• Los barcos transportan 1.400.000 barriles de combustible por un valor aproximado de 45.000.000 de dólares

Venezuela atraviesa una profunda crisis en el abastecimiento de combustible desde hace meses. El motivo de esta problemática es la limitada capacidad refinadora operativa que tiene el país luego de años de falta de inversión en la industria petrolera nacional.

Esta situación ha llevado a que el régimen de Nicolás Maduro aplique fuertes controles en la venta de gasolina, dejando sin movilidad a gran parte del parque automotor de Venezuela.

Ante este panorama, al cual no se le avizora una solución a corto plazo, el régimen ha intentado importar combustible, una acción que no había podido concretar debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos a Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Estas dificultades han ocasionado que deban recurrir a países afines a su ideología para eludir las sanciones, encontrando en Irán la posible solución a los problemas de escasez de gasolina.

Además de la afinidad ideológica antiestadounidense, una de las principales razones para la elección de Irán es que al igual que Pdvsa, el Estado iraní se encuentra sometido a fuertes sanciones económicas que desde hace casi cuatro décadas han ido haciendo mella en su economía. Esta situación “permite” que los persas puedan comerciar con Venezuela sin temor alguno a posibles sanciones estadounidenses.

Gasolina. El mercado venezolano consume unos 180.000 barriles diarios de combustible.

Como parte de un acuerdo entre ambos regímenes, cinco tanqueros partieron desde Irán cargados con al menos 1.400.000 de barriles de gasolina valorados en unos 45.000.000 de dólares, los cuales, de acuerdo con fuentes del gobierno de EE UU, serían pagados mediante un canje por oro venezolano.

Rafael Quiroz, economista experto en materia petrolera, señala que el acercamiento entre Venezuela e Irán que condujo a la compra de combustible era previsible pues recuerda que ambas naciones son fundadoras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Sostiene que debido a ello existe una relación comercial y diplomática de larga data entre ambos países.“La importación de combustible iraní es tan solo una solución coyuntural y no puede ser vista como la respuesta a mediano o largo plazo de los problemas de abastecimiento de gasolina que sufre el país”, comenta el economista en exclusiva para El Diario.

La brecha entre la producción de combustible en el país es de aproximadamente 120.000 barriles diarios, debido a que tan solo se refinan 60.000 de los 180.000 que se requieren para el consumo interno. Ante este déficit, los 1.400.000 barriles de combustible que transportan los buques iraníes tan solo permitirían abastecer el mercado nacional por un lapso de 12 días.

Quiroz añade que el hecho de que Venezuela deba recurrir a otra nación productora de petróleo que se encuentra a más de 11.000 kilómetros de distancia es la muestra más clara de la situación en la que se encuentra Petróleos de Venezuela.

“El hecho de que Venezuela siendo un país petrolero tenga que depender de una nación del Golfo Pérsico para garantizar el abastecimiento de combustible es algo cuando menos trágico y que debe llamarnos a la reflexión”, agrega.

Apoyo iraní

Esta no es la primera oportunidad en la que el gobierno iraní actúa en favor del régimen de Nicolás Maduro. Recientemente, ante la imposibilidad de reactivar la producción del complejo refinador de El Palito, los iraníes han venido prestando el apoyo técnico del cual carece Pdvsa.

Fuentes vinculadas a la materia comentaron para Bloomberg que además del recurso humano, Irán también está colaborando con el envío de repuestos que permitan la puesta en marcha de El Palito.

La compra del combustible iraní por parte del régimen de Nicolás Maduro no ha pasado desapercibida para el gobierno norteamericano. Craig Faller, jefe del Comando Sur, se ha referido al tema indicando que rechaza la decisión de Irán de apoyar a Maduro.

Desde la administración de Donald Trump también han indicado que se encuentran estudiando qué acciones podrían asumir para evitar la llegada de los buques, lo que podría conducir a un posible bloqueo de las costas venezolanas. Sostienen que la llegada de los mismos no es bienvenida por los demás países de la región.

Posterior a los comentarios realizados por funcionarios norteamericanos, Irán —en voz de su ministro de Relaciones Exteriores—, advirtió a Estados Unidos que se reservan el derecho de adoptar las medidas que consideren necesarias en caso de que estos decidan obstaculizar el arribo de los buques.

Mediante una carta dirigida al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) Antonio Guterres, aseguraron que las “amenazas” proferidas por EE UU constituyen un peligro para la paz y la seguridad de la región.

«Cualquier medida coercitiva representa una amenaza para el envío gratuito, el comercio internacional y el libre flujo de energía”, afirmó el Ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.

Cantidades insuficientes. El cargamento de combustible enviado por Irán tan solo permitiría cubrir la demanda por 12 días.

Por su parte, Vladimir Padrino López informó este 20 de mayo que se comunicó con el ministro de defensa iraní, Amir Hatami, para informarle que los buques contarán con una escolta venezolana para garantizar su llegada al país sin inconvenientes.

“Todos esos buques cuando entren en nuestra zona económica exclusiva serán escoltados por naves, buques y aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, aseguró Padrino sin precisar el número de las mismas.

Descartó que el combustible que transportan los barcos iraníes haya sido comprado por Venezuela, pues afirmó que el mismo forma parte de una ayuda humanitaria que países como China y Rusia han decidido enviar al país sin costo alguno.

Previamente Hatami había indicado que cualquier acción ejecutada en aguas internacionales contra los barcos que transportan el combustible constituiría una violación flagrante del derecho internacional.

“No toleraremos ninguna intervención. Como saben los estadounidenses y los demás, nunca dudamos en reaccionar a una posible intervención. Recibirán una respuesta definitiva  y decisiva en caso de intervención”, advirtió Hatami.

Pdvsa. La capacidad instalada en Venezuela permitiría producir 1.300.000 barriles diarios de combustible.

La decisión de Teherán de enviar combustible al régimen de Maduro constituye el capítulo más reciente en la escalada de hostilidades entre Irán y Estados Unidos luego de que estos asesinaran a Qasem Soleimani, responsable de la inteligencia iraní, mediante el ataque de un dron.

El gobierno norteamericano justificó la medida al aducir que Soleimani estuvo involucrado en la planificación de un ataque a una base estadounidense en Irak en el que falleció un contratista de dicho país.

Esta situación desencadenó que Irán efectuase una serie de ataques con misiles balísticos en contra de instalaciones estadounidenses ubicadas en Irak.

¿Cómo bloquear el envío de combustible?

El 1° de abril Donald Trump anunció un despliegue sin precedentes de fuerzas navales de su país en el Mar Caribe para luchar en contra del narcotráfico. Señaló que el principal objetivo de la operación es proteger al pueblo estadounidense del flagelo de las drogas.

“No debemos permitir que los carteles de la droga exploten la pandemia para poner en riesgo la vida de los estadounidenses”, afirmó Trump.

La operación incluye el despliegue no solo de naves de la Guardia Costera de EE UU —que realizan normalmente patrullaje para evitar el ingreso de estupefacientes a norteamérica—, sino también de destructores de la Marina norteamericana así como barcos de combate y aeronaves de vigilancia.

Estas fuerzas militares si bien tienen como objetivo luchar contra el narcotráfico en la región, podrían ser utilizadas por EE UU en un eventual bloqueo naval para impedir que los cinco buques provenientes de Irán ingresen a aguas venezolanas.

Diversos usuarios de redes sociales, como el economista Francisco Rodríguez, han expresado su rechazo a un posible bloqueo por considerar que el único perjudicado por una medida de este tipo sería el pueblo venezolano y no el régimen de Nicolás Maduro.

Noticias relacionadas