• El Banco de la República de Colombia realizó una investigación en la que presentan los factores positivos y negativos de la diáspora venezolana en los últimos cinco años

Colombia es el país que ha presenciado desde el año 2015 el mayor impacto migratorio desde territorio venezolano en comparación con el resto de países en América Latina y el Caribe. Un informe presentado a principios del mes de octubre por el Banco de la República de Colombia destaca que el número de migrantes pasó de 200.000, en 2015, a 1.800.000, a finales de 2019. 

A esos se les suman los 500.000 colombianos que regresaron de Venezuela en el mismo periodo para un total de 2.300.0000 personas que han llegado al territorio colombiano, impactando la economía de esa nación a corto y largo plazo. 

En El Diario presentamos los aspectos claves de este documento que detalla el ajuste de la economía colombiana con la llegada de los migrantes:  

Población migrante y su comportamiento en el mercado laboral

De acuerdo a la información de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) y los registros de Migración Colombia, los migrantes en su mayoría están en edades altamente productivas (15-30 años de edad) y la proporción de niños menores de 9 años de edad es mayor que la de la población nativa. Además, los venezolanos tienen una mayor educación que los no migrantes.

Esta población presenta una tasa de desempleo más alta, así como salarios más bajos. No aportan a fondos de pensión y seguros porque la mayoría está refugiada en el trabajo informal.

Según el estudio, un poco más de la mitad de los migrantes que han llegado a Colombia son irregulares; es decir, no pasaron por puntos autorizados para llegar al país, no tienen el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) para trabajar (o se les venció) y por eso tienen que optar por los empleos informales.

Las verdades sobre la migración en el sector laboral 

Se estudió la relación causal existente entre el aumento del desempleo y la llegada de migrantes, debido a que el incremento de los flujos migratorios desde Venezuela coincidieron con un aumento en las tasas de desempleo en Colombia. 

Gracias a los resultados obtenidos por los investigadores, en el informe se pudo demostrar que el aumento de desempleo de los colombianos no tiene que ver con los migrantes. Sin embargo, los trabajadores colombianos independientes sí se han visto afectados en el mercado laboral, ya que los venezolanos están dispuestos a trabajar las mismas horas con salarios más bajos. 

Foto: AFP

Diferencia de consumo y ahorro entre migrantes y nativos

Los resultados de los datos obtenidos por la GEIH y la Encuesta Nacional de Presupuestos de los Hogares (ENPH) sugieren que los inmigrantes tienen un consumo más bajo, destinan una mayor proporción de su gasto en alimentos y consideran los bienes y servicios no transables como bienes de lujo; por tanto, invierten en una menor proporción de su ingreso a estos. Además, se encuentra que los migrantes tienen una mayor disposición al ahorro. 

El costo de los migrantes para el gobierno colombiano 

La investigación exploró el impacto fiscal de la migración: realizaron proyecciones del gasto fiscal que representa para la nación el flujo de migrantes mediante el estudio de datos oficiales; de igual forma, calcularon los ingresos que pueden generar. 

El verdadero costo para el gobierno colombiano no es el que se proyectaba en el pasado, la atención a venezolanos en salud y educación ronda entre el 0,2% y 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB). 

Impacto de la migración en el PIB y el PIB potencial 

En el último punto del informe, se cuantificó el impacto de la migración en el PIB observado y en el potencial, mediante un ejercicio de contabilidad de crecimiento.

Se descubrió que en el corto plazo el PIB aumentó más con esta migración, pero en el largo plazo lo que se cree es que terminarán teniendo los mismos valores que tendrían sin su llegada. En conclusión, la economía colombiana tuvo un aumento en el PIB pero en el futuro volverá a lo inicial. 

Noticias relacionadas