• Este miércoles 18 de noviembre se celebra la eucaristía en honor a La Chinita. Su imagen recorrerá las calles de Maracaibo para la veneración de sus creyentes

Durante el mes de noviembre se celebran múltiples eventos en honor a la Virgen de la Chiquinquirá. Sin embargo, este 2020 los devotos a La Chinita podrán venerarla de una forma distinta debido a la pandemia por covid-19.

Una de las celebraciones que marcaban el Día de La Chinita era el Amanecer Gaitero; los feligreses asistían en la madrugada del 18 de noviembre a la plazoleta de la Basílica para cantarle a la virgen Las Mañanitas y el Cumpleaños Feliz. Este año no se podrá realizar esta tradición.

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, ubicada en Maracaibo, estado Zulia, informó que este miércoles 18 de noviembre, día en que se cumplen 311 años de la renovación milagrosa de María del Rosario de Chiquinquirá, se celebrará la solemne eucaristía a las 8:00 am.

A través de un audiovisual publicado en la cuenta en Instagram de la Basílica detallan que la misa contará con una representación del pueblo santo de Dios y se cumplirán con los protocolos de bioseguridad y las recomendaciones de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Luego de la eucaristía, la imagen de la virgen recorrerá Maracaibo y otros municipios cercanos en el María Movil. “Su llegada será anunciada con gaitas y de esta manera invitamos a toda la feligresía chiquinquireña a adornar sus calles y casas”, precisaron. 

La Basílica agregó que en el marco de la celebración se realizará la recaudación de medicamentos e insumos que se le hará llegar a los más necesitados.

Las promesas de los feligreses podrán ser pagadas a distancia

En medio de la pandemia, los fieles puedan dar cumplimiento a las promesas que tienen a La Chinita mediante cualquier imagen o estampa que el devoto venere en su hogar. Así lo indicó el monseñor José Luis Azuaje Ayala, arzobispo metropolitano de Maracaibo.

En el video también se indica que las promesas se pueden pagar a través de la visita virtual al templo, que se podrá visualizar en la página oficial de la Basílica.

Historia de La Chinita

En Venezuela son varias las versiones sobre la fecha en que llegó la Virgen de Chiquinquirá al país. Unos afirman que la aparición de la tablita ocurrió en 1709, otros historiadores aseveran que ocurrió en 1749. Sin embargo, la historia es la misma.

En la tradición zuliana, se cuenta que La Chinita llegó a Maracaibo sobre las olas del Lago de Maracaibo, cuando una mujer terminaba de lavar su ropa en las orillas del mismo. Repentinamente vio flotando una tablita de madera fina, la cual recogió pensando en que le podría ser útil para tapar la tinaja de agua que tenía en el corredor de su casa.

A tempranas horas del día siguiente, la mujer escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando, cuando fue a ver lo que sucedía quedó sobrecogida de asombro al ver que la tablita brillaba. En ella aparecía la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

La mujer gritó ¡Milagro!, por lo que de ahí proviene el nombre de El Milagro a la actual avenida junto al lago, donde estaba la casita de la lavandera.

Luego de esto, muchas personas fueron a presenciar el prodigio. Lo que convirtió a la casa de la humilde mujer en un lugar de veneración a la virgen por parte de múltiples creyentes.

Al pasar el tiempo, se quiso trasladar la imagen a la Catedral de Nueva Zamora de Maracaibo. Se dice que la virgen era llevada en hombros por dos hombres elegidos por el propio gobernador. Pero esta se fue poniendo muy pesada a medida que seguían caminando hasta que el peso les impidió seguir.

Después de muchos ruegos al cielo y súplicas a la virgen, uno de los presentes exclamó: “Tal vez la virgen no quiera ir a la Iglesia Matriz y prefiera la de San Juan de Dios”. La procesión cambió su rumbo hacia la iglesia de la gente humilde de Maracaibo y la imagen recuperó su peso normal.

Debido a eso, desde ese día La Chinita protege a los zulianos desde su templo, hoy consagrado como basílica.

Encuentro de los devotos con La Chinita

Luego de meses sin poder visitar el templo, este domingo 15 de noviembre la feligresía pudo reencontrarse con la Virgen del Rosario de Chiquinquirá en el pórtico de la Basílica.

El equipo Chiquinquireño de Bioseguridad se encargó de que se cumplieran los protocolos adecuados. En la iglesia marabina hubo alcohol, antibacterial y se respetó el distanciamiento social. 

De acuerdo con el medio El Impulso, los asistentes atravesaron un largo corredor, bajo estrictas normas de bioseguridad para venerar el retablo sagrado de la virgen y dar gracias, pagar promesas, cantar serenatas, suplicar por la salud de familiares y pedir la culminación de la pandemia.

“El pasado domingo más de 6.000 personas pudieron establecer un encuentro amoroso y cercano con la virgen de la Chiquinquirá, en una jornada exitosa llena de fé amor y devoción, cumpliendo todos los parámetros de bioseguridad”, señalaron desde la Basílica.

Inicio de la fiesta patronal

El sábado 31 de octubre el arzobispo de Maracaibo, monseñor José Luis Azuaje ofició la misa de la Bajada de la Reliquia de la virgen de La Chiquinquirá, ceremonia que marcó el inicio de la fiesta patronal en el estado Zulia.

La ceremonia solo tuvo la asistencia de 166 devotos para ajustarse a las medidas de bioseguridad por la pandemia de covid-19. La misa se realizó a ritmo de gaita que entonó el conjunto Gaiteros del Pozón.

«Chiquinquirá cuida con afecto maternal a este mundo herido», es el lema de la celebración en honor a La Chinita este 2020. El mensaje ha sido promovido por la Basílica para motivar a los feligreses.

Noticias relacionadas