• El argentino estaba internado en un centro médico desde el pasado 25 de noviembre. Había atravesado diferentes problemas de salud desde que se retiró de la dirección técnica | Foto: AFP

El fútbol argentino vuelve a estar de luto. Un paro cardiorrespiratorio dejó sin vida a Diego Armando Maradona hace dos semanas, y este martes 8 de diciembre murió el entrenador Alejandro Sabella, luego de estar varios días hospitalizado debido a una “cardiopatía dilatada secundaria” y con pronóstico “reservado”.

Sabella, de 66 años de edad, había sido internado de emergencia el pasado 25 de noviembre —el mismo día que falleció Maradona— en un centro médico de Buenos Aires, Argentina. Fue el técnico de la selección albiceleste que llegó a la final del Mundial Brasil 2014, donde perdió 1-0 en la prórroga ante Alemania.

“Pachorra”, como era conocido, había atravesado diferentes problemas de salud desde que se retiró de la dirección técnica, puesto que la lucha contra el cáncer le había demandado excesiva energía.

En las últimas horas su estado de salud se había complicado y no podía respirar por sí mismo. Medios argentinos reseñaron que a Sabella le administraron antibióticos debido a un cuadro febril. Esto fue causado por un virus intrahospitalario que le complicó una cardiopatía aguda.

El informe médico del Instituto Cardiovascular de Belgrano, que se publicó el pasado 1° de diciembre, indicaba “una cardiopatía dilatada secundaria a enfermedad coronaria y cardiotoxicidad, habiendo ingresado a nuestra institución el día 25 de noviembre de 2020, con shock cardiogénico e infección previa”.

De acuerdo con el diario argentino La Nación, Sabella había sido operado y sometido a una angioplastia en diciembre de 2015, por un cuadro de hipertensión y síndrome coronario agudo. De allí sufrió una recaída y su estado quedó delicado, aunque se recuperó. En abril de 2016 volvió a presentar complicaciones de salud

Trayectoria de Sabella

Foto: SportsCenter

Habilidoso e inteligente, así era Alejandro Sabella como futbolista. Con su pierna zurda destacó en los equipos donde militó. Se formó en las categorías inferiores de River Plate y debutó como profesional en 1974. En 1978 hizo maletas al Sheffield United, de la segunda división de Inglaterra.

Sus buenos desempeños le permitieron una venta a Leeds United, de la máxima categoría inglesa. Pese a que no le fue mal, en 1981 regresó a Argentina para defender los colores de Estudiantes de La Plata, entonces dirigido por Carlos Bilardo. En 1983 tuvo la oportunidad de disputar la Copa América de 1983 con la Albiceleste.

En la temporada 1985 se marchó a Gremio, de Brasil, y en 1987 regresó a su país para incorporarse a Ferro Carril Oeste, que se hallaba en un proceso de recambio de su plantel. Su último equipo fue Irapuato, en México, en la campaña 1988-1989.

Legado como entrenador

Foto: @Libertadores

Los primeros pasos de “Pachorra” como entrenador los dio como asistente de Daniel Passarella, con el que dirigió a la selección albiceleste en el Mundial de Francia 1998. La dupla también entrenó al Parma de Italia, a la selección uruguaya, al Monterrey de México, al Corinthians de Brasil y a River Plate.

Sabella asumió su primera dirección técnica en 2009 con Estudiantes de La Plata. Ese mismo año conquistó la Copa Libertadores y alcanzó la final del Mundial de Clubes, en la que perdió con marcador de 2-1 contra el Barcelona de Pep Guardiola. En 2010 logró el Torneo Apertura del campeonato local.

En 2011 había llegado a un acuerdo con Al-Jazira Sporting Club, de Emiratos Árabes Unidos, pero al final fue contratado por la Asociación del Fútbol Argentino para convertirse en el seleccionador de la Albiceleste, con la que rozó la gloria en el Mundial de Brasil 2014.

Alejandro Sabella será recordado en Argentina y en el planeta fútbol por su personalidad sencilla y jovial. Una de sus últimas apariciones públicas fue a principios de enero de 2020, cuando le dio la bienvenida a Javier Mascherano —en ese entonces todavía era futbolista en activo— a Estudiantes de La Plata.

Noticias relacionadas