• El personal médico es amedrentado por organismos de seguridad por denunciar la falta de insumos para atender a los pacientes contagiados con el virus.

La llegada del coronavirus a Venezuela ha agudizado la crisis del gremio de la salud. Ahora están sujetos a amenazas y detenciones por exigir los insumos necesarios para poder atender a los contagiados con el virus que ha colapsado los sistemas de atención de grandes países como Italia y España.

El pasado martes 17 de marzo, la organización no gubernamental Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos (Provea) denunció que efectivos del gobierno de Nicolás Maduro detuvieron a dos profesionales de la salud y emitieron una solicitud de arresto contra otros dos. 

En el estado Táchira, el enfermero Rubén Duarte fue detenido por unas horas por la División de Contrainteligencia Militar (Dgcim) por denunciar las deplorables condiciones del Hospital Central de Táchira. Mientras que Julio Molinos, doctor de 72 años de edad del estado Monagas, fue privado de libertad y se le dictó casa por cárcel bajo el cargo de «ejecutar situación de zozobra». También le fue aplicada la Ley Contra el Odio. 

En entrevista con El Diario, Marino Alvarado, activista por los derechos humanos e integrante de la directiva de Provea, comentó que la pandemia tomó a Venezuela en un momento donde el sistema público de salud está bastante deteriorado y eso es lo que han venido denunciando el gremio médico y de enfermería. 

«Una preocupación natural del personal de salud es que les toca enfrentar a un virus que se expande con mucha facilidad y ellos no tienen las condiciones adecuadas para poder atender los casos. Les preocupa que se puedan contagiar» explicó el también abogado. 

Aclaró que los profesionales de la salud, ante esta situación del Covid-19, no amenazan con irse a paro, solo exigen las condiciones de trabajo adecuadas que están establecidas en la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat) para poder atender a los pacientes. 

blank
Si las enfermeras se van a un paro porque no están en las condiciones para poder trabajar, estarían haciendo algo totalmente legal porque se establece en la Lopcymat que los trabajadores tienen el derecho a exigir mejores condiciones laborales», expresó.

Por su parte, Mauro Zambrano, dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, denunció en entrevista para El Diario que están arremetiendo en contra de los profesionales de la salud solo porque están exigiendo equipos de seguridad para evitar contagiarse. Aseguró que como sindicato se dió la orden en la ciudad capital de no atender casos sino se tienen los equipos de protección necesarios. 

«Es difícil prestar un servicio de salud cuando corres peligro de contagiarte con esta pandemia (…) Nosotros como sindicato, dimos la orden de que no pueden hacerle frente a esta enfermedad así y es mejor no exponerse», recalcó Zambrano. 

Por otro lado, Marino Alvarado indicó que en el caso del enfermero Durán y el doctor Molinos, se está cercenando la libertad de expresión, puesto que ellos lo que hicieron fue emitir en las redes sociales una preocupación que no escapa de la realidad.

blank
Si empiezan a callar las voces de los médicos que están reclamando mejores condiciones para los hospitales, a los que quieren hacer denuncias para advertir una determinada situación de salud, lo que hace el gobierno es complicar más la situación para atender este problema». Mariano Alvarado, abogado e integrante de Provea

Mejores condiciones 

Como integrante de la directiva de la organización Provea, Marino Alvarado cree que son necesarias tres aspectos fundamentales para garantizar que el sector salud trabaje en condiciones óptimas. Primero siguiere un acuerdo político de las partes para permitir una ayuda internacional en cuanto al tema de salud. Segundo que se les permita trabajar sin dificultad a los entes que prestan ayuda humanitaria, garantizarles buenas condiciones para que realice mejor su trabajo. 

La tercera, pero no menos importante, es garantizar a los profesionales de la salud seguridad laboral, ya que con el déficit de personal que existe en los hospitales, no pueden permitirse que estos se contagien con el Covid-19. 

«¿Qué pasaría si empiezan a enfermarse los médicos y las enfermeras en los hospitales? Que el sistema de salud va a estar en menor capacidad de poder atender esta situación de emergencia que está pasando el país», sentenció Alvarado.

Finalmente, afirmó que es urgente y es un elemento clave en la actual situación venezolana, que los trabajadores de la salud puedan prestar sus servicios de la manera adecuada y atender al pueblo como se lo merece. 

El médico profesional y el gremio de enfermería se enfrentan día a día a diferentes calamidades. Sin embargo, y a pesar de los amedrentamientos y la persecución, se mantienen trabajando y exigiendo lo que por derecho les corresponde. 

Noticias relacionadas