-- Publicidad --
  • El cantante logró posicionarse como uno de los artistas más cotizados en Estados Unidos y fue el primer venezolano en la historia en vender más de un millón de discos | Foto principal: Cortesía

Uno de los venezolanos que más impactó en el ambiente musical con su voz fue Felipe Antonio Pirela Morón, quien nació en el barrio El Empedrao de  Maracaibo (estado Zulia) el 4 de septiembre de 1941.

A pesar de haber logrado consolidarse como uno de los cantantes que más discos vendió en la historia de Venezuela, Felipe Pirela, a quien también se le conocía como el bolerista de América, fue víctima de un asesinato que acabó con su vida el 2 de julio de 1972.

Su familia siempre dio testimonio de que Felipe Pirela demostró su inclinación musical desde muy temprana edad. Su padre, Felipe Antonio Pirela Monsalve, se dedicaba a la albañilería, mientras que Lucía Morón, su madre, era ama de casa y comerciante.

El artista formó parte de un grupo llamado Los Happy Boys, en el que también estaban dos de sus hermanos y varios vecinos del barrio que lo vio nacer. En ese entonces interpretaban temas que fueron hechos populares por cantantes como Alfredo Sadel, Olga Guillot y Lucho Gatica.

-- Publicidad --

Tal y como ocurrió con varios cantantes que se querían dar a conocer, Felipe Pirela incursionó en el espacio televisivo “El show de las doce”, transmitido por Radio Caracas Televisión (RCTV). En 1957, viajó a la capital venezolana y obtuvo el tercer lugar en uno de esos concursos en los que se inscribió.

En 1958, se convirtió en uno de los primeros artistas de planta que se presentaban en la emisora regional Ondas del Lago TV, que transmitía desde el estado Zulia. Asimismo, fue parte de la orquesta del español Juan “Juanito” Arteta, quien también era conocido como La Trompeta de Oro de América. En julio de ese año, regresó a Caracas y comenzó a trabajar en locales nocturnos y en la emisora Radio Caracas Radio (RCR).

Felipe Pirela: 52 años del asesinato del bolerista de América
Felipe Pirela junto con el Maestro Billo y Cheo García. Foto: Cortesía

La carrera profesional de Felipe Pirela

La vida profesional de Felipe Pirela como cantante comenzó en 1959, cuando fue contratado por el argentino Jorge Beltrán, director de la Orquesta los Peniques. En esa agrupación compartió con otros cantantes que ya estaban consolidados en el ambiente musical, como Víctor Piñero, Nila Valdez y David Montes de Oca.

En esa primera producción, Pirela grabó dos temas de la autoría de Carlos Guerra, “Entre copa y copa” y “No sufras, corazón”. El disco Carnaval con Los Peniques salió a la venta en febrero de 1960, bajo el sello Discomoda, propiedad de César Roldán.

En mayo de 1960, el maestro Billo Frómeta estaba preparando su regreso a Venezuela luego de estar en Cuba por un periodo de dos años, debido a un veto que recibió por parte de la Asociación Musical del Distrito Capital y el Estado Miranda. El músico dominicano escuchó a Pirela en una ocasión y se mostró interesado en contratarlo para que formara parte de la Billo’s Caracas Boys como bolerista.

“Jorge Beltrán lo trajo (a Felipe Pirela) para Caracas con el deseo de incluirlo en la orquesta. Desde luego, Los Peniques era una orquesta muy grande, tenía cinco cantantes. Tal vez era de las orquestas más grandes que han existido. Pero (Jorge) no le dio muchas oportunidades a Felipe, lo que no dejó que éste surgiera. Yo estaba necesitando un cantante de boleros, y sabiendo que Felipe Pirela podía hacer un trabajo muy bueno, le pedí a Jorge que me lo cediera”, declaró Billo Frómeta en una entrevista concedida en 1980.

El director de la orquesta Billo’s Caracas Boys contrató a Felipe Pirela el 14 de junio de 1960 para que hiciera parte del tren delantero de cantantes de su agrupación, junto con Cheo García y Yayo Montes. De acuerdo con declaraciones dadas por García, el maestro Billo contó con los servicios de Yayo Montes por poco tiempo. Por esta razón, el músico dominicano decidió quedarse con Pirela y Cheo García, un dúo que se constituyó como uno de los más exitosos en la historia de esa orquesta.

Felipe Pirela: 52 años del asesinato del bolerista de América
Foto: Cortesía Gladys Palmera

“Felipe entró a la orquesta mía. Y fíjate cuán joven era, que el sueldo de Felipe yo no se lo pagaba a él, porque su mamá me pidió que se lo diera a ella por intermedio de una hermana que era enfermera y que trabajaba en Caracas. Pero luego, llegó un día en que Felipe me pidió que le diera su dinero a él, a lo que yo accedí de muy buen gusto porque me parecía lo más lógico”, añadió Frómeta.

La primera grabación de Felipe Pirela con la Billo’s Caracas Boys fue un bolero compuesto por Orlando de la Rosa, titulado “No vale la pena”. Este tema apareció en un disco sencillo de 45 revoluciones por minuto (RPM). El 2 de julio de 1960, el cantante de origen zuliano debutó con la orquesta del Maestro Billo en el Centro Gallego de la Urbanización el Paraíso (Caracas).

Las siguientes dos producciones que grabó Pirela con la Billo’s le valieron el reconocimiento de artista revelación en 1960. En noviembre de ese año salió al mercado el disco Paula, en el que el zuliano grabó temas como “Caraqueñita” (de Manuel Caraballo Gramcko), “Amor de mis amores” y “Solamente una vez” (de Agustín Lara). Pero el éxito que logró con la canción “Puerto Cabello” (de Ítalo Pizzolante) le hizo cobrar notoriedad.

Asimismo, el disco de larga duración Comunicando (diciembre de 1960) trajo consigo la cifra récord de 130 mil copias vendidas en sus primeras semanas de lanzamiento. En ese trabajo, Pirela puso su voz en los temas “Por la vuelta” (de José Tinelli y Enrique Cadícamo) y “Para qué recordar” (de María Grever).

Su consolidación con la Billo’s

El año 1961 significó la consolidación del artista al lado de la orquesta de Billo Frómeta. En abril de ese año salió al mercado su tercera producción con la Billo’s Caracas Boys, que llevó por título Pobre del pobre (de Adolfo Salas). Allí también interpretó los boleros “Espera, quisqueyana” (de Billo Frómeta) y “Tristeza marina” (de José Dames y Horacio Sanguinetti).

También participó en el disco del premio Guaicaipuro de oro 1960. Consciente de la calidad interpretativa y el poder de ventas que tenía Felipe Pirela, el maestro Billo decidió hacer una producción con su orquesta de cuerdas para que el cantante marabino pusiera su voz como solista. Esta fue la única vez que el músico dominicano hizo una producción de este tipo con sus cantantes de planta. Es así como en septiembre de 1961 salió a la venta LP (larga duración) Canciones de ayer y hoy.

En noviembre de 1961, la Billo’s Caracas Boys publicó el cuarto trabajo discográfico en el que participó Pirela. Tres regalos significó el primer LP en donde la orquesta contó con tres cantantes que provenían de Maracaibo: Felipe Pirela, Cheo García y Joe Urdaneta. Allí, el bolerista cantó el tema “Quisqueya” (de Rafael Hernández).

Entre 1962 y 1963, Felipe Pirela transitó sus últimos años con la agrupación dirigida por Billo Frómeta, ya que se conoció en la prensa que el bolerista recibió numerosas ofertas por parte de compañías discográficas para que se convirtiera en solista.

En febrero de 1962 salió a la venta un sencillo con el tema “Imágenes” (de Frank Domínguez); en abril, Pirela participó en el disco del premio Guaicaipuro de oro 1961; en mayo, la orquesta Billo’s presentó al público el danzón “El son se fue de Cuba” (de Billo Frómeta); en julio, el bolerista hizo parte del LP Historia de mi orquesta, con el que el Maestro Billo homenajeó a su propia agrupación; y en noviembre de 1962, sale al mercado Esta noche… Billo, que hacía referencia a un programa de televisión que llevaba el mismo nombre.

En 1963, se publicaron sus dos últimos trabajos con la Billo’s, los cuales llevaron por título Billo en Fonograma y Mosaico diez. En este último LP, Felipe Pirela grabó dos éxitos que trajeron un volumen de ventas muy significativo. Los temas “Sombras nada más” (de José María Contursi y Francisco Lomuto) y “El malquerido” (de Waldik Soriano, José Goncálves y Jorge Quiroz) hicieron parte del repertorio de Pirela durante toda su carrera.

Felipe Pirela: 52 años del asesinato del bolerista de América
Foto: Cortesía

Su carrera como solista

En agosto de 1963, el bolerista abandonó la agrupación de Billo Frómeta para comenzar su carrera como solista. Firmó contrato con la compañía disquera Velvet, propiedad de José Pagé y quien bautizó a Felipe Pirela como el bolerista de América.

Un Solo Camino: México (diciembre de 1963), marcó el punto de partida del cantante en su internacionalización. Allí grabó éxitos como “De la gloria al olvido” y “¡Qué manera de llorar!”, ambos temas autoría de Mario de Jesús; y “Vieja carta”, de Salvador Flores.

En julio de 1964, Felipe Pirela grabó un disco que aún sigue siendo un récord de ventas en la historia musical de Venezuela. Únicamente tú (de Manuel Sincerely Acuña) registró una cifra de más de 500 mil copias vendidas. En esa producción también cantó “Bendita tú” (de José Sabre Marroquín); “Un cigarrillo, la lluvia y tú” (de Alberto Cortés) y “Ese bolero es mío” (de Mario de Jesús).

En septiembre de ese año se casó con una adolescente a quien Felipe Pirela le llevaba 10 años de diferencia, cuyo nombre era Mariela Montiel. Ella apareció en la carátula del tercer LP que grabó Pirela como solista, que salió a la venta en diciembre de 1964 y llevó como título Entre tu amor y mi amor (de Juan Pomati y Leopoldo Díaz).

En los carnavales de 1965 Pirela volvió a Caracas y actuó con el acompañamiento de la orquesta de Porfi Jiménez. Estas presentaciones sirvieron para promocionar su álbum Romance y ritmo (febrero de 1965). En junio de ese año nació su hija Lennys Pirela. En julio de 1965 salió a la venta el disco Sin ella (un tema de José Sabre Marroquín).

En 1966 Pirela fue merecedor de varios reconocimientos internacionales como el Trofeo de la Crítica de Puerto Rico y el Trofeo de la crítica de New York. En junio de ese año, lanzó el trabajo discográfico Cuando vivas conmigo (compuesto por José Alfredo Jiménez). Tras la publicación de este disco, Pirela se convirtió en el primer venezolano en lograr un millón de copias vendidas.

Felipe Pirela: 52 años del asesinato del bolerista de América
Foto: Cortesía

Sin embargo, cuando estaba en el punto más alto de su carrera se produjo su divorcio de Mariela Montiel en términos que fueron catalogados como “escandalosos”. La adolescente hizo declaraciones que ponían en duda la orientación sexual del cantante. A partir de ese momento, la imagen de Felipe Pirela en Venezuela no fue la misma.

Comenzó a estar menos tiempo en el país y venía esporádicamente para ver a su hija. Luis Armando Ugueto, quien se convirtió en el biógrafo oficial de Felipe Pirela tras publicar el libro Lo que es la vida (editorial Santillana), calificó al cantante como uno de los venezolanos que más discos ha vendido.

“Felipe fue el primer cantante venezolano en vender más de un millón de copias dentro y fuera de Venezuela. Fue uno de los artistas latinos más cotizados en Estados Unidos, en ciudades como Chicago y Nueva York. En las ciudades estadounidenses donde había público latino, Felipe era el rey”, afirmó Ugueto en una entrevista concedida a Globovisión en 2009.

En enero de 1972 el artista se residenció definitivamente en Puerto Rico. Desde allí, viajaba semanalmente a Estados Unidos para cumplir con compromisos laborales. Cuando Pirela salió de una presentación en un club nocturno, llamado “El molino rojo”, fue interceptado por unos sujetos que conducían un vehículo. El cantante recibió varios impactos de bala que le quitaron la vida el 2 de julio de ese año. Tenía 30 años de edad. Sus restos fueron traídos a Venezuela a través de un vuelo chárter y sepultados en Maracaibo, en el cementerio “Corazón de Jesús”.

Noticias relacionadas