• Iris Azócar estaba de cumpleaños cuando la llamaron para notificarle sobre la detención de su hijo, quien se encuentra en privado de libertad por segunda ocasión

La madre de Víctor Ugas reside en Carúpano (Sucre). Había viajado recientemente a Caracas porque asistió al acto de graduación de su hijo. Fue la última vez que lo vio.

Comunicador Social Luego de haber paralizado sus estudios por tres años y dos meses, tiempo que estuvo privado de libertad, Víctor Ugas se graduó en la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA)

El viernes 20 de diciembre, Iris Azócar estaba su casa, era su cumpleaños. Ella había recibido las llamadas de costumbre de Víctor, quien monitoreaba la llegada de un regalo que le había enviado. El reloj marcaba las 5:16 pm cuando su teléfono volvió a sonar, esta vez, una voz desconocida le avisaba que su hijo había sido detenido por la Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). A partir de ese momento la vida de la mujer se convirtió, nuevamente, en una pesadilla.

Azócar aseguró para El Diario desconoce los detalles sobre la detención de su hijo. Además, señaló que tampoco ha recibido información sobre su sitio de reclusión. Recorrió todos los recintos carcelarios de la capital, donde funcionarios negaron la presencia del periodista en sus instalaciones. 

Lo primero que pido es que mi hijo esté vivo, y que se pueda comunicar con nosotros. Han pasado nueve días que no sabemos absolutamente nada de Víctor, y él tiene una condición asmática por lo que necesita sus medicamentos”, indicó.

Ella señala que días antes de su detención, su hijo le había pedido que no se preocupara por lo que pudiera pasarle. Azócar recuerda que Víctor se encontraba nervioso por la persecución de funcionarios del Estado a parlamentarios de la Asamblea Nacional. 

“Él me dijo: ‘Mamá no me siento seguro’ y me abrazó. Lo último que me dijo fue que no me mortificara porque él estaba con Dios”, relató Azócar. 

La madre del comunicador denunció que su hijo, además de sufrir la condición respiratoria, también padece de dermatitis atópica. La enfermedad se caracteriza por brotes y enrojecimiento de la piel que genera comezón a los afectados. Por ello, ella exige que se informe de su sitio de reclusión para que su hijo pueda tener acceso a sus tratamientos, además de ropa y comida.

La audiencia de presentación del diputado a la Asamblea Nacional Gilber Caro y del periodista Ugas se realizó el 22 de diciembre en el Tribunal 49 de Control en medio de irregularidades.

A los abogados Ana Leonor Acosta, Luis Sucre, Alonso Medina Roa, Alejandra Tosta y Theresly Malavé, que estaban afuera del Palacio de Justicia, se les impidió la entrada.

El abogado Joel García explicó que el imputado es quien designa su defensa; sin embargo, se les negó la defensa privada y se les impuso un defensor público -quien no se comunicó con los familiares- para que llevara el caso de ambos. Indicó que a Ugas y a Caro se les impidió avisar a sus abogados que se realizaría la audiencia de presentación. La jueza a cargo del caso es Hilda Villanueva.

Se desconoce el centro de reclusión, las condiciones en las que se encuentran y los delitos imputados.

García informó el pasado 24 de diciembre que a Ugas, asistente del diputado Gilber Caro, le imputaron el delito de resistencia a la autoridad y que le impusieron medida sustitutiva de libertad pagando fianza. Sin embargo, los tribunales están de vacaciones colectivas por las festividades navideñas, por lo que los familiares no podrán saber de la situación hasta mediados del 7 de enero, cuando reinicien actividades.

Una vida paralizada

El 23 de diciembre de 2017, Víctor Ugas fue excarcelado tras estar detenido desde octubre de 2014. Había sido señalado de publicar las fotos del cuerpo del diputado oficialista Robert Serra en la morgue de Bello Monte, en Caracas, tras ser asesinado en La Pastora.

Estuvo preso en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) El Helicoide. Permaneció detenido a pesar de tener dos boletas de excarcelación, de acuerdo con Espacio Público: la primera emitida en julio de 2015 con medida cautelar, y la segunda en abril de 2017, donde se le estableció libertad plena y sin restricciones.

Presuntamente, la gráfica fue enviada por correo electrónico a un grupo de personas y distribuida por la red social Twitter. También la fotografía fue publicada por un portal web radicado en Argentina que fue bloqueado por órdenes de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

El Ministerio Público le imputó a Ugas los delitos de revelación indebida de data o información de carácter personal, y espionaje informático, este último contemplado en la Ley Especial Contra los Delitos Informáticos.

Víctor fue trasladado a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Caracas, donde permaneció recluido por más de tres años.

Iris Azócar aseguró que su hijo no fue capturado, sino que él se entregó de forma voluntaria ante las autoridades luego de ser señalado en dos programas oficialistas, ser víctima de amenazas y persecución por colectivos en Maracay, cuando era estudiante.

Ugas también tuvo que ser operado de apendicitis durante este periodo. Fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Militar de Caracas, donde estuvo preso en su habitación durante el proceso de recuperación bajo la custodia de funcionarios del cuerpo de seguridad, y luego fue trasladado de regreso a la sede del Sebin.

El último mecanismo: Denunciar en las redes

Skarlyn Duarte, esposa de Ugas y también ex preso político, dedica mensajes en Twitter para exigir conocer el paradero del periodista, así como una fe de vida desde su detención.
23 de diciembre
“A mi esposo le negaron el derecho a la defensa y seguimos sin saber su paradero, necesito una fe de vida de mi esposo. Van 65 horas de la desaparición de mi esposo y del Diputado Gilber Caro y aún desconozco su paradero. Necesito saber si está bien, no sé si ha comido No sé si está vivo. Víctor es asmático y no tiene sus medicamentos. Por favor díganme”, escribió Duarte en la red social.
Duarte también responsabilizó a Tarek William Saab por la integridad física de su esposo luego que no pudieran recibir noticias sobre su estado. Será el 7 de enero cuando podrán tener acceso los tribunales en Caracas luego de que se reintegren los funcionarios.
25 de diciembre
“Hoy no puedo decir feliz Navidad porque seguimos ante la incertidumbre de no saber el paradero de mi esposo Victor Ugas. Exigimos que nos digan en dónde lo tienen, no descansaremos hasta dar con su paradero. Tarek Wiliam Saab, pronúnciese por favor”, expresó su esposa.
28 de diciembre
“Un día más sin saber de mi esposo y periodista Víctor Ugas. ¡Te amo con todo mi corazón! Le pido a Dios que tome el control de esas mentes enfermas que hoy te tienen secuestrado”, fue la última denuncia de su esposa en la red social luego de nueve días sin obtener respuestas sobre en qué sitio de reclusión se encuentra el comunicador.

Tanto los familiares como los diputados de la Asamblea Nacional (AN) exigen al régimen de Nicolás Maduro las pruebas que certifiquen que el diputado Gilber Caro y el periodista Víctor Ugas están con vida, al cumplirse nueve días del secuestro de ambos.

Noticias relacionadas