• El régimen no solo persigue a quienes piensan diferente, sino que también arremete contra los defensores de DD HH estigmatizando el trabajo humanitario que estos realizan, según expresó para El Diario el director de Redes Ayuda, Melanio Escobar

La crisis humanitaria que vive Venezuela es un problema que cada día se agrava. Organizaciones no gubernamentales (ONG) en el país que ayudan a los más necesitados, son constantemente estigmatizados por el régimen de Nicolás Maduro.

El periodista defensor de los Derechos Humanos (DD HH) y director de la ONG Redes Ayuda, Melanio Escobar, aseguró para El Diario que Maduro y «su cúpula» penalizan tanto la ayuda internacional como la que puedan brindar organismos independientes en el país. 

“El Estado venezolano, manejado por la dictadura de Nicolás Maduro, ha financiado un sin fin de actividades en otros países, como Cuba por ejemplo. Eso ha sido una retórica para criminalizar el trabajo de las organizaciones de derechos humanos”, indicó Escobar.

Explicó que la única forma de hacer trabajos humanitarios en el país es con financiamiento internacional y recordó que incluso «la misma izquierda» venezolana ha recurrido a este mecanismo, más recientemente, con el Foro de Sao Paulo. Especificó que ese evento fue costeado por organismos multilaterales que siempre financian al régimen. 

Aseguró que hacer trabajo humanitario en el país es difícil, sin embargo, dujo que esto no los detiene en su objetivo de ayudar, por ello, mencionó que las ONG que brindan ayuda seguirán trabajando en Venezuela.

El hecho de que exista la necesidad de hacer trabajo humanitario es porque hay un problema, y generalmente esos problemas son por acción u omisión del Estado. Es bastante difícil, es muy retador, pero al mismo tiempo para eso es que trabajamos. Si tuviéramos un mundo perfecto, no tendríamos que hacer nada de esto”
Foto cortesía

Especificó que uno de los mayores obstáculos de las ONG para realizar sus labores es poder surtirse de gasolina y la persecución del régimen. Escobar ratificó que la labor humanitaria y de defensa de derechos humanos debe ser una acción que se pueda realizar de forma libre y que no tiene por qué ser clandestina ni censurada. 

“Es un trabajo completamente lícito, completamente legal y por lo tanto no debe ocultar las acciones que se realice”, sentenció.

Lamentó que Nicolás Maduro y “su brazo derecho Diosdado Cabello”, solo busquen criminalizar y sumar a su retórica que las ONG son terroristas y que quieren desestabilizar. Sin embargo, Escobar le restó importancia a esas declaraciones.

“Tras las bandas delictivas están ellos (el régimen). Armandolos, apoyándolos y protegiéndolos dentro de lo que llaman las supuestas zonas de paz, causando terror y zozobra a la población venezolana. A pesar de todo eso, según ellos, las ONG somos los acusados de desestabilizar a la nación”, denunció. 

Escobar envió palabras de aliento para los venezolanos, pidió que se mantengan fuertes porque “no están solos” y las organizaciones venezolanas están trabajando por y con los ciudadanos.

Organizaciones que han sido perseguidas 

A través de las redes sociales, el 14 de enero de 2020 se conoció que la sede de la Fundación Prepara Familia, que está ubicada en La Campiña, Caracas, fue allanada por funcionarios del Policía Nacional Bolivariana (PNB). 

Esta ONG se encarga de ayudar a los representantes de niños hospitalizados en el Hospital J.M. de los Ríos, en el centro de la capital. Los familiares de los pacientes constantemente denuncian que a los niños no les cumplen el programa de alimentación que necesitan, a pesar de sus enfermedades. 

En los videos publicados en la red social, se observa cómo los funcionarios intentaron llevarse las cajas que contenían insumos, de forma ilegal y sin ninguna autorización u orden judicial. Además intentaron llevarse detenida a la directora de la fundación, Katherine Martínez. 

Casi 10 días después, Rescate Venezuela (otra ONG fue atacada). Esta organización, que está bajo el apoyo de la activista Lilian Tintori desde 2017, denunció que fuerzas de seguridad allanaron su sede y se llevaron «de forma ilegal y arbitraria» productos médicos, alimenticios, ropa y otros insumos que iban a ser donados.

Los organismos de seguridad pública ingresaron a la sede sin orden judicial y accedieron por la fuerza al almacén arrendado por un proveedor que presta servicios logísticos a la ONG.

Todos los insumos sustraídos de forma ilegal se destinan a atender a venezolanos en situación de riesgo que son víctimas de la crisis humanitaria compleja que atraviesa el país a través de las implementaciones humanitarias que lleva a cabo” así reza el comunicado que publicó Rescate Venezuela luego del hecho.

El lunes 6 de abril, el coordinador de Redes Ayuda, Luis Serrano, y varios trabajadores de Farmarato fueron detenidos durante hora y media por la Policía Nacional Bolivariana (PNB). 

“Los trabajadores de Farmarato llegaron a la puerta del edificio donde vivo. Yo bajé a descargar el material y cuando lo iba a guardar adentro del edificio, pasó una moto de la Policía Nacional Bolivariana con dos funcionarios”, relató Serrano en exclusiva para El Diario. 

“Nosotros entregamos todo lo correspondiente a los papeles, facturas, cédulas de identidad y los muchachos de Farmarato mostraron los documentos del vehículo. Yo les mostré el carnet de la organización y les expliqué para qué eran los insumos, sin embargo, ellos decían que eso se prestaba para el bachaqueo”, detalló. 

La PNB le dijo al coordinador de Redes Ayuda que tanto él como los trabajadores de Farmarato debían acompañarlos al comando de la zona donde se encontraban, algo a lo que Luis se negó. Por ello, los funcionarios solicitaron al comando policial la presencia de otros efectivos de seguridad. 

A Serrano, luego de tenerlo por varios minutos esposado a una baranda de las escaleras, lo pasan a una oficina para interrogarlo. Luego de volver a explicar la procedencia de los insumos y a dónde iban destinados, le exigieron una carta justificativa de las donaciones.

“Conseguimos la carta, pero además, unos funcionarios, que vieron todo el tema por redes y lo que generó la detención que era arbitraria, se dieron cuenta de que para ellos era innecesario. También, un funcionario que conocía de nuestra labor en Redes Ayuda y sabe que no somos bachaqueros ni nada por el estilo, fue quien corroboró nuestra historia”, indicó.

Al pasar la hora y media, los dejaron en libertad y les entregaron todo el material: (30 cajas de guantes, 22 frascos de gel antibacterial y 60 paquetes de 50 unidades de mascarillas) sin daños ni pérdidas. Sin embargo, Serrano calificó el hecho como injusto. 

A pesar de todo el asedio a los organismos defensores de derechos humanos, que solo buscan mejorar la vida de los más necesitados, estos continúan con su labor, no se rinden en la tarea de hacerle frente a la crisis que golpea a los venezolanos día a día. 

Noticias relacionadas