• La reacción ante la pandemia del covid-19, las elecciones presidenciales más importantes del año y las manifestaciones sociales influyeron en la lista de El Diario de los liderazgos políticos más importantes del año

Una pandemia, una elección presidencial en Estados Unidos y cientos de manifestaciones en todo el mundo. 2020 ha puesto a prueba, quizás como nunca antes, a los liderazgos políticos. En ese contexto, cada líder reaccionó de manera diferente, con su propio estilo. Y por ello, cada uno será juzgado por los resultados. Son personas que, para bien o para mal, tuvieron un papel clave en la geopolítica y dieron de qué hablar. Bajo este criterio, en El Diario hicimos un recuento de los 10 líderes políticos que destacaron sobre el resto, sin un orden específico.

Joe Biden

Foto: AFP via Getty Images

El exvicepresidente tuvo un comienzo de año dispar a como lo termina. A principios de 2020, ya pintaba como uno de los favoritos del Partido Demócrata para hacer frente a Donald Trump en la batalla por la presidencia de Estados Unidos en las elecciones de noviembre. El camino, sin embargo, no fue fácil: en principio debió lidiar con el ala más izquierdista del partido. Pero una vez que se hizo con el apoyo del establishment, unió a los demócratas en torno a su candidatura.

A pesar de sus 78 años de edad, de una campaña limitada por la pandemia, y de los ataques incesantes de Trump, Joe Biden consiguió la victoria el 3 de noviembre, siendo el candidato más votado de la historia, con más de 81.000.000 de votos. Y aunque el actual presidente en funciones todavía no reconoce a quien será su sucesor, ya Biden perfila uno de los gabinetes más inclusivos con las minorías en la historia de Estados Unidos. Derrotar al carismático Trump, y ser ya el presidente electo de la primera potencia del mundo, convierten a Biden en uno de los políticos más influyentes y exitosos de 2020.

Donald Trump

Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos parecía imbatible a principios de 2020. Sus demostraciones de poder con sus millones de seguidores, el buen inicio de la economía y su carácter confrontativo lo hacían ver como favorito para repetir mandato. Sin embargo, con la llegada de la pandemia, la ilusión se desinfló: la economía cayó, Estados Unidos se convirtió en el país con más infectados y muertos por covid-19, y debió hacer frente a las protestas raciales en varios estados. El resultado fue una aplastante derrota electoral, y será el quinto presidente de EE UU en no repetir mandato. Aunado a eso, la justicia estadounidense ha desestimado sus acusaciones de fraude electoral.

Pero no solo el resultado electoral lo posiciona como uno de los políticos más destacados. También lo hacen sus decisiones en geopolítica. En febrero, la Admnistración Trump firmó un acuerdo con los jefes talibanes que sentó las bases para una negociación por la paz. Asimismo, el presidente estadounidense impulsó la normalización de las relaciones entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin; así como entre Serbia y Kosovo. Con Venezuela, en cambio, la Administración Trump fracasó al no conseguir el mecanismo para lograr la salida del régimen de Nicolás Maduro.

Svetlana Tijanóvskaya

Foto: Agencia Sputnik

Tijanóvskaya lideró las manifestaciones pacíficas en Bielorrusia que pedían la caída del régimen de Alexander Lukashenko y la restitución de la democracia en ese país. La excandidata presidencial, de 38 años de edad, fue una de las caras más visibles de las manifestaciones. Sin embargo, luego de varios meses en los que se vio obligada a refugiarse en Lituania, el movimiento perdió intensidad y su futuro es incierto.

En una ceremonia celebrada en Bruselas el 16 de diciembre, Tijanóvskaya, junto con la otra líder opositora Veranika Tsapkala, recibió el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2020 en nombre de la oposición democrática en Bielorrusia. “Vuestra aspiración y determinación para vivir en un país democrático es inspiradora”, señaló en la premiación David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo.

Luis Lacalle Pou

Foto: Cortesía

Luego de 15 años de gobierno del izquierdista Frente Amplio, el liberal Lacalle Pou asumió la presidencia de Uruguay el 1° de marzo de 2020. Poco tiempo después, el presidente uruguayo hizo frente a la pandemia del covid-19 con una de las políticas más rápidas y efectivas de la región, consiguiendo que su país sea una de las naciones con menos infectados. Y, a diferencia del vecino gobierno de Argentina, lo hizo respetando la libertad de los ciudadanos, apelando a la responsabilidad de los uruguayos y no al confinamiento obligatorio.

Los indicadores económicos también son un reflejo del buen liderazgo de Lacalle Pou. Si bien la economía uruguaya se contraerá un 4% este año, es menor al promedio de Latinoamérica, que tiene un 7%. Esto se tradujo en un apoyo popular en las elecciones regionales de septiembre, en el que su partido obtuvo 15 de 19 intendencias. Además, su popularidad supera el 60%.

Claudia López Hernández

Foto: Colprensa

En un hito histórico, se convirtió en la primera mujer, además abiertamente lesbiana, en asumir la alcaldía de Bogotá, capital de Colombia. Y aunque su gestión prometía como una de las más ambientalistas, inclusivas y progresistas, la pandemia trastocó sus planes. Pese a que inicialmente dijo que el covid-19 era “una gripita”, fue una de las primeras en declarar la cuarentena, a finales de marzo. Su popularidad, que es de 71% según encuestas locales, la debe en gran parte al control de la pandemia: ha dado apoyos económicos a los más pobres y ha mejorado el sistema de salud de la capital.

Sin embargo, ha tenido varios aspectos desfavorables en su gestión. En Bogotá, el desempleo se duplicó, el crecimiento económico fue negativo y, quizás en su polémica más grande, estigmatizó a los migrantes venezolanos en dos oportunidades al relacionarlos, sin pruebas, con el crecimiento de la delincuencia.  

Jacinda Ardern

Foto: Getty Images

La primera ministra de Nueva Zelanda, de 39 años de edad, se erigió como una de las líderes mundiales que mejor controló la pandemia en su país. Con su estilo de liderazgo ameno y cercano, aunado a su comunicación eficaz haciendo uso de las nuevas tecnologías, trazó una de las estrategias más exitosas. Para combatir la crisis sanitaria, propuso una estrategia que consiste en eliminar la curva (al contrario de aplanarla, como otros países), lo que llevó a confinamientos tempranos y al cierre de fronteras en los primeros días. El 29 de abril, Nueva Zelanda ya consideraba “eliminada” la pandemia al poner fin a los contagios locales.

Como resultado de ello, el pasado mes de octubre llevó a su formación política, el Partido Laborista, a la mayoría absoluta en el Parlamento. Obtuvo el 49% de los votos frente al 27% del opositor Partido Nacional. Pero con el tono conciliador que la caracteriza, prometió gobernar en su segundo mandato para “todos los neozelandeses”. Sin embargo, sus críticos le reprochan no tener un plan económico para hacer frente a la recesión producto de la pandemia.

Sebastián Piñera

Foto: Europa Press

Como él mismo reconoció en una alocución pública, 2020 fue el año más difícil para el presidente de Chile. Debió afrontar la crisis social más crítica desde el retorno de la democracia, con cientos de manifestaciones que exigían mayor justicia social y su renuncia. Y a pesar de que Piñera tuvo el temple para mantenerse en el poder, lo hizo sacrificando sus propias convicciones debido a la presión popular: aumentó el salario mínimo, incrementó el gasto público con ayudas e incentivos económicos, y convocó un proceso constituyente que la población votó favorablemente con una victoria aplastante.

Por todo eso, Piñera no logró convencer a sus partidarios que lo llevaron al poder en 2019, ni a sus más acérrimos opositores a pesar de las concesiones. De acuerdo con encuestas locales, solo 10% de los chilenos califica positivamente su gobierno.

Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi

De izquierda a derecha: Alicia Garza, Opal Tometi, and Patrisse Cullors. Foto: Black Libes Matter

En 2013 fundaron un movimiento a partir de una etiqueta para redes sociales, la cual ha transformado la política: Black Lives Matter. Sin embargo, fue en 2020, luego del asesinato de George Floyd por parte de un oficial de policía de Minneapolis, cuando la frase se hizo un grito mundial para el cese del racismo.

Garza, Cullors y Tometi destacan por haber liderado un movimiento que representa a millones de personas en una causa que sigue vigente. Y a pesar de que su movimiento ha sido considerado como extremista por otros líderes o ciudadanos, lograron imponer una nueva visión racial en el mundo, más equitativa. 

Noticias relacionadas