• La representante de Maduro se movió por las instalaciones del aeropuerto de Barajas e incluso pasó por un puesto de control como cualquier otro pasajero justo antes de acceder a la puerta de embarque del vuelo con el que saldría de España

La reunión entre el ministro de Fomento español, José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez, ha generado fricciones dentro del círculo del gobierno del presidente Pedro Sánchez. La cita se produjo en la clandestinidad, o eso querían ambos, en el Aeropuerto de Barajas de Madrid. Primero se negó la reunión, y luego fue admitida por el ministro Ábalos en un intento por aclarar los hechos sobre este encuentro del pasado domingo. 

La entrevista entre Rodríguez y Ábalos, duró más de una hora y media y se realizó dentro de una aeronave con matrícula TC-AKE. El encuentro también fue autorizado por el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, como por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, de acuerdo con los medios españoles.

La polémica inició el pasado jueves, cuando el diario español Voz Pópuli informó que el ministro de Fomento se había reunido con Rodríguez en el aeropuerto de Madrid. “No hubo reunión”, respondió el gobierno unos días atrás. 

Antonio Rodríguez, el periodista de Voz Pópuli que publicó la exclusiva en el mencionado diario, explicó para El Diario que la representante oficialista alquiló un avión turco con el que saldría del aeropuerto de Estambul el pasado sábado 18 de enero en horas de la mañana en un primer vuelo con una duración de 6 horas y 30 minutos hacia Portugal. En el lugar, realizó una escala de 30 minutos para volar hacia Venezuela. 

Rodríguez sostiene que la empresa Sky Valet, que presta los servicios de alquiler de estas aeronaves, cobra tarifas de hasta 7.000 euros por hora. Es decir, el viaje habría tenido un costo total de 400.000 euros. El pago de los servicios también se hace por adelantado.

El periodista también indicó que la aeronave aterrizó en el Aeropuerto de Maiquetía el sábado para posteriormente emprender el viaje hacia Madrid el día siguiente. “La vicepresidenta de Maduro pasó siete horas en la terminal ejecutiva del Aeropuerto de Barajas custodiada por la Policía, ya que tenía prohibida su entrada en España en virtud de las sanciones impuestas por la Unión Europea”, agregó Rodríguez.

Foto: AFP

Horas más tarde, el entorno del ministro español reiteró que “no se reunió con ella”, pero que “fue al aeropuerto a recibir al ministro de Turismo (Plasencia), quien viajaba en el mismo avión que Rodríguez”. Desde el ministerio añadieron que Ábalos no sabía de antemano que Rodríguez iba en el mismo avión que Plasencia. Esta última fue la tercera versión sobre lo sucedido en un lapso menor a 24 horas del encuentro con la dirigente chavista. 

Finalmente, en su última declaración pública, Ábalos sostiene que en el camino al aeropuerto recibió una llamada de Fernando Grande-Marlaska, quien le informó de la llegada a España de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Según Ábalos, Marlaska le comunicó que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, había recibido una comunicación de la embajada venezolana en la que se informaba de la presencia de Rodríguez. Y añadió: “Ya que vas, procura que no baje del avión dadas las sanciones de la Unión Europea”, dijo Ábalos a La Razón

“Ábalos tuvo conocimiento de que la vicepresidenta iba en el avión un poco antes de su llegada. No fue una reunión, fue un saludo forzado por las circunstancias”, argumentó el viernes el despacho de Fomento. 

Posteriormente, el mismo Ábalos se volvió a referir al asunto, y declaró que subió al avión de Rodríguez para explicar que no podía pisar territorio español.

Foto: AFP

¿Delcy pisó territorio español?

“Existe una discusión política y jurídica sobre si Rodríguez pisó o no suelo español. El gobierno ha dicho que ella estuvo en la zona de frontera alegando que esto todavía es territorio internacional, por lo tanto no tuvo que presentar sus documentos. Sin embargo, ahora las miradas también giran hacia la Policía Nacional porque permitió que se trasladara hasta la zona T4, donde tomó un vuelo comercial hacia Doha sin pasar por el filtro policial”, acotó Antonio Rodríguez

El filtro de seguridad que recibe a todos los pasajeros en la terminal ejecutiva exige la presentación de la documentación a los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Sin embargo, en el momento que aterrizó Delcy Rodríguez, debió ser deportada inmediatamente a Caracas, debido a las mismas sanciones de las UN. En su lugar, dice el periodista Rodríguez, la vicepresidenta del oficialismo recibió autorización para embarcar un vuelo convencional y poder cumplir con su siguiente compromiso en Turquía.

“La Policía custodió a Delcy en un trayecto, presumimos, en un vehículo privado. Ella habría incluído un ticket para tomar su siguiente vuelo e incluso pasar hasta la terminal de pasajeros comunes. Rodríguez abandonó España alrededor de las 8:00 am del lunes, lo cual coincide con un vuelo operado por la compañía Qatar Airways”, detalló el periodista Rodríguez.

Entretanto, la versión de no haber pisado suelo español, y que también fue mencionada por el ministro Ábalos el pasado viernes, también contrasta con la normativa vigente en la Unión Europea (UE) en relación a las sanciones impuestas al círculo del régimen de Nicolás Maduro, en la que se prohíben expresamente los tránsitos o escalas en cualquier aeropuerto comunitario que pertenezca a la UE.

Álvaro Nieto, director adjunto de Voz Pópuli, comparte esta visión. El periodista desestimó las narrativas emitidas por el gobierno del presidente Pedro Sánchez en las que considera que Delcy Rodríguez no ingresó a territorio español, y por lo tanto, no fue deportada hacia su destino de origen. 

Foto: AFP

“La Unión Europea es muy clara al respecto, una persona sancionada no puede entrar en el espacio aéreo de un país europeo, es decir, que el avión no debió entrar en España. Por lo tanto, no es tan relevante si ella entró en un espacio de frontera o no porque ella jamás debió aterrizar en el Aeropuerto de Barajas, porque es lo que dice la legislación europea. Además, una vez que aterrizó en Madrid, la normativa dice que ella debe ser retenida por la policía, y deportada en el primer vuelo que haya con destino hacia Venezuela. La Policía no hizo eso. En su lugar, la acompañaron y la custodiaron durante ocho horas hasta que salió de Madrid dentro de un avión comercial y desde otra terminal hacia Catar”, enfatizó el periodista Nieto para El Diario. 

Asimismo, Nieto señaló que el protocolo diplomático habitual obliga a comunicar cualquier desplazamiento de un ministro, y así lo hizo Venezuela el domingo 19 de enero, cuando informó a la embajada española en Caracas de la visita de Rodríguez. El gobierno, por tanto, supo con antelación que la vicepresidenta llegaba a Barajas, como también confirmó la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González.

Pese a las múltiples versiones sobre lo ocurrido y a las críticas de la oposición, que han pedido la comparecencia del ministro de Fomento en el Congreso para dar explicaciones y las cámaras de seguridad del aeropuerto, Ábalos se niega a dimitir. Para Nieto, el presidente Sánchez no podría prescindir de las responsabilidades de Ábalos porque el hecho podría tratarse como una derrota. El periodista, añade que, al ser el ministro de Fomento, el número dos de confianza del partido socialista, no cree que pueda renunciar en las próximas horas a su cargo. 

“Yo creo que si cae alguien del gobierno, será más bien algún otro ministro como pudiera ser el del Interior o del Exterior que también están implicados. Pero me temo que no va a suceder ninguna dimisión de Ábalos porque en España no suele haber cultura política para que los políticos asuman sus responsabilidades y no estamos acostumbrados a ello porque prefieren que sean los tribunales que determinen las responsabilidades y que se encarguen de dilucidar si un político es culpable o no”, opinó Nieto. 

El director adjunto de Voz Pópuli aseguró que el ministro Ábalos mantendrá la última versión que emitió a la luz pública en la que sostiene que se trasladó al Aeropuerto de Barajas, en su carro particular, para recibir al Ministro de turismo venezolano, Félix Plasencia. 

Nieto enfatizó que el gobierno español no puede confesar los detalles de la reunión debido a que “puede significar un escándalo mayúsculo en el país”. Sin embargo, aclara que, a pesar de que el ministro Ábalos se encuentra en su derecho a reunirse con un miembro político de otra nación, las condiciones en las que se llevó a cabo el encuentro con Delcy Rodríguez generan indicios que existe algo que no puede salir a la luz pública. 

Foto: AFP

“Puedo entender que está en su derecho de reunirse con ella, lo que pasa es que cuando un ministro de una democracia se reúne de madrugada, en un avión, con una vicepresidenta de un país contrastadamente tiránico o un régimen, evidentemente nada bueno puede estar sucediendo y yo creo que el gobierno español sabe que no puede confesar lo que hizo exactamente esa noche porque los españoles no lo verían adecuado. Todo el mundo sabe que en Venezuela se vive un régimen cercano a lo dictatorial”, enfatizó.

El gobierno ha minimizado este lunes la polémica negando que se haya desatado una «crisis» por el tránsito de Rodríguez en el Aeropuerto de Barajas y ha acusado al Partido Popular de pretender influir en la política exterior española respecto a Venezuela. En tal caso, si el gobierno español conocía de antemano que Rodríguez volaba con destino a Madrid, el Ejecutivo podría haber incurrido en un nuevo incumplimiento de las normas de la Unión Europea en una polémica que afecta al sector socialista de ese país.

Las sanciones de la UE obligaban a España a impedir el aterrizaje de Rodríguez

Las sanciones contra Venezuela obligan a los Estados de la Unión Europea (UE) a adoptar “las medidas necesarias para impedir que entren en su territorio o transiten por él”, de acuerdo con la decisión del Consejo de la Unión Europea aprobada en 2017.

Esa decisión inició una ola de sanciones que se han ido ampliado progresivamente y que ya incluye a 25 altos cargos venezolanos. A todas esas personas, entre las que figura Delcy Rodríguez, se les prohíbe la entrada en Europa y se les somete a la congelación de los fondos o recursos económicos de que dispongan en territorio comunitario.

Entretanto, la presencia de Rodríguez durante varias horas en el aeropuerto de Madrid, habría incumplido el mecanismo sancionador de la UE, salvo que España comunicara previamente por escrito su intención de conceder una excepción a la representante de Maduro.

A pesar de esto, la evaluación para aclarar si España incumplió sus obligaciones en este caso es algo «responsabilidad de las autoridades nacionales competentes», tal y como han explicado fuentes del Parlamento Europeo a Voz Pópuli.

Noticias relacionadas