• Un coordinador de postproducción en la empresa cablera afirmó para El Diario que el canal 111 presentó fallas la noche del lunes 18 de mayo. La decisión del cierre de la empresa, “con efecto inmediato”, deja sin servicio al menos a 10.000.0000 de personas en Venezuela

Luigi Centrangolo nunca imaginó que sería la última vez que atravesaría las puertas de trabajo que reflejaban unas letras azules en el fondo de la oficina. Fueron seis años detrás de una sala de transmisiones. Una corta caminata lo llevó a la habitación con paredes digitales. Son dos columnas de pantallas que fijan la programación diaria del venezolano. Luigi recuerda que dejó sus pertenencias en su cubículo, su segundo hogar, dice, y del que se niega a despedirse durante tantos años como empleado de Directv.

“Ya desde la noche del lunes sospechaba lo que podía suceder. El canal principal de Directv, el 111, se fue a tono y barras. Eso es un indicativo de lo que se podía venir”, inicia contando Luigi Centrangolo, coordinador de postproducción en Directv.

Los canales presentaron fallas en la señal desde la madrugada del lunes 18 de mayo. Las pantallas empezaron a colorearse para interrumpir la programación, y anunciar lo que se venía. El venezolano nunca lo esperó, incluso el personal de Directv no lo pudo confirmar hasta el día siguiente: la empresa cesó sus operaciones en el país.

No me lo esperaba así tan drástico como fue. Siempre se decía que nos íbamos, que nos íbamos, y seguíamos trabajando a diario, a pesar de todas las dificultades. Sin embargo, sabíamos que podría ser algo diferente cuando nos enteramos de que el personal de guardia fue desalojado y enviado a sus casas”, dijo en entrevista para El Diario.

Centrangolo explicó que el aviso de despido fue enviado a través de mensajes por los grupos de WhatsApp de la empresa. Él nunca imaginó que fuera definitivo, pensó que tal vez era momentáneo, pero cuando ingresó a su cuenta bancaria se percató de que la empresa le había depositado un monto que, en realidad, correspondía a su liquidación. 

“Cuando vi el monto y que no era fecha de pago ahí mismo me dije, listo, esto es nuestra liquidación. En ese momento informé a mi equipo de trabajo que revisaran sus cuentas y vieran si les habían depositado”, agregó.

La situación que relata fue la misma que tuvieron que enfrentar más de 600 empleados que se quedaron sin trabajo. AT&T, dueño de Directv, anunció que se marchaba de Venezuela. La empresa de suscripción por cable tenía  45% del mercado de la televisión en el país y su cobertura prestaba servicio a unos 10.000.000 de televidentes. Los trabajadores fueron liquidados para finalizar su relación laboral con la empresa. 

La operación de Directv ya era sumamente complicada en Venezuela a causa del rezago de las tarifas, la escasez de repuestos y la migración de su personal. Centrangolo sostuvo que solo seis personas conformaban su equipo de trabajo de postproducción, entre ellos dos editores, un diseñador gráfico, un voiceover y un copy producer.

Muchas veces tocaba aprender de todo un poco y así poder cubrir toda la programación”, añadió.

A Centrangolo le cuesta imaginar el momento en que tenga que volver a las oficinas de la empresa que lo acogió durante seis años. Empezó siendo un pasante en el año 2014 y escaló hasta el cargo en la postproducción. “Me quedo con todo el aprendizaje y la calidad de personas que trabajaban ahí”, confesó. Espera que algún día pueda volver a la sala de transmisiones que le brindó tantas experiencias a los venezolanos. Pero algo sí se lamenta. Nunca imaginó que las predicciones y las ideas de trabajo que se crearon bajo tanta ilusión, resultarían fallidas.

“Estábamos trabajando en la transmisión de la Superliga de baloncesto, en el fútbol de Segunda División y la Major League Beisbol (MLB). Esos eran nuestros tres grandes proyectos antes de la pandemia”, finalizó.

Una programación interrumpida

Directv era el mayor servicio de cable del país, con más de 2.300.000 de suscriptores y alrededor de 600 empleados. Esta empresa, además, ofrecía su servicio en áreas rurales o sin acceso a otras cableoperadoras.

Lo que ocurrió

Este 19 de mayo AT&T anunció el cierre de las operaciones de Directv en Venezuela “con efecto inmediato”.

La medida fue tomada por la junta directiva con sede en Estados Unidos y los jefes de la compañía en Venezuela no tuvieron participación.

La empresa alegó que no puede cumplir al mismo tiempo las exigencias del régimen de Nicolás Maduro y evitar las sanciones impuestas por Estados Unidos. De acuerdo con el comunicado que hizo público la compañía, las sanciones del gobierno de EEE UU han prohibido la transmisión de los canales Globovisión y Pdvsa TV “que son obligatorios bajo la licencia de Directv para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela”.

Ante la dificultad de cumplir con las normas de ambos países, la compañía multinacional tomó la decisión de marcharse del país.

Por otra parte, en la actualidad Directv Sports tiene los derechos compartidos de transmisiones deportivas como el beisbol, llegando a transmitir más de 70 juegos de la temporada de Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP). Asimismo, también posee los derechos de la MLB y las principales ligas de fútbol en el mundo. 

La audiencia. En el año 2019, según Mariana Borges, directora de mercadeo de Directv, 35% de los suscriptores sintonizaron canales deportivos la mayor parte del tiempo.

Los equipos que hacen vida en las diferentes ligas dejarán de percibir un ingreso por derechos de transmisión. Además de perder esa alianza con diferentes marcas comerciales que contaban con la visibilidad que ofrecía Directv en el mundo.

La Superliga de Baloncesto, aún sin comenzar, y el fútbol venezolano de la segunda división también son perjudicados por esta ruptura. En días anteriores se hablaba de una casi segura transmisión por parte de Directv Sports Venezuela. Esta potenciaría a las partes involucradas en estas disciplinas. Por ahora las diferentes ligas tendrán que negociar su inclusión en otros canales nacionales.

El régimen de Nicolás Maduro todavía no ha emitido ningún comentario sobre esta circunstancia que tiene un enorme impacto emocional y económico en millones de personas. Las dificultades actuales del país dejan sin la principal fuente de entretenimiento televisivo, de momento, a varios millones de venezolanos y en un país aquejado por la ineficiencia del Estado. 

Noticias relacionadas