• Durante el 50 aniversario de la organización, su presidente, Felipe Capozzolo destacó la importancia del sector privado en el país

El Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) celebró el 26 de noviembre su 50 aniversario en medio de la pandemia de coronavirus que ha afectado a gran parte de los sectores productivos del país.

La actividad, denominada “Transitando la incertidumbre, construyendo futuro”, inició con unas palabras del presidente de la organización, Felipe Capozzolo, en las que resaltó el rol que cumple la empresa privada nacional en el contexto que vive Venezuela. 

Tenemos que impulsarnos hacia el futuro dejando atrás medidas coercitivas y punitivas unilaterales que no agregan valor. Necesitamos dejar atrás el confinamiento y la intermitencia para concentrarnos en la estabilidad operativa y la productividad” Felipe Capozzolo

Comentó que uno de los principales retos que como organización tienen que enfrentar es trabajar para que en el país se pueda “estructurar un orden político que salvaguarde la coexistencia pacífica.

El líder gremial invitó también a que se unan esfuerzos que permitan avanzar en la creación de una Venezuela en la que la pluralidad y la libertad sean los principales valores de la sociedad.

“Los invito a que unamos esfuerzos, superemos la incertidumbre y avancemos hacia la construcción de un país heterogéneo, plural y diverso. Uno que esté basado en el más profundo respeto a los ideales de libertad, la soberanía individual y la fe de cada venezolano. Construyamos solidaridad, fortaleza y unión”, apuntó.

Una vez concluida la presentación del presidente de Consecomercio, se dio paso a la presentación de distintos expertos tanto nacionales como internacionales. Entre ellos destaca la participación de Benedicte Bull, politóloga y profesora de la Universidad de Oslo (Noruega). Durante su ponencia conversó sobre los resultados de una investigación en la que participó acerca del impacto de las sanciones impuestas por Estados Unidos sobre la economía venezolana.

Otra de las ponencias estuvo a cargo de Roberto Salinas León, experto en economía política y director del Centro para América Latina AtlasNetwork. En la misma discutió aspectos concernientes a la democracia liberal. 

El panel de expertos internacionales también contó con la participación de Angelika Rettberg, politóloga y profesora de la Universidad de los Andes en Bogotá, quien durante una presentación titulada “Incidencias de la Paz”, abordó el tema de la figura de la empresa privada en procesos de negociación para resolver conflictos.

La actividad contó a su vez con una mesa de análisis en la que John Magdaleno, politólogo. y especialista en Análisis de Datos ⁣⁣⁣; Michael Penfold, politólogo y experto en políticas públicas; y Leonardo Buniak, Economista y calificador de riesgo bancario, quienes discutieron acerca de la situación del país y las posibles rutas que podrían permitir una solución a la crisis política y social que vive Venezuela.

Empresa privada como constructor de paz

Uno de los aspectos más destacados del encuentro fue el análisis que se produjo referente al rol que puede cumplir la empresa privada en la búsqueda de acuerdos de paz. Angelika Rettberg señaló que en Colombia existe experiencia en este sentido y puso como ejemplo el conflicto armado que se vivió en sus país entre el Estado y las fuerzas paramilitares.

El apoyo empresarial es fundamental para la construcción de procesos de paz por el músculo financiero que tiene el sector privado para generar las condiciones para terminar conflictos y abordar muchos de los legados que los conflictos dejan una vez culminan” Angelika Rettberg

La politóloga indicó que existe una relación casi dependiente entre el sector privado y la paz, pues en situación con baja conflictividad es como este puede prosperar e innovar más fácilmente. Por ello califica a los empresarios como un “socio necesario” en la construcción de acuerdos de paz.

“Una muestra del peso que tiene la empresa privada en circunstancias de conflicto es que internacionalmente es algo común que se le invite a la discusión durante procesos de paz. Se considera como un éxito ver a empresarios participar en decisiones políticas”, argumentó.

“Hasta ahora en Colombia se han desmovilizado unas 70.000 personas que formaban parte de grupos paramilitares. El sector privado ha jugado un papel fundamental en que esto sea posible a través de la generación de oportunidades de empleo para esa población”, comentó Rettberg.

Detalla que, al menos, 650 empresas han estado vinculadas a procesos de desmovilización de grupos armados.

Señaló que a diferencia de otros países como en El Salvador y Guatemala, donde gran parte de los costos del proceso de construcción de paz fue asumido por la comunidad internacional, en Colombia este peso fue asumido por por el Estado gracias a los impuestos que generó el sector privado.

Negociación

Si bien Colombia puede ser vista como un caso de éxito en lo que a procesos de negociación se refiere, su experiencia no puede adaptarse de forma exacta a la situación que se vive en Venezuela.

Michael Penfold afirmó que uno de los motivos por los cuales ambos casos no son iguales es que a diferencia de Colombia en el país no existe lo que denomina como “un doliente del diálogo”. Explicó que en Venezuela, al menos durante el último proceso de negociaciones llevado a cabo entre la oposición y representantes de Nicolás Maduro, no hubo ningún sector que abogara porque este tuviera éxito. Situación contraria a la que ocurrió en el vecino país donde se presionaba para que se alcanzara un acuerdo entre el Estado y las fuerzas paramilitares.

“Lo que el caso colombiano muestra es que en un proceso de negociación el empresariado y la sociedad civil son vitales. El motivo es que esos son los dos actores que más se benefician del éxito de ese tipo de proceso” apuntó.

No obstante, comentó que la población venezolana está comenzando a exigir a la dirigencia política que se produzcan acuerdos que conduzcan a un escenario de paz.
“No hay forma de recuperar rápidamente la economía venezolana sin que se produzca un acuerdo político», concluyó.

La visión de Rettberg respecto a la importancia del sector privado es compartida por Felipe Capozzolo, quien reiteró el llamado a los sectores productivos del país para que no decaigan y continúen laborando, pues solo así será posible construir una mejor Venezuela.

Noticias relacionadas