• De las 45 demandas que ha presentado el equipo de campaña del presidente, 38 las ha ganado el Partido Demócrata, solo un litigio ha sido favorable para los republicanos. El resto de los juicios siguen activos pero sin posibilidad de revertir los resultados

La elección presidencial de Estados Unidos la ganaron los demócratas dos veces: con votos y fallos judiciales en todo el país. La cruzada judicial por la contienda comenzó mucho antes de la fecha comicial, durante todo el 2020 los demócratas han enfrentado a los republicanos en las cortes para garantizar que los votantes no se vean privados de su derecho político a elegir.

Sin embargo, desde las elecciones del 3 de noviembre, el presidente Donald Trump y sus aliados republicanos han presentado al menos 45 demandas en un intento por retrasar la certificación que da como ganador a Joe Biden. Al momento de escribir este artículo el partido Demócrata lleva un récord de 38 demandas ganadas y una perdida.

El partido republicano ha centrado sus esfuerzos judiciales en seis estados clave: Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin, que permitieron confirmar la victoria de Biden. Dos de estos seis estados que votaron mayoritariamente por el candidato demócrata cuentan con trifectas (control del poder ejecutivo y legislativo) republicanas: Arizona desde 2009 y Georgia desde 2005. Wisconsin, Michigan y Pennsylvania, por su parte, tienen gobiernos divididos: gobernadores demócratas y mayorías republicanas en ambas cámaras de la legislatura estatal.

Nevada tiene una de las 15 trifectas demócratas, en todas Biden ganó. Donald Trump ganó 20 estados republicanos con trifecta. De los 12 estados con gobierno dividido después de las elecciones (incluido Alaska), cinco votaron por el republicano y siete por el demócrata.

Foto: AFP

Desafíos judiciales por la contienda por la presidencia

Arizona

  • Corrección de boleta: Demanda relacionada con las acusaciones en las redes sociales que afirman que los votantes fueron privados de su derecho de voto porque usaron marcadores (Sharpie) para llenar sus boletas.
  • Demanda de Sharpie: Después de olvidar la demanda de curación de boletas, la campaña de Trump presentó una idéntica, basada de nuevo en las acusaciones en las redes sociales sobre el uso de un Sharpie.
  •  Auditoría electoral: Demanda pedía ampliar la auditoría electoral del estado.
  • Refundición del voto: Demanda presentada por dos votantes republicanos afirmaba que no pudieron contar su voto y buscaban emitir una nueva boleta.

Los demócratas derrotaron las cuatro demandas republicanas entabladas en Arizona, incluidas tres basadas en la misma teoría de conspiración conocida como SharpieGate, que alegaba que las papeletas no se contaban si se llenaban con un con un marcador. La Secretario de Estado, Katie Hobbs, confirmó que se contaron las papeletas marcadas con Sharpies. También, los demócratas ganaron en la táctica dilatoria de una “falsa auditoría ampliada”, explica Marc Elias, abogado demócrata especializado en derecho electoral, derecho del voto y distribución de distritos, quien representa al Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés).

Arizona certificará el resultado electoral el próximo 30 de noviembre.

Foto cortesía

Georgia

  • Recuento de boletas ausentes del condado Chatham: Demanda presentada  por la campaña de Trump y el partido republicano que intentaba detener el recuento de votos ausentes en dicha localidad.
  • Litigio electoral de los condados demócratas: Demanda presentada por votantes de Georgia alegaba que los funcionarios electorales incluyeron resultados ilegales de las elecciones presidenciales. La petición buscaba detener la certificación de los resultados presidenciales de ciertos condados.
  • Litigio de los electores: Demanda que buscaba impugnar la inclusión de papales de voto ausente en las elecciones generales.

“Tan pronto como la campaña de Trump comenzó a darse cuenta de que podría perder a Georgia, demandó para detener el conteo de las boletas por correo que, según afirmaba, habían llegado después de la fecha límite de recepción del estado, pero su campaña no tenía evidencia de que las papeletas en cuestión llegaran realmente después de la fecha límite, o de que existiera una base adecuada para privar de sus derechos a los votantes que las emitieron. Inmediatamente intervenimos en nombre del Partido Demócrata de Georgia para defender estas papeletas y mantener el conteo” explica Elias.

El juez falló a favor de los demócratas, encontrando que la campaña de Trump no proporcionó “evidencia de que las boletas a las que se hace referencia en la petición se recibieran después de las 7:00 pm el día de las elecciones”. Un juez federal luego desestimó otra demanda republicana que buscaba excluir la certificación de todas las boletas debido a la coincidencia de firmas en las boletas ausentes. El tribunal determinó que los republicanos no podían defender ninguno de sus reclamos y que detener la certificación estatal generaría confusión y privación de derechos. Los republicanos rechazaron voluntariamente su otro desafío electoral en el estado: los demócratas salieron invictos en el litigio postelectoral en Georgia.

Biden ganó Georgia por una estrecha diferencia al obtener 49,5% de los votos. Las leyes estadales determinan que cuando un candidato gana por un margen inferior al 0,5% debe contarse nuevamente. Este conteo retrasó la certificación del ganador por una semana pero no cambió el resultado, sin embargo, la campaña de Trump solicitó un nuevo conteo, que comenzó el 24 de noviembre, sin expectativa de que genere un resultado diferente al ya anunciado.

Foto: AP

Michigan

  • Intervención de recuento de votos ausentes: Demanda presentada por la campaña de Trump para detener el recuento de votos ausentes en Michigan.
  • Proceso de supervisión de la integridad electoral: Demanda presentada por Election Integrity Fund, un grupo afín al partido Republicano, que buscaba bloquear el recuento legal de votos en Detroit.
  • Litigio electoral en Detroit: Demanda alegaba múltiples conspiraciones de fraude en las elecciones de Michigan. El desafío le pedía a la Junta Electoral que llevase a cabo una auditoría de la elección, prohibiera la certificación de la elección y ordenase la celebración de una nueva elección.
  • Litigio de resultados del condado de Wayne: La campaña de Trump alegaba fraude en las elecciones del condado. La demanda buscaba detener la certificación de los resultados electorales en el condado y en todo el estado.
  • Litigo electoral de los condados demócratas: Demanda presentada por votantes en Michigan alegaban que boletas ilegales se contaron para cambiar o poner en duda los resultados. El litigio buscaba excluir los resultados de las elecciones presidenciales de los condados Wayne, Washtenaw e Ingham.
  • Litigio de certificación final de Michigan: demanda presentada por dos votantes de Michigan que buscan detener la certificación final de los resultados de las elecciones hasta que haya una auditoría independiente.

Sobre las múltiples conspiraciones de fraude en las elecciones de Michigan presentadas por el equipo de campaña de Trump sin pruebas, el juez Timothy Kenny escribió: “No es sorprendente que muchos de los votos que observaba el Sr. Sitto (abogado demandante) fueran votos emitidos por el Sr. Biden a la luz del hecho de que el ex vicepresidente Biden recibió aproximadamente 220.000 votos más que el presidente Trump”.

El equipo del Partido Demócrata ganó tres de las seis demandas en Michigan, después de ello, los republicanos desestimaron voluntariamente tres de sus demandas de impugnación electoral en una semana, lo que le permitió al equipo de Biden salir invictos en el litigio postelectoral de Michigan.

Nevada

  • Detención del conteo de votos del condado de Clark: demanda respaldada por la campaña de Trump que aborda la tecnología de coincidencia de firmas y el derecho a observar.
  • Demanda por las máquinas de votación por correo: La candidata republicana al senado estatal, April Becker, desafió el uso de una máquina de procesamiento de boletas por correo en Nevada y solicitó nuevas elecciones.
  • Concurso de leyes electorales de Nevada: Concurso electoral respaldado por la campaña Trump que alegaba fraude electoral en Nevada.
  • Reto II de la máquina de votación por correo de Nevada: El candidato republicano al Congreso, Jim Marchant, impugnó el uso de una máquina de procesamiento de boletas por correo en Nevada y solicitó nuevas elecciones.
  • Desafío de la máquina de votación por correo de Nevada III: La candidata republicana al senado estatal April Becker, demandó a la titular demócrata, Nicole Cannizzaro. La demanda impugnó el uso de una máquina de procesamiento de boletas por correo en Nevada y solicitó una nueva elección.
  • Desafío IV de la máquina de votación por correo de Nevada: El candidato republicano al Congreso, Dan Rodimer, impugnó el uso de una máquina de procesamiento de boletas por correo en Nevada y solicitó nuevas elecciones.

Los republicanos presentaron cuatro impugnaciones electorales independientes, pero idénticas, en las que cuestionaban el uso de una máquina de procesamiento de votos por correo. Los jueces de Nevada desestimaron dos de estos casos en el condado de Clark y otro fue desestimado voluntariamente por el demandante, cuando el juez nuevamente no encontró evidencias sobre fallas en las máquinas utilizadas en la elección estatal.

El aspirante a la Cámara de Representantes, Dan Rodimer (45,8%) perdió frente a la titular demócrata Susie Lee (48,8%), mientras que la legisladora estadal, April Becker (49,5) no superó a Nicole Cannizarro (50,5%), similar situación enfrentó Jim Marchant (45,8%) quien fue superado por Steven Horford (50,7%).

El partido Demócrata derrotó el segundo intento del Proyecto de Integridad Electoral de socavar el voto por correo. El juez desestimó la solicitud del grupo de rechazar los votos legales de más de 1.3 millones de nevadenses. Y después de un desafío preelectoral infructuoso a la tecnología de coincidencia de firmas utilizada para contar las boletas en Nevada, los aliados de Trump presentaron otra demanda después de las elecciones planteando muchas de las mismas afirmaciones. El juez denegó las solicitudes de los republicanos de detener el conteo de votos o alterar las reglas para la observación y comparación de firmas.

El candidato demócrata ganó Nevada por más de 33.000 votos. El 24 de noviembre, la Corte Suprema de Nevada certificó su lista de electores y entregó los seis votos electorales del estado a Biden y a la vicepresidenta electa Kamala Harris.

Pennsylvania

  • Escrutinio del condado de Montgomery: Demanda republicana que impugnaba el proceso de curación en el condado.
  • Pre-escrutinio del condado de Bucks: Demanda presentada por la campaña de Trump solicitando la divulgación de la información de identificación del votante durante el escrutinio previo.
  • Desafío de la boleta provisional: Demanda buscaba impedir que los votantes cuyas boletas por correo fueron rechazadas emitan boletas provisionales.
  • Falta identificación: Demanda presentada por los republicanos que intentaba prohibir a los votantes que presenten pruebas de identificación perdida.
  • Conteo de votos de la Junta Electoral: Demanda presentada por la campaña de Trump que buscaba evitar que la Junta Electoral del Condado de Philadelphia contara las boletas hasta que estuvieran presentes los observadores republicanos.
  • Conteo de votos de la Junta Electoral del Condado de Montgomery: Demanda presentada por la Campaña Trump, el Comité Nacional Republicano y otros que buscan evitar que la Junta Electoral del Condado de Montgomery contara las boletas por correo.
  • Boletas electorales del condado de Northampton: Demanda presentada por el Comité Republicano del Condado de Northampton que intentaba evitar que la junta electoral del condado revelara la identidad de las boletas canceladas.
  • Desafío de los condados demócratas: Demanda de la campaña de Trump presentada contra los condados demócratas en Pennsylvania, cuestionando los resultados y solicitando al tribunal prohibir la certificación de resultados.
  • Apelación del condado de Bucks: La campaña de Trump apeló de la decisión de la Junta Electoral del Condado de Bucks de contar ciertas boletas que el Partido Republicano cree que son deficientes.
  • Desafío electoral presidencial de Pensilvania: Demanda presentada por votantes en Pennsylvania alegando que los funcionarios electorales incluyeron resultados ilegales de elecciones presidenciales. El desafío busca detener la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de ciertos condados.
  • Apelación de la BOE del condado de Philadelphia: La campaña de Trump apeló de la decisión de la Junta Electoral del Condado de Philadelphia de contar cinco categorías diferentes de boletas de votación por correo y ausente.
  • Apelación del condado de Allegheny: Petición apelando la decisión de la Junta Electoral del Condado de Allegheny de contar las boletas por correo.
  • Desafío de certificación: Candidatos y votantes republicanos presentaron una demanda contra Pennsylvania, la Asamblea General, el gobernador y el Secretario de Estado. La demanda busca impedir que el estado certificara los resultados de las elecciones y le pedía a la corte que excluyera las boletas por correo de los resultados certificados o, alternativamente, ordene a la asamblea general para que elija sus propios electores.
Foto cortesía

Trump centró la mayor parte de su litigio en Pennsylvania, pero con poco éxito. La semana siguiente a las elecciones fue un fracaso total para los republicanos. En una demanda en Philadelphia, la campaña del presidente saliente demandó para evitar que se contaran los votos hasta que pudieran estar presentes sus observadores. La demanda fue denegada un día después de la presentación. Luego, se negó rotundamente un caso republicano que impugnaba el proceso de escrutinio en el condado de Montgomery.

Los republicanos también desestimaron voluntariamente otra demanda en el condado de Bucks que cuestionaba la certificación de los resultados de las elecciones. Finalmente, en una demanda presentada por el Comité Republicano del Condado de Northampton, el DNC intervino en la apelación del grupo de un fallo que denegó su solicitud de impedir que la junta electoral del condado revele la identidad de las boletas canceladas con fines de escrutinio. Después de ello, los republicanos presentaron una solicitud para suspender el caso, que fue aceptada por el juez.

La semana siguiente, los demócratas ganaron siete casos en Pennsylvania. El Tercer Circuito confirmó su victoria en la corte inferior protegiendo la fecha límite extendida para recibir boletas. Luego, la campaña Trump perdió cinco apelaciones diferentes que buscaban evitar que la Junta Electoral del Condado de Philadelphia contara ciertos tipos de boletas ausentes. Finalmente, evitamos que la Campaña RNC y Trump impidieran que el Condado de Montgomery contara sus boletas por correo.

Un juez federal desestimó el mayor intento de la campaña de Trump de socavar los resultados de las elecciones, en una decisión mordaz, escribiendo: “Este Tribunal ha sido presentado con argumentos legales tensos sin mérito y acusaciones especulativas, sin presentar en la denuncia operativa y sin respaldo de pruebas. En los Estados Unidos de América, esto no puede justificar la privación del derecho a voto de un solo votante, y mucho menos de todos los votantes de su sexto estado más poblado». La campaña de Trump apeló rápidamente la decisión.

Más recientemente, el partido demócrata derrotó a la campaña de Trump frente a la Corte Suprema de Pennsylvania, revertiendo una de sus dos triunfos en las demandas postelectorales. El tribunal confirmó las cinco victorias demócratas de las apelaciones de Trump en Philadelphia y revocó un fallo de un tribunal inferior que abordaba las boletas electorales por correo en el condado de Allegheny.

Foto: EFE

Hasta ahora, el único caso postelectoral en el que la campaña de Trump ha obtenido una victoria es uno presentado en Pennsylvania. En esa demanda, el periodo de tiempo en el que los funcionarios electorales permitieron a los votantes resolver problemas con las boletas por correo que inicialmente fueron rechazadas porque no tenían identificación de votante se redujo de nueve a seis días. Lo que afectó, a lo sumo, unas pocas decenas de papeletas.

El Departamento del estado de Pennsylvania certificó los resultados de las elecciones generales declarando a Biden el ganador oficial con una diferencia superior a 80.000 mil votos el 24 de noviembre.

Wisconsin

  • Litigio electoral de los condados demócratas: Demanda presentada por votantes en Wisconsin alegando que los funcionarios electorales incluyeron resultados ilegales de elecciones presidenciales en ciertos condados. La demanda buscaba frenar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de estos condados.
  • Recuento de elecciones: Petición presentada por la campaña de Trump alegando fraude en las elecciones del estado. La petición solicita un recuento en los condados de Dane y Milwaukee.
  • Desafío de certificación en el estado: Petición presentada por la Alianza republicana de votantes de Wisconsin que buscaba bloquear la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales en Wisconsin.

Dos semanas después de las elecciones, los republicanos desestimaron voluntariamente su demanda en Wisconsin, que buscaba retrasar la certificación. Otras dos demandas relacionadas con la certificación permanecen en el expediente.

Actualmente comenzó el recuento solicitado y pagado por la campaña de Trump en los condados de Dane y Milwaukee. Biden lidera el estado en 0,6%, más de 20.000 votos. Es poco probable que el recuento y las demandas cambien al ganador de Wisconsin. El 1 de diciembre certificará el resultado.

Los recuentos casi nunca cambian los resultados de las elecciones. Según FairVote, solo ha habido 31 recuentos en los últimos 20 años, de más de 5.700 elecciones generales en todo el país. De esas carreras, solo tres cambiaron el resultado de las elecciones y solo cambiaron el margen final por unos pocos cientos de votos.

Aunque buena parte de la atención del recuento se ha centrado en la carrera presidencial, todavía hay algunas elecciones en la Cámara de Representantes que están contando las papeletas. Actualmente, el partido demócrata trabaja en un recuento extremadamente estrecho en el Segundo Distrito del Congreso de Iowa, que hasta el 24 de noviembre tenía una diferencia de 36 votos entre los candidatos.

También se está prestando mucha atención a las dos elecciones de desempate por los escaños de Georgia en el Senado que se llevará a cabo en enero, asegurando que todos los georgianos tengan derecho a votar y que se cuente su voto.

“Los juicios activos restantes están siendo descartados de los tribunales por falta de legitimación y falta de pruebas. Los jueces de todo el país están defendiendo el estado de derecho, descartando los intentos de los republicanos de impugnar los resultados de las elecciones”, destacó el abogado del DNC.

“Ninguno de sus casos tienen  ninguna posibilidad de cambiar el resultado de las elecciones, en términos porcentuales tiene una probabilidad de éxito del 0.00%. En nuestro sistema (judicial), los perdedores en litigio siempre pueden presentar apelaciones, pero eso no tendrá resultados”, sentenció Elias.

Al 26 de noviembre, ya han certificado sus resultados electorales 28 estados, faltan 22. Un estado en disputa sobre la elección presidencial debe resolver y determinar sus electores seis días antes de la reunión del Colegio Electoral. Esta fecha límite cae el 8 de diciembre de 2020. El Colegio Electoral emitirá sus votos para presidente y vicepresidente el 14 de diciembre de 2020.

Noticias relacionadas