• A pesar de que el combinado nacional consiguió una presea dorada más que en Toronto 2015, quedó fuera del top 10 del medallero en Lima. Este resultado es la peor participación histórica del país

Los Juegos Panamericanos de Lima 2019 son historia. Con una delegación conformada por más de 280 atletas, Venezuela conquistó 43 medallas — 9 de oro, 15 de plata y 19 de bronce — y finalizó en el puesto número 12 de un medallero que estuvo liderado de principio a fin por Estados Unidos.

El tricolor criollo fue testigo de hazañas inolvidables. La triplista Yulimar Rojas rompió el récord panamericano con un salto de 15.11 metros, Daniel Dhers se convirtió en el primer campeón de la justa en el BMX Freestyle, el esgrimista Rubén Limardo concretó su cuarto oro panamericano, Luis Avendaño se consagró entre lágrimas en la lucha grecorromana y la judoca Elvismar Rodríguez venció por primera vez a la colombiana Yuli Alvear.

El karate, por medio de Andrés Madera (-67 kg) y Antonio Díaz (kata), y la halterofilia, con Génesis Rodríguez (55 kg) y Julio Mayora (73 kg), fueron las disciplinas que aportaron las otras preseas doradas para la nación en la fiesta continental, en la que 41 países de América dijeron presente en 39 disciplinas deportivas.

Pese a que el combinado nacional consiguió una áurea más que en Toronto 2015, el periodista Juan José Sayago, encargado de cubrir el ciclo olímpico, considera que el resultado total y el posicionamiento final indica que Venezuela no tuvo una buena participación, tomando en cuenta el desarrollo de las delegaciones de otros países que antes estaban por debajo, como Chile, Ecuador o República Dominicana.

blank

“La política intervencionista del Ministerio para la Juventud y el Deporte impide que Venezuela tenga un desarrollo en la planificación de sus disciplinas a través de las federaciones. Por ejemplo, la federación de boxeo tiene problemas de gobernabilidad, lo que causa que los atletas no asistan a los eventos clasificatorios y no se aprueben los recursos. En tres años, el deporte venezolano ha faltado a casi 40 eventos internacionales por forfeit”, comentó Sayago para El Diario.

Si solo se toman en cuenta los metales dorados, Venezuela tuvo su quinta mejor actuación en unos Juegos Panamericanos. No obstante, al quedar fuera del top 10 del medallero, se trata de su peor participación histórica en 44 años. Su presentación más discreta fue en la edición de México 1975, donde quedó en el decimotercer puesto.

En los Juegos de Toronto 2015, la delegación criolla estuvo representada por 358 deportistas que obtuvieron 50 preseas: 8 oros, 22 platas y 20 bronces. Además, finalizó en la octava posición del medallero en cinco de las últimas siete ediciones de la cita panamericana.

blank
La crisis económica del país está afectando el desarrollo deportivo, puesto que más del 70% de los medallistas de oro se producen y se entrenan en el extranjero con proyectos personales, como el caso de Rubén Limardo, Daniel Dhers, Antonio Díaz, Andrés Madera y Yulimar Rojas”, indicó Sayago.
blank

Mari Riquelme, periodista especializada en materia olímpica, consideró que la delegación nacional tan solo mantuvo la constante propia de los Juegos Panamericanos anteriores. Detalló que, desde hace un tiempo para acá, 40% de las federaciones deportivas de Venezuela no reciben recursos para sus gastos administrativos y de personal. De 15 federaciones que consultó, ninguna ha recibido dinero del Ministerio para la Juventud y el Deporte para organizar sus respectivos campeonatos.

“La curva del deporte siempre tiene que ir hacia arriba. Al mantenerse esa constante de Toronto 2015, significa que no hay relevo en la parte técnica. Hubo dos medallas que no deberían formar parte de este análisis comparativo: el kata de Antonio Díaz regresó luego de 16 años y el BMX Freestyle de Daniel Dhers es una nueva modalidad. Además, Venezuela entró a 30 finales en Toronto, mientras que en Lima fueron 24”, dijo Riquelme para El Diario.

Opinó que el ministro Pedro Infante maneja el Ministerio para la Juventud y el Deporte como si fuera “una bodega”, en vista de que no hay voluntad de “querer hacer las cosas bien” y de manera planificada. Y es que el deporte venezolano, a excepción del fútbol, el beisbol y el baloncesto, funciona de una sola manera: con dinero del Estado.

“Luego de Guadalajara 2011, las federaciones tuvieron que replantearse la obtención de recursos de la administración pública, debido a que hubo muchos cambios. En algunos casos, se decidió darle dinero directamente a los atletas para su preparación, aspecto con el que no estoy de acuerdo, ya que las políticas de las federaciones no pueden depender de un solo atleta, por mucho renombre que tenga”, dijo la comunicadora.

blank
Clausura de los Juegos Panamericanos Lima 2019 | Foto: Punto Olímpico

Aseveró que los “pocos logros” que se generaron fueron producto del sistema anterior, el cual “era tan bueno” que todavía es capaz de mantener potenciales para dar frutos. “En el deporte de alto rendimiento, si pierdes un día de entrenamiento lo retomas en dos. Si pierdes una semana, lo recuperas en 15 días. Un mes de entrenamiento lo recuperas en dos meses. En Venezuela ni siquiera hay juegos nacionales, estadales ni municipales desde hace muchos años”, agregó.

Desinterés de las autoridades

Atletas como Rubén Limardo, Hersony Canelón, Paola Pérez, Julio Iemma, Edilio Centeno, entre otros, denunciaron la desidia y la falta de apoyo por parte de las autoridades deportivas en los Panamericanos. Y eso que el ministro Infante mencionó reiteradas veces a Nicolás Maduro en las redes sociales para celebrar los logros de la llamada “Generación de Oro”.

Canelón, quien se quedó con el metal de plata en el keirin del ciclismo a pesar de que tiene ocho años sin entrenador personal, y Pérez, quien sufrió de hipotermia en la final de aguas abiertas debido a que no contó con el traje especial de neopreno para protegerse de las bajas temperaturas, son claros ejemplos de esta situación.

También existen atletas venezolanos que representaron a otros países en Lima 2019, como la esgrimista Paola Gil Piñero, quien abandonó a su a su familia en 2017 para buscar un mejor futuro en Ecuador, donde se encontraba su cuñado, y luego de seis meses hizo las gestiones para formar parte de la delegación peruana.

blank
La esgrimista Paola Gil Briseño representó a Perú en los Panamericanos | Foto: Cortesía

Otra atleta venezolana que representó a Perú en los Panamericanos, a raíz de la crisis que vive el país, fue la judoca Yuliana Bolívar. Además de ganar el bronce en la categoría de +78kg, se le otorgó una vivienda en la Villa de Lima, según establece el Artículo 1 de la Ley que premia a los atletas medallistas en la cita continental.

Sayago comentó que se deberían priorizar aquellas disciplinas que tienen un desarrollo sostenido en Venezuela y saber qué se quiere hacer con el proyecto: ganar medallas en los mundiales, en los Panamericanos o en los Juegos Olímpicos. “Al final, los atletas dependen de esa manutención gubernamental; y eso es un arma de doble filo. Yo no creo que las cosas vayan a mejorar. Sin una generación de relevo, no se vislumbra un futuro ameno”, agregó.

Solución a la problemática

Riquelme aseguró que de ser la encargada de manejar la cartera deportiva haría una modificación a los reglamentos de la Ley del Deporte: cambiaría el sistema para la entrega de recursos y establecería alianzas con la empresa privada.

“Los recursos no pueden recaer en el ministro o el presidente del Instituto Nacional de Deportes que está de turno. Hay que trabajar mucho en las disciplinas en las que no somos buenos. Se necesita dinero y personas que sean capaces de llevar esto adelante. Yo trabajaría con los entrenadores que aún están aquí y me traería al pocotón que están en el extranjero, por todo lo que han aprendido allá afuera”, especificó.

Sayago planteó que la política no puede estar ligada con el deporte y coincide con Riquelme en que “hace falta una intervención gigantesca en una empresa de mercadeo que se encargue de comercializar a nuestros atletas, incluso a los que están afuera, de manera que haya un acceso a los programas del Ministerio del Deporte y así obtener mejores sponsors para no depender del gobierno. Ojalá que haya un cambio en el país, en general”.

blank
La abanderada Elvismar Rodríguez ganó oro en Judo| Foto: COV

El panorama hacia Tokio 2020

Sayago mencionó como ejemplo a Argentina, que además de las 32 preseas de oro que cosechó en los Panamericanos, alcanzó 86 plazas para los próximos Juegos Olímpicos, mientras que Venezuela no obtuvo ninguna. Sin embargo, él todavía mantiene cierto optimismo.

blank
Conversando con otras personas sobre los Panamericanos, recuerdo que les había dicho que, paradójicamente, Venezuela tendría más medallas doradas que en la edición anterior. Lo mismo pienso para los Juegos Olímpicos. Es posible que la delegación llegue con un tope increíble a Tokio 2020”, expuso.

¿El talento sin apoyo será suficiente para que la delegación obtenga resultados históricos en Tokio 2020? De acuerdo con el periodista, pese a todas las dificultades, “los resultados deportivos no están ligados a la suerte”, puesto que el atleta venezolano “tiene la posibilidad de transformar una situación adversa en un hecho positivo”.

Noticias relacionadas