Es un trabajo que requiere mucha paciencia y dedicación”

Katherine Ávila es enfermera profesional y trabaja desde hace cinco años en el acompañamiento de pacientes mayores con necesidades especiales o con requerimientos de atención médica primaria domiciliaria.

Dentro de sus funciones enmarcadas en el área de enfermería están: baños en cama; medición de signos vitales; medicación oral, intramuscular, subcutánea; técnicas de reanimación cardiopulmonar; suministro de alimentación oral, enteral, parenteral, sondas, aspiración a pacientes con traqueotomía, así como la colocación y manipulación de sondas.

Incluye otras actividades relacionadas con la cura de escaras, úlceras, quemaduras en general y el aseo para personas con limitaciones motoras parciales o totales. 

Su campo de trabajo también incorpora actividades de cuidado del adulto mayor como las relacionadas con la asistencia para vestirse, levantarse, acostarse, sentarse, así como todas las tareas de simple a mediana complejidad dentro del hogar. A su vez, el control del régimen alimentario y la respectiva ayuda para alimentarse.

¿Cuánto cuesta un servicio de cuidado y acompañamiento para un adulto mayor en Venezuela?
Cortesía

Además presta apoyo para cambios posturales, traslados dentro del hogar, administración de medicación así como el apoyo a personas con problemas de incontinencia.

En mi trabajo me ha tocado tener relación con pacientes muy diversos. Desde personas con alzhéimer hasta personas con discapacidades motoras. Es un trabajo que requiere mucha paciencia y dedicación por parte del personal de enfermería”, dijo en entrevista con El Diario.

Ávila resalta que la migración impulsó la demanda de personal de enfermería para la atención de los adultos mayores.

“Yo diría que desde el año 2018 hubo una demanda importante de este tipo de servicios. Porque los adultos mayores se quedaron solos en sus casas, sus hijos y familiares cercanos pueden también haber emigrado, lo que motivó a la búsqueda de esa ayuda extra”.

Los precios de estos servicios son tasados por hora, y por lo general se cuenta con dos personas o más si se requieren turnos completos. Cada profesional establece su propia tarifa.

Para un día de trabajo entre seis y ocho horas diarias el costo es de 15 a 20 dólares, respectivamente. En mi caso, tengo un paciente en cama que cuido con otra enfermera y hemos establecido que trabajo dos días y libro uno. En los casos que se requiere dormir en la casa del paciente, el costo aumenta entre los 30 y los 40 dólares adicionales por día”, mencionó.

Señaló que los fines de semana o feriados las tarifas pueden oscilar entre los 25 dólares hasta hasta los 50 dólares por día. En caso de que sea un fin de semana completo, podría llegar a los 100 dólares.

Destacó que cualquier otra actividad como la preparación de alimentos, la limpieza del hogar, la compra de víveres o diligencias personales del paciente deben ser acordadas fuera de las actividades de cuidado.

“No está dentro de las funciones de enfermería asistir en esas tareas. Sin embargo, hay profesionales que están dispuestas a ejercer esas funciones siempre y cuando sean acordadas entre las partes. Al final, esto puede significar un ganar-ganar, ya que, hay familias que sienten reticencia por ingresar en su casa a personas desconocidas así tengan referencias comprobables”, explicó.

Planes y otros servicios domiciliarios

Existen otros servicios domiciliarios que son llevados por empresas que sirven de intermediario entre el cliente y los prestadores de servicio independiente que tengan la disponibilidad para atender las necesidades de los adultos mayores en sus hogares.

Estas empresas ofrecen perfiles de enfermeros, enfermeras, cuidadores o acompañantes domiciliarios, con experiencia, y sensibilidad para ese tipo de trabajos, de forma que puedan apoyar en su rutina diaria para brindar bienestar y mejorar su calidad de vida.

La tarifa del servicio de ubicación y selección de personal puede variar entre los 50 y los 100 dólares dependiendo de la empresa.

Una vez se selecciona al personal la negociación, se da directamente entre el cliente y el prestador del servicio. Ambas partes definen el número de horas y el alcance de sus funciones a seguir.

¿Cuánto cuesta un servicio de cuidado y acompañamiento para un adulto mayor en Venezuela?
Cortesía

La otra modalidad son los planes de atención programados. Bajo esta opción, es posible comprar paquetes por horas que pueden ir entre las 5,12,16, 20 o 27 horas al mes. 

Asimismo, se pueden contratar el número de horas adicionales que sean requeridas siempre que exista la posibilidad de cobertura.

El costo promedio por hora es entre 14 a 20 dólares y dependerá del tipo de servicio que se contrate. Es decir, si el tipo de acompañamiento se dará dentro o fuera del hogar, si incluye la búsqueda y entrega de medicinas, compra de víveres, organización de actividades culturales, de refuerzo cognitivo, entre otras que son posibles de programar.

Noticias relacionadas