• El homicidio de George Floyd ha desatado una ola de protestas en territorio estadounidense que han derivado en vandalismo, violencia y choques en contra de los organismos de seguridad. Foto: NBC News

Un hombre yace en el suelo, sometido por la policía de Minneapolis, Minnesota (Estados Unidos). Su cara contra el asfalto. “No puedo respirar”, dice el sujeto subyugado. Que levante la rodilla, que revisen su pulso, que el hombre ya no se está moviendo, “¡ni siquiera se ha resistido al arresto, eso no está bien!”, gritan y suplican los testigos desesperados, impotentes, que solo pueden registrar el hecho en video. Pero los funcionarios no ceden. Así fueron los últimos segundos de vida de un afroamericano detenido. Su nombre era George Floyd.

Ser negro no debería ser una sentencia de muerte» Jacob Frey, alcalde de Minneapolis.

Darnella Frazier, una ciudadana que transitaba por el lugar, fue quien grabó los momentos finales de vida de George Floyd. El asesinato del afroamericano, de 46 años de edad, quien fue detenido presuntamente por haber tratado de pagar en una tienda con un billete falso de 20 dólares, según reportes de la prensa, es ahora una más de las miles de muertes, debido a la acción de los funcionarios de seguridad estadounidenses, en contra de la raza negra. 

Frank Edwards, sociólogo de la Universidad de Rutgers, indicó que al menos uno de cada 1.000 hombres afroamericanos en Estados Unidos puede morir en manos de la policía. En un reportaje publicado por Los Angeles Times, el académico señaló que “hay más posibilidades de que un negro sea asesinado por la policía que de ganar la lotería”.

El asesinato de Floyd deja a una niña de seis años sin padre. Había trabajado como guardia de seguridad en un restaurante latinoamericano en Minneapolis, Conga Latin Bistro, ubicado en el centro de la ciudad. Previo a ello, había salvaguardado un refugio para indigentes, el Harbour Light, del Ejército de Salvación. De él dijeron amigos y familiares que era buena persona, de físico intimidante pero de buen corazón y de amable actitud.

Edificios destruidos Al menos siete establecimientos han sido quemados debido a las manifestaciones, y más de 20 han sido saqueados.

“Era un hombre temeroso de Dios, independientemente de lo que había hecho. Todos tenemos nuestros defectos, todos cometemos errores. Nadie es perfecto”, dijo Bridgett Floyd a la prensa estadounidense. 

El funcionario que sometió a Floyd se llama Derek Chauvin. Le acompañaba Tou Thao, su compañero de patrulla. Ambos fueron apartados de sus cargos.

Chauvin ya había estado involucrado en otros incidentes violentos, de acuerdo con un reportaje de BBC. En 2006, Chauvin, junto a otros seis oficiales, disparó a un hombre llamado Wayne Reyes, quien según informes policiales había apuntado a los funcionarios de organismos de seguridad luego de haber apuñalado a dos personas.

Pero las calles de Minneapolis, y de Estados Unidos, no permanecen quietas y tranquilas, apacibles ante el fallecimiento de Floyd.

#BlackLivesMatter

“Ser negro no debería ser una sentencia de muerte”, dijo el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, quien pidió a la justicia estadounidense que presentara cargos formales en contra de los policías involucrados en el asesinato de George Floyd. Como trágica y lamentable calificó el fallecimiento de Floyd el presidente Donald Trump, quien se sumó a la solicitud de una investigación oficial en contra de los funcionarios. 

Pero pese a la respuesta institucional, la violencia no se ha detenido en las calles de Estados Unidos. Cientos de afroamericanos ahora recorren las calles exigiendo justicia, con camisas y pancartas rotuladas con la frase “No puedo respirar”, en honor a Floyd.

«No puedo respirar», la consigna de los manifestantes en contra de la violencia policial. Foto: Getty Images

Edificios incendiados, vandalismo y robo. Protestas violentas, choques contra la policía. En Minneapolis, la vía pública se ha transformado en un campo de batalla. Al menos siete edificios han sido quemados durante las manifestaciones, y más de veinte establecimientos comerciales, y uno residencial que estaba en construcción, han sido saqueados o dañados. 

Los organismos de seguridad han recurrido a los gases lacrimógenos y a las balas de goma para tratar de reducir la impetuosidad de las protestas.

No debemos rebajarnos la nivel de nuestros opresores. Saqueos y violencia distraen la fuerza de nuestra voz unida” Benjamin Crump, abogado de la familia Floyd.

“No debemos rebajarnos la nivel de nuestros opresores. Saqueos y violencia distraen la fuerza de nuestra voz unida”, dijo Benjamin Crump, abogado de la familia Floyd, en un comunicado.

La asfixia de Floyd ha traído a colación nuevamente una etiqueta en redes sociales llamada #BlackLivesMatter, que surgió en el año 2013 de la mano de Patrisse Cullors, dirigente comunitaria, para denunciar la impunidad de la muerte de Trayvon Martin, un joven afroamericano de 17 años de edad que murió por un disparo de un hombre llamado George Zimmerman.

Lo que en un principio era una consigna que buscaba alertar sobre los riesgos que viven diariamente los afroamericano en Estados Unidos se convirtió, con el tiempo, en una organización de defensa de derechos de los afroamericanos, fundada por Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi. Bajo el nombre Black Lives Matter Global Network, ahora la institución civil posee afiliados en varias partes de Estados Unidos.

Racismo Uno de cada mil afroamericanos en Estados Unidos puede morir a causa de la violencia policial, de acuerdo con académicos de la Universidad de Rutgers.

Más de un millón de personas han visto, hasta ahora, el video en el que Floyd muere bajo la custodia policial. Activistas han dicho a The New York Times que las manifestaciones se deben a más de 400 años de violencia racista en las calles estadounidense, y celebridades como Will Smith —reconocido actor de Hollywood— o LeBron James —jugador profesional la NBA—, entre otros, han repudiado el hecho.

El caso, de acuerdo con BBC, está siendo revisado por el FBI, para evaluar si se privó a Floyd de sus derechos constitucionales.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, ha anunciado que la Guardia Nacional estará en las calles para responder a la violencia ocasionada por los manifestantes luego del asesinato de Floyd.

Este artículo de El Diario fue editado por: Irelis Durand |Yazmely Labrador

Noticias relacionadas