• Una guía para llevar con éxito el aprendizaje en el hogar o simplemente para cumplir con actividades

Nos preparamos para el regreso a clases en formato online, lo que hace importante que tengamos un espacio para que nuestros hijos puedan estudiar. Eso no requiere de una cuantiosa inversión de dinero, pero su implementación dará grandes resultados en sus clases.

Los pasos son sencillos y la idea es que las adaptes a ti:

1. Ubica el espacio 

Entendemos que, en muchas ocasiones, esta metodología no permitirá tener una habitación especial para que tu hijo realice sus trabajos escolares. Pero esto no quiere decir que no puedas separar tu zona de estudio de la zona de relajación.

No delimitar un espacio para trabajar puede causar un gran desgaste mental. Sobre todo en esta situación de cuarentena en la que es obligatorio estudiar desde casa.

Si no se le da al cerebro la sensación completa de salir de sus deberes, la mente continúa agotándose por las tareas pendientes y comenzará a sentirse como si nunca saliera de la escuela. La mejor forma de evitar esto es elegir una zona de relajación diferente al lugar donde el niño tomará sus clases.

Es importante ser consciente del carácter de nuestro hijo. Necesitará concentrarse bien en soledad o con alguna compañía. Recuerda que cada niño es diferente. Así que, si se distrae, busca un espacio tranquilo y apartado donde instalar la habitación de estudio, lejos de la televisión u otros elementos que pudieran distraerlo.

estudiar desde casa
Foto cortesía

Es muy incómodo tratar de estudiar para un examen final mientras un hermano del niño ve televisión o su madre habla por teléfono. 

Independientemente de la edad que tengan tus hijos, es importante que cada lugar se asocie con una actividad. Por ejemplo, una cama o un sillón en una sala de estar se asocia con el descanso, por lo que será difícil que se concentre bien allí. El área de trabajo debe estar preparada y diferenciada en el caso de tener que compartir habitación con el dormitorio. Se deben emplear, además, colores brillantes que sirvan para distinguir los diferentes momentos de actividad.

Si tu hijo todavía está en primaria, lo ideal es hacer las clases o al menos los trabajos que le asignen junto con él. En una estancia que no sea su habitación ni el cuarto de jugar porque se distraerá.

2. Hazlo práctico y funcional

No es necesario que cuentes con un escritorio profesional para crear un buen ambiente de estudio en casa. Pero sí es esencial que cuentes con las superficies adecuadas para hacerlo.

Una mesa firme y una silla de respaldo recta serán los dos muebles básicos con los que tendrás que trabajar. No es recomendable, de ninguna forma, que te quedes trabajando en tu cama o en el sillón, esto podría producir fuertes dolores de espalda o cadera después de un tiempo. 

estudiar en casa
Foto cortesía

Lo importante es que la mesa de trabajo de tu hijo debe llegar a la altura de su cintura. De tal manera que cuando se siente a estudiar pueda apoyar los codos sobre la mesa sin necesidad de agachar los hombros.

Para una mayor y mejor concentración a la hora de estudiar o de hacer los deberes, lo ideal es trabajar sobre una superficie de color neutro y, si es posible, que tenga un acabado mate (de esa forma se minimizan los reflejos).

Puede que utilicemos alguna silla que ya tengamos en casa y no posea la altura correcta. En esos casos el niño puede sentarse sobre un cojín. También es conveniente que pueda apoyar la espalda sobre algún complemento ergonómico o simplemente con una manta enrollada para evitar sobrecargas.  

3. Iluminación y ventilación

No olvidemos la importancia de la luz ambiental y la combinación de las diversas fuentes de iluminación adicional. 

Además, es importante saber que un espacio bien ventilado y con iluminación adecuada aumenta la capacidad de atención y resistencia física, reduce la fatiga y  proporciona mayor energía.

Coloca el escritorio junto a la ventana para aprovechar la luz solar y una buena ventilación. Eso también ayudará a sentir un ambiente más fresco.

estudiar en casa
Foto cortesía

Cuando tu hijo usa la computadora para estudiar es importante que la pantalla se coloque de forma perpendicular a las fuentes de luz diurna y nunca frente a una ventana o en contra. Ambos detalles son importantes para proteger la vista y así evitar el cansancio y el deslumbramiento.

Cuando oscurezca, es importante que tu hijo disponga de una lámpara de sobremesa para evitar tener que forzar la vista. De lo contrario se cansará más y se desconcentrará rápidamente. 

4. Orden

Como se sabe, los niños estarán estudiando durante muchas horas y, si el desorden lo rodea mientras intenta concentrarse, no solo comenzará a sentirte abrumado más rápido, también encontrará muchos distractores a su alrededor.

La mejor medida es mantener todo en el mayor orden posible. Esto quiere decir que sobre la mesa de trabajo solo deben estar los artículos necesarios para la tarea que tu hijo está realizando. Además, si el niño se encuentra en su habitación, es casi obligatorio que tenga la cama tendida. 

Así que cuando comience a estudiar, los materiales que necesita deben estar a su alcance (calculadora, papel, lápices…) para que no tenga que levantarse continuamente a buscarlos. 

estudiar en casa
Foto cortesía

Apóyate en cajas u organizadores con su cartel correspondiente para que el material esté bien clasificado. Un calendario tradicional y pizarra pueden ayudar a organizarse mucho mejor.

5. Apoyo de los colores

Una de las gamas más recomendables para aplicar en la zona de estudio de los niños es la de los verdes. Es el color de la vida y de la naturaleza y transmite una gran sensación de tranquilidad.

estudiar en casa
Foto cortesía

Para eso hay que tomar en cuenta la psicología del color, los colores recomendables son verde, rosa, blanco y amarillo. Aquí te dejo una guía de colores.

El tema en este punto no es que debas pintar una pared si no lo deseas. También puedes poner accesorios del color recomendado para que dé la misma sensación.

Más ideas

  • Tener plantas podría parecer irrelevante, pero la realidad es que podrían convertirse en tus grandes aliadas para lograr un ambiente de trabajo cómodo.

La razón no se limita a que agregan color al lugar y esto aumenta la energía. Las plantas pueden ayudar a tu cerebro a pensar mejor.

Durante la fotosíntesis las plantas liberan en forma de vapor el agua que toman para nutrirse, esto humidifica el aire y hace que respires mucho mejor, por lo tanto más oxígeno llega a tu cerebro.

  • Es ideal que el niño personalice su espacio con aquellas imágenes que le resulten atractivas y pueda disfrutarlas. Alguna foto de la mascota será un buen reclamo y una buena motivación para centrarse en la tarea y terminarla antes.

Es importante escuchar a los niños o adolescentes para desarrollar su propia decoración. Que puedan motivarse y colgar imágenes, dibujos y detalles que los inspiren y los hagan sentirse partícipes de su propio territorio.

Noticias relacionadas