-- Publicidad --
  • Los expertos advierten que algunas técnicas recientes para modificar de forma permanente el tono del iris no tienen aprobación sanitaria 

Muchas personas suelen tener el deseo de modificar el color de sus ojos por lo que buscan diversas formas de alterarlo, desde el uso de lentes de contacto hasta procedimientos quirúrgicos complejos. 

En la actualidad existen varias técnicas estéticas para el cambio permanente de la tonalidad del iris ocular, que está determinada naturalmente por una combinación de factores genéticos y biológicos. 

Ciertas afecciones también pueden influir en el color de los ojos, por ejemplo, el síndrome de Waardenburg que se caracteriza por cambios en la pigmentación de la piel, el cabello y la parte coloreada del globo ocular. Las personas con esta patología pueden tener ojos de un azul intenso o incluso de diferentes colores (heterocromía).

La Sociedad Española de Oftalmología (SEO) advirtió el 28 de mayo que las técnicas quirúrgicas que permiten cambiar el color de los ojos de forma permanente implican una serie de riesgos y complicaciones.

-- Publicidad --

Técnicas para cambiar el color de los ojos

Los implantes de iris de color son un procedimiento inicialmente desarrollado para corregir problemas de visión en pacientes con defectos del iris o enfermedades como la aniridia congénita, pero últimamente se aplica en el ámbito estético. 

Así funciona la queratopigmentación, una técnica para cambiar el color de los ojos
Foto: Pixabay

Este procedimiento consiste en la colocación de un implante de silicona de color en la cámara anterior del ojo, detrás del iris natural. La SEO señaló que si bien mejora la apariencia estética, la cirugía es irreversible y puede ocasionar complicaciones como glaucoma, cataratas e infecciones.

La despigmentación del iris con láser de baja energía se aplica para eliminar la melanina del iris, lo que aclara su color, aunque no permite obtener un tono específico para los ojos y puede generar resultados impredecibles. Además, los expertos españoles resaltaron que existe el riesgo de dañar el iris y otras estructuras oculares durante la operación.

La SEO resaltó que la técnica más riesgosa es la queratopigmentación, que consiste en la introducción de un pigmento en la córnea, previamente perforada con un láser de femtosegundo, para conseguir el color deseado por el paciente. 

Agregaron que este es un procedimiento complejo y relativamente nuevo, por lo que aún no se conoce a largo plazo la seguridad y eficacia de la técnica.

Así funciona la queratopigmentación, una técnica para cambiar el color de los ojos
Foto: Pixabay

Riesgos de las técnicas estéticas en los ojos

La SEO alertó que algunas cirugías estéticas no solo carecen de aprobación sanitaria, sino que además pueden acarrear graves complicaciones que pongan en riesgo la salud ocular e incluso la visión.

Los implantes cosméticos de iris no cuentan con la certificación CE ni la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), lo que significa que su seguridad y eficacia no han sido garantizadas por las autoridades.

Entre las consecuencias de someterse a este tipo de procedimientos están:

– Uveítis: inflamación del iris que puede provocar dolor, visión borrosa y sensibilidad a la luz

– Hipema: sangrado en la cámara anterior del ojo, lo que puede ocasionar visión borrosa y presión ocular elevada

– Glaucoma: enfermedad que daña el nervio óptico y puede conducir a la pérdida de visión permanente

– Cataratas: opacidad del cristalino del ojo, que genera visión nublada

Así funciona la queratopigmentación, una técnica para cambiar el color de los ojos
Foto: Pixabay

– Daño endotelial corneal: afectación de la capa interna de la córnea, que puede derivar en visión borrosa y dolor ocular.

– Pérdida de visión: en los casos más graves, las complicaciones derivadas de los implantes de iris pueden conducir a la pérdida total de la visión en uno o ambos ojos.

– Descompensaciones corneales: pérdida irreversible de la transparencia de la córnea.

– Pérdida de campo visual: reducción de la visión periférica del paciente.

De acuerdo con la SEO, las personas con iris sanos que se someten a estas cirugías corren un mayor riesgo de padecer complicaciones graves y permanentes.

Ante la creciente demanda de estas técnicas estéticas, los expertos hicieron un llamado a la cautela y la responsabilidad de las personas que quieran cambiar el color de sus ojos. 

Advirtieron que solo un oftalmólogo calificado puede ofrecer un panorama sobre las alternativas que no produzcan complicaciones en la salud ocular. 

Noticias relacionadas