• Mientras el dólar gana terreno en el mercado local, ahora las empresas pueden obtener financiamiento en moneda extranjera en la Bolsa de Valores de Caracas

Al autorizar la primera emisión de títulos valores en moneda extranjera en el mercado de capitales, la Superintendencia Nacional de Valores (Sunaval) avala una alternativa para que empresas grandes, medianas y pequeñas puedan captar recursos en moneda dura, de acuerdo con analistas consultados por El Diario.

La acción tiene como base las Normas Relativas a la Oferta Pública, Colocación y Negociación de Valores Emitidos en Moneda Extranjera, publicadas en mayo en Gaceta Oficial.  

José Miguel Farías, Asesor de Inversión y Gerente de Mercadeo de Más Valor, Casa de Bolsa, explicó que era un secreto a voces que antes de finalizar 2020 se realizaría la primera emisión de papeles en moneda extranjera como la que se llevó a cabo la semana pasada con una reconocida empresa de licores nacional.

“Se espera que salgan otras tres antes de que finalice el año. Hasta ahora ha sido Ron Santa Teresa, con papel comercial y por un monto de 300.000 dólares, emitido con vencimiento a un año, sin pago de cupón,  pero vendidos con descuentos sobre su valor facial”, detalló Farías.

La primera operación despejó dudas entre los actores sobre cómo va a desarrollarse la emisión de títulos de deuda, por lo que queda esperar los detalles sobre la liquidación.

Empresarios e inversores

Para el analista Farías, es algo positivo que la Sunaval  haya abierto a las empresas las compuertas para el financiamiento en moneda extranjera a través de títulos de deuda y otros instrumentos de mercado.

“En cuanto a los inversionistas, por mucho que no haya tanta participación del venezolano en el mercado de valores, es bueno saber que ahora existe la posibilidad de tener otro instrumento para invertir y proteger los ahorros”, apuntó Farías.

Por su parte, el también analista financiero José Ignacio Guarino Martínez, detalló a El Diario que la norma establece que la empresa que emita los títulos de deuda o de valor debe tener vocación exportadora, para que sus exportaciones sean su fuente de repago.

“Pero esa norma puede que se ajuste también a la realidad de Venezuela, por ejemplo, con emisores interesantes como Automercados Plaza que tiene sus flujos de caja en divisas en positivo, pero no exporta, para que también emita en divisas, porque tenemos una economía transaccionalmente dolarizada”, refirió Guarino.

Apuntó que en una economía donde empresas grandes y pequeñas están ávidas de divisas para comprar materias primas, la emisión de deuda en dólares resulta positiva.

El endeudamiento en bolívares no les funciona, porque al final se tienen que voltear al mercado alternativo y comprar divisas con un tipo de cambio que ya ronda el millón de bolívares por dólar”, recalcó el también docente universitario Guarino para El Diario.

“Dinamiza el mercado”

La intervención del mercado de valores por parte del gobierno en el año 2010, mermó la confianza y afectó la dinámica en las operaciones bursátiles. En mayo de 2015 la actualización de la Ley de Mercado de Valores le dio cierto impulso al sector.

Por su parte, José Miguel Farías resaltó que desde el 2015 en adelante comenzó un “crecimiento interesante” con el acercamiento de empresas a la Bolsa de Valores de Caracas para realizar deuda.

“Incluso los dólares transados en 2016, 2017, 2018 y 2019 han tenido una tendencia creciente que ha venido de la mano de una participación activa y promercado de la Sunaval”, aseguró el entrevistado.

Farías refirió además que con la norma sobre la Oferta Pública de Valores de las Pequeñas y Medianas Empresas emitida en julio pasado, la Sunaval también busca incentivar a este grupo empresarial y dinamizar el mercado.

“Desde mi punto de vista es porque Venezuela ya no es el país que tenía grandes empresas. Ya hemos visto la emisión de papeles comerciales de pequeñas y medianas empresas y ahora también pueden beneficiarse de la emisión en título en moneda extranjera”, dijo Farías, quien también es miembro de la comisión de Economía de Consecomercio.

Aunque la noticia permite pensar que puede haber una masificación de mercado que va a repercutir de manera positiva en la dinámica empresarial de Venezuela, pero debe venir acompañada de un plan de estabilización macroeconómico, refirió el analista.

“Hasta tanto el país no entre en un ciclo de crecimiento orgánico (….) es difícil que el mercado de valores entre en un crecimiento orgánico que repercuta de manera positiva en las empresas que actúan en él y los accionistas que compran participación en estas empresas”, culminó.

Noticias relacionadas