• El atleta olímpico venezolano obtuvo el pase a los Juegos Olímpicos, a pesar de los obstáculos y dificultades

Con solo 9 años de edad, en el dique de Guataparo, en el estado Carabobo, Andrés Lage se enamoró del velerismo, un deporte que lo llevaría 21 años después a ser el quinto venezolano en conseguir un boleto los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, un encuentro deportivo que aún se desconoce si se realizará debido a la pandemia Covid-19 que ha paralizado al mundo entero.

Desde pequeño el mar y la vela siempre estuvieron en la vida de Andrés. El venezolano constantemente viajaba junto a su familia a la playa. Su padre tenía un windsurf — tabla similar a la de surf— con la que solía practicar. Esta costumbre despertó su interés por los barcos y los deportes acuáticos.

Foto: cortesía

El velerista recuerda con especial afecto la fecha en la que comenzó a navegar. El 1º de mayo de 1999 inició la búsqueda de su sueño: representar a Venezuela en unos Juegos Olímpicos.

“Fue un objetivo trazado desde hace muchísimos años, es el sueño de mi vida hecho realidad y cuando lo logré fue un momento de sentimientos encontrados porque durante muchos años he tenido que sortear muchos obstáculos tanto deportivos como personales. Una vez que lo logré sentí como una paz interior que me dio mucha más fuerza y confianza para afrontar el reto más grande de mi vida”, expresó Andrés en exclusiva para El Diario.

Logros en la carrera de Andrés Lage

8vo lugar en la Copa Mundial de Vela en Génova 2019

Clasificación al Mundial de Vela en Marsella 2019

4to Lugar en el SouthAmerican Selection en Brasil 2019

Segundo venezolano en la historia en participar en los JJ OO en Vela tras Jhonny Bilbao en Pekín 2008

Pero en su carrera no siempre ha tenido el viento a favor. Actualmente duerme en su camioneta o en el club en el que entrena en la ciudad de Valencia, España. Ha tenido hasta tres trabajos para poderse mantener y costear su participación en lo eventos.

Lo más difícil de la carrera ha sido mantenerme en Europa sin apoyo de nadie. Te hablo desde una cama que tengo en mi camioneta. Lo más difícil es mantenerse, trabajé en un Mcdonald’s donde me quedaba hasta las 11:00 pm, hora en que cerraba el local, para hacer limpieza y así ganarme una hora extra más. En las tardes trabajaba en una tienda deportiva de bajo coste y los fines de semana en un club de vela enseñando a niños. Así me lograba mantener y competir con algún barco antiguo”, relató.

Clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

El atleta venezolano relató logró su boleto a Tokio sin ningún apoyo económico.

Con un barco de 2004 consiguió el octavo puesto en la Copa Mundial de Vela, que se celebró en Génova. Allí obtuvo el mejor resultado en la historia de Vela para Venezuela; asegura que si contara con un “apoyo digno” podría lograr muchas cosas más.

El atleta explicó que, tras su clasificación a Tokio 2020, entabló conversaciones con el Ministerio del Deporte para presentar los requisitos económicos necesarios para competir e ir por los objetivos que tiene en mente, que es pelear por las medallas. Para ello que necesita “una serie de materiales y recursos para contratar personas adecuadas para prepararnos de manera óptima”.

La preparación de Andrés para la cita olímpica inició justo después de obtener la clasificación a Tokio 2020, en España, donde está ubicado el centro de entrenamiento. Antes de JJ OO participaría en varias competencias que servirían como termómetro para evaluar su técnica y destreza, aunque debido a la pandemia de Covid-19 es probable que las organizaciones cancelen dichos eventos, como ha ocurrido en las principales competencias del deporte mundial.

España ha sido uno de los países más afectados por el coronavirus. Europa se convirtió en el nuevo epicentro de Covid-19, que ha dejado hasta el 18 de marzo 14.678 personas contagiadas y 741 fallecidos.

Estatuto del gobierno de España sobre actividades deportivas:

El artículo 10.3 del Real Decreto indica que se suspende la apertura al público de los museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como de los locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos, las actividades deportivas y de ocio indicados en el anexo del presente real decreto.

Proyectos después de Tokio 2020

Foto cortesía

Andrés comentó que practicar velerismo en Venezuela es difícil, porque aunque como hobby es más económico que otros deportes, hacerlo a un nivel de alto rendimiento es bastante costoso, por los materiales que se utilizan, los instrumentos y el entrenador que se requiere. Es un proceso que conlleva gran preparación y de mucho conocimiento.

Reveló que uno de sus planes a futuro es crear una base invernal en Venezuela, para practicar Vela en el país y a su vez transmitir sus conocimientos a las generaciones de relevo.

Foto cortesía

Andrés detalló que uno de sus planes tras la justa olímpica es cambiar a la modalidad de Vela Mixta y regresar a Venezuela al Club Puerto Azul, en el estado La Guaira, para seguir preparándose ya de cara al próximo ciclo olímpico.

Dormir en una camioneta y tener tres trabajos para poder mantenerse, demuestran el ímpetu del atleta que trabajó para obtener un cupo y representar al país en Tokio 2020. Esta es la historia de Andrés Lage, el velerista venezolano que añora seguir cumpliendo sus sueños en unos Juegos Olímpicos que quizás deban posponerse.

Noticias relacionadas