• El combustible fue adquirido por Petróleos de Venezuela a través de terceros a países como Irán, Turquía, Rusia y México

La posible llegada al país de cinco buques iraníes cargados con 1.500.000 barriles de combustible ha ocasionado un aumento de las tensiones entre Estados Unidos, Irán y Venezuela. 

El arribo de dichos navíos al país es catalogado por Rafael Quiroz, economista y experto en materia petrolera, como una mera solución coyuntural. Comenta que la crisis energética que sufre el país debido a la escasa producción de gasolina no se solucionará con la importación de combustible.

Considera que esta medida no podrá prolongarse en el mediano o largo plazo y asegura que la única salida a esta problemática es recuperar la producción nacional a los niveles que en años anteriores permitían abastecer al país.

La importación de combustible iraní es tan solo una solución coyuntural y no puede ser vista como la respuesta a mediano o largo plazo de los problemas de abastecimiento de gasolina que sufre el país”, comenta el economista en exclusiva para El Diario.

La llegada de los buques iraníes no ha sido vista con buenos ojos por parte de la administración de Donald Trump. La misma ha indicado, a través de diversos funcionarios, que se encuentran estudiando las medidas que podrían ejercer para impedir el arribo de las naves a aguas venezolanas.

Pdvsa. La capacidad instalada en Venezuela permitiría producir 1.300.000 barriles diarios de combustible.

Esta postura por parte de Estados Unidos ha motivado que se especule acerca de la ejecución de un posible bloqueo para evitar la entrada de los buques, no obstante Quiroz señala que este escenario es poco factible que se concrete.

Explica que existen dos opciones para la entrada de los navíos a aguas venezolanas. Estos pueden hacerlo a través del norte por la fachada del Caribe o bien haciendo escala en Trinidad y Tobago. Señala que esta última es la más probable pues es la que se ha venido empleando desde el mes de septiembre de 2019 para el ingreso al país de naves cargadas con combustible.

Hay muchas maneras de eludir el bloqueo e Irán tiene mucha experiencia en eso porque tiene décadas aplicando estrategias para hacerlo”. Rafael Quiroz, economista y experto en materia petrolera.

Quiroz comenta que otro aspecto que le dificulta a Estados Unidos el impedir la llegada de estos u otros barcos cargados con combustible, es que Pdvsa está utilizando intermediarios para realizar las compras de gasolina. 

Esto ha permitido que el nombre de la estatal venezolana no aparezca en las facturas y si lo haga el de terceros. Aclara que aún cuando desde el gobierno norteamericano conocen que determinados buques transportan combustible con destino a Venezuela no pueden impedirlo.

Agrega que otra estrategia que también han empleado desde el régimen de Nicolás Maduro, es la de hacer ver que los buques tienen como destino Trinidad y Tobago. Una vez que los barcos ingresan a aguas trinitarias proceden a trasladar la carga a otro buque que se encarga de transportarla hasta Venezuela. De esta forma evitan que los buques venezolanos deban transitar por aguas internacionales donde podrían ser detenidos.

“Desde Julio del año pasado las compras y ventas de petróleo y gasolina que ha venido haciendo Pdvsa no han sido realizadas a su nombre. Han utilizado terceros para hacer las transacciones y así evitar las sanciones de Estados Unidos”, sostiene Quiroz.

Ante la pregunta de si la llegada de los cinco buques iraníes será una situación excepcional, el economista afirma de manera tajante que no, pues los mismos continuarán produciéndose tanto desde Irán como desde otros países cercanos al régimen.

A este fin estarían programados la llegada de cuatro buques provenientes de Rusia, Turquía y la India, además de otro procedente de México, comenta el experto.

Sostiene que la compra del mencionado combustible ha sido posible gracias a que Pdvsa está aplicando un plan de contingencia y su único objetivo es adquirir gasolina para el mercado interno.

“Ahorita no están atendiendo negociaciones de crudo de ningún tipo. El foco que tienen en estos momentos es la importación de gasolina para solventar este problema coyuntural”, explica.

Debido a esto Quiroz no descarta que el régimen de Maduro continúe comprando gasolina iraní aún cuando ello pueda implicar un aumento de las tensiones con Estados Unidos.

Añade que la llegada del combustible no solamente beneficiará al gobierno al solventar de forma momentánea el problema de la escasez del mismo. También tendrá un impacto positivo en la población, pues disminuirá las largas colas para adquirir el hidrocarburo que se han visto en el país durante las últimas semanas.

Apoyo internacional

El apoyo brindado por el régimen iraní no se ha circunscrito solamente al envío de combustible —el cual califican como ayuda humanitaria— pues también se encuentran brindando asesoramiento técnico. 

Quiroz señala que a fin de recuperar la producción del complejo refinador de Amuay ubicado en Puerto La Cruz arribaron al país un grupo de expertos en materia de refinación de hidrocarburos.

Comenta que el motivo de la escogencia de Amuay es debido a que este es el complejo con mayor capacidad de refinación que existe en el país, con casi 635.000 barriles diarios. Cifra que permitiría el total abastecimiento del mercado nacional.

“Los iraníes y los chinos están abocados a la recuperación de Amuay”, indica.

Agrega que con la ayuda de dichos especialistas es factible que la puesta a punto de Amuay sea posible.

Noticias relacionadas