• Debido a que están hechas de silicona y látex, pueden durar hasta 10 años. Además, no generan riesgos de salud ni provocan efectos secundarios

Las copas menstruales han ganado gran popularidad en lo que va de año, pues resultan ser una alternativa segura y eficaz. Pueden durar hasta una década porque están hechas de silicona, goma o látex de grado médico y precisamente debido a su larga duración, se consideran una opción más ecológica para el medio ambiente que las toallas sanitarias o los tampones.

¿Cómo funcionan?

Una vez que las copas ya están dentro de la vagina crean un sello de succión que impide la filtración de sangre, de esta forma recoge más líquido que los tampones o toallas sanitarias, pero se deben vaciar y lavar con regularidad.

Foto: Pictoline.

Para usarlas hay que hallar primero el tamaño que mejor se adapte a cada tipo de cuerpo, puede ser grande o pequeña. Algunos fabricantes aconsejan que los principales elementos que se deben tomar en cuenta para escoger la talla deben ser la edad y si se ha tenido hijos o no, pues ambos aspectos se relacionan de forma directa con la elasticidad de los músculos vaginales.

  • Copa menstrual pequeña: para mujeres menores de 25 años que no hayan tenido hijos o que los hayan tenido por cesárea.
  • Copa menstrual grande: esta es la más adecuada para mujeres mayores de 25 años y para mujeres de menos de 25 que hayan tenido hijos mediante parto vaginal.

Regla general: la copa más grande es mejor para flujo más abundante y la copa más pequeña para flujo ligero.

Antes de introducir la copa menstrual hay que asegurarse de que esté limpia. Posteriormente, se debe doblar en forma de “C” y mantenerla de esa manera hasta que esté dentro de la vagina. Lo más recomendable es hacer la inserción de cuclillas.

Una vez que la copa ya esté adentro, es importante dejar que se abra. Los dedos pueden funcionar muy bien para tocar la base y asegurar que esté redonda u ovalada, así se sentirá cuando esté abierta.

Para retirar la copa hay que apretar la base o inclinarla de lado ir sacándola despacio. Luego se vacía el contenido en el inodoro para enjuagarla y limpiarla.

Es recomendable que se esterilice con agua caliente entre los ciclos de periodo.

Foto: @doctor1doc3

¿Cuánto cuestan?

La duda frecuente es si el uso de la copa es rentable. En otros países, una copa menstrual cuesta entre $5 y $20, una cifra superior a lo que podría costar una caja de tampones, sin embargo, la copa puede reutilizarse cada mes durante unos 10 años, lo que la convierte en una opción rentable a largo plazo.

En Venezuela, los precios de las copas oscilan entre Bs 29.000 y Bs 70.000, mientras que las toallas sanitarias y los tampones se encuentran dentro de un rango que va desde los Bs 6.000 hasta los Bs 150.000.

De hecho, según varias investigaciones, si los precios se mantuvieran constantes durante 10 años, las mujeres que compraron una copa menstrual ahorrarían 95% de lo que probablemente gastarían en otros insumos durante esa misma cantidad de tiempo.

La copa menstrual se posiciona como la opción más rentable a largo plazo. En Venezuela esta se ha convertido en una nueva alternativa, pues por la duración y el tipo de mantenimiento que requiere permite que las mujeres migren a una opción con más beneficios, incluido el económico.

Noticias relacionadas